Archives for hetero

hetero

Relato erótico: “Borracha y semidesnuda me esperó mi jefa en el portal” (POR GOLFO)

Como otros muchos, llevaba cinco años trabajando en una gran empresa y aunque entré pensando que en una estructura tan grande tendría oportunidad de escalar posiciones, la realidad es que no lo había conseguido y seguía siendo un gerentillo de un área pequeña de ese monstruo. A través de ese tiempo, muchos habían sido mis jefes y mientras a ellos les veía subir peldaños en la compañía, yo en cambio me había quedado estancado en mi trabajo. Aunque no me podía quejar porque además de tener un sueldo aceptable, al tener dominado mis dominios eso me permitía disponer de mucho tiempo de ocio y era raro el mes donde no me tomaba unos días libres, para golfear fuera de Madrid. Como mi trabajo salía a tiempo y mi sección no daba problemas, ningún superior se quejó de mí pero tampoco me promocionaron cuando consiguieron un ascenso. La realidad es que…
Sigue leyendo
hetero

Relato erótico: Diario de una Doctora Infiel (5) (POR MARTINA LEMMI)

  Durante los dos días siguientes pensé seguido en renunciar definitivamente al trabajo en el colegio.  Pero cuando una está enredada en algo, salir se vuelve mucho más difícil que entrar.  Tal como las cosas estaban dadas ahora, renunciar implicaba más tormentas que sosiego, más sospechas que disuasiones, más dudas que certezas… alimentaría la imaginación en los chicos del colegio, en los directivos, en los dueños y, sobre todo, en Damián.  A propósito traté en esos días de estar en casa la mayor cantidad de horas que pudiera y compartir tiempo con él.  Pero en realidad mi motivación era estratégica, ya fuera de modo consciente o inconsciente.  Sabía que se aproximaba el fin de semana y que de un momento a otro recibiría un llamado o un mensaje de texto requiriendo mis “servicios”.  De ser así tendría que ausentarme en casa y, una vez más, debería recurrir a las excusas…
Sigue leyendo
dominación

Relato erótico: “En mi finca de caza (Final)” (POR GOLFO)

CAPÍTULO 7 Ya de nuevo en la comisaría, me fui a ver a Peláez y sin mayor prolegómeno, le solté que venía de ver a la víctima de Garcés y que la había convencido que cuando hiciera su declaración oficial, remarcara la responsabilidad de ese cabrón liberando de toda culpa a mi cliente pero que había un problema: ―¿Qué problema?― preguntó. ―Quiere un millón para ella y como comprenderás yo también quiero mi tajada. Me esperaba una negativa pero en vez de ello, levantándose de su asiento, contestó: ―Mi benefactor ya había reservado esa cantidad para ella, por lo que no hay problema. Mi acuerdo contigo sigue vigente, ¿verdad? ―Por supuesto― respondí y sacándole además el compromiso que íbamos a desplumar a mi cliente para dárselo a su esposa, sellé con un abrazo nuestro acuerdo. Ya me iba cuando desde su mesa me preguntó cómo sabía quién era la violada…
Sigue leyendo
hetero

Relato erótico: Diario de una Doctora Infiel (4) (POR MARTINA LEMMI)

          La verdad que ya no se sabía qué cosa era más degradante.  Rogar por sexo anal era una humillación tanto o más grande que pagar para que me lo hicieran.  Pero yo estaba ultra caliente.  Y ya para esa altura no había obstáculo que se me interpusiese con tal de conseguir la verga del pendejo en mi cola.  Ni aun si ese obstáculo era mi dignidad.  Así que inspiré, tragué saliva y recité, casi como si se tratara de una oración o alguna perorata legal.              “Por favor Franco… ¿Puede usted hacerme la cola?”              El pendejo rió, como ya era costumbre en él.  Me estrelló una palmada en la nalga.              “Casi bien, doc, casi…” – dictaminó.                Me quedé un rato en silencio a la espera de que aclarara mejor qué era lo que faltaba a mi pedido, pero no dijo nada, así que…
Sigue leyendo
hetero

Relato erótico: Diario de una Doctora Infiel (3) (POR MARTINA LEMMI)

   Mi nerviosismo se empezó a convertir en terror.  Esa locura tenía que parar ya mismo.  Pero acudió enseguida a mi mente el video en el que yo le chupaba la verga a Franco, así como también la amenaza de que el mismo fuera exhibido por todo el colegio si es que aún no lo había sido.  Me llevé las manos a la zona del orificio para separar los plexos y al instante en que lo hice, prácticamente sin más trámite, la endemoniada jovencita empujó el consolador adentro.  Los ojos se me llenaron de lágrimas y tuve unas ganas incontrolables de gritar pero mis potenciales alaridos no pasaron de un “mmmmmm” ahogado.  Agradecí en ese momento que Vanina me hubiera amordazado la boca.  Ahora, la perversa gordita me acariciaba por entre los bucles detrás de mi oreja y no paraba de darme besitos sobre la mejilla.  De manera acompasada empujaba y…
Sigue leyendo
hetero

Relato erótico: “Seducida por los primos de mi novio 4” (POR CARLOS LÓPEZ)

Breve resumen de lo anterior… A falta sólo de 3 meses para su boda, Marta es emborrachada y seducida por dos primos mayores de su novio Santi. Afectada por la bebida, y en presencia de su novio inconsciente por el alcohol, fue arrastrada a un episodio sexual por los dos primos de su novio. Semanas después, en una cena programada por ellos, Tom, el primo mayor se las ingenió para follarsela en el almacén de un restaurante. Ese extraño día, Tom, el primo de Santi se las había ingeniado para que un siniestro camarero del restaurante les dejase permanecer en un almacén. Tom, antes de hacerla el amor, la había exhibido al siniestro camarero, la había tratado como una propiedad suya y eso, a ella, le había provocado una excitación tal que nunca había imaginado sentirse así. Además, siendo tratada así, con una mezcla de cariño y dominación que la…
Sigue leyendo
grandes relatos

Relato erótico: Casanova (04: La Tormenta) (POR TALIBOS)

CASANOVA: (4ª parte) LA TORMENTA: Los siguientes días fueron tranquilos. Poco a poco, la vida iba retomando su pulso en la casa tras el ajetreo de la fiesta. El servicio estuvo un par de días bastante atareado, recogiendo los restos de la celebración y limpiándolo todo. En esos días, ir a la parte trasera de la casa era sumergirse en un mar de tendederos llenos de manteles, servilletas, sá Apenas se podía caminar. Además, los días amanecían nublados, aunque no llovía, por lo que la ropa tardaba en secar. Nadie paraba ni un segundo, en especial las criadas, por lo que no tuve oportunidad de reanudar mis aventuras con ellas. De todas formas, yo también andaba liado. Dickie se empeñó en que había que recuperar el tiempo perdido con las clases, así que todos los días me daba una hora extra, con lo que las mañanas las tenía ocupadas por…
Sigue leyendo
grandes series

Relato erótico: Angela y Agustin 2da parte (POR KAISER)

Las visitas de Ángela a la casa de don Agustín se han vuelto algo muy habitual, casi todos los días pese a que en un comienzo sus padres no estaban muy de acuerdo. No les parecía una buena idea que su hija fuese a visitar a un extraño en una casa que no conocen, sin embargo pronto vieron el lado positivo de ello. Con sus años don Agustín es una persona bastante culta y si bien disfruta de la compañía de Ángela y su juvenil belleza, también le ayuda con sus estudios dándole clases de matemáticas y ciencias asignaturas donde Ángela siempre ha tenido problemas, o los mayores problemas. “¿Sabes que debes usar lentes cierto?” le dice don Agustín a Ángela al notar que se queja un poco por la vista, “lo sé, lo sé, es solo que no me siento cómoda” responde, “o mejor dicho no te quieres ver…
Sigue leyendo
hetero

Relato erótico: “Me pone super cachonda el cabrón de mi vecino” (POR GOLFO)

     Toda mujer que se precie debería de huir de mi vecino si quiere mantener un mínimo de dignidad. Desgraciadamente desde casi niña me han gustado los “malotes” y por mucho que intento evitarlos, siempre caigo en sus redes.  Me imagino que si algún día se lo contara a un psicólogo, este me vendría con la típica explicación freudiana pero yo me conozco y sin entrar en más detalles, sé que me vuelven loca los tipos golfos. Ya en el instituto solo salía con los más mujeriegos y si encima eran repetidores, mucho mejor. Un claro ejemplo es el imbécil que me desvirgó. No es que esté muy orgullosa de esa etapa pero, para que me comprendáis mejor, debo contároslo. Fue en el penúltimo curso y tenía apenas dieciséis años cuando Tato me pidió salir. El tal Tato era tres años mayor que yo, borracho, impresentable y  un desastre…
Sigue leyendo
hetero

Relato erótico “Seducida por los primos de mi novio 3” (POR CARLOS LÓPEZ)

Resumen de la primera y segunda parte… A falta sólo de 3 meses para su boda, Marta es emborrachada y seducida por dos primos mayores de su novio Santi. Afectada por la bebida, y en presencia de su novio ya inconsciente por el alcohol, fue follada por ellos el asiento trasero del coche. Unas semanas después, cuando ya pensaba que el episodio estaba olvidado, los primos de Santi se las ingeniaron para volver a quedar todos juntos para cenar. Justo antes de la cena, el primo Tom ya había hecho una visita en solitario a su casa y la había seducido una vez más. Tercera parte: Marta estaba nerviosa y excitada. Una vez más, Tom, el primo de su prometido había dispuesto de su cuerpo con total libertad y ella, no podía negarlo, había disfrutado enormemente. Al bajar al coche, les esperaban enfadados Carlos y Santi. Marta, al llegar, evitó…
Sigue leyendo
grandes series

Relato erótico: Angela y Agustin 1era parte.(POR KAISER)

Casi pateando la puerta Ángela sale de su casa. Está furiosa y no quiere que nadie se le cruce por delante. En el trayecto hasta el almacén no para de regañar y apenas toma en cuenta los piropos que lanzan algunos sujetos al pasar. Ángela está realmente enojada ya que sus padres le recortaron la mesada por sus notas, para la pelirroja es inaceptable algo así, pese a que muy en el fondo admite que tienen razón, pero ella jamás lo va a reconocer, simplemente es demasiado orgullosa. Cruzando la calle unos chicos que juegan futbol le dicen algunos cumplidos, Ángela se enfurece aun más y patea con fuerza el balón lanzándolo lejos con tan mala fortuna que golpea a un viejo que iba caminando por la acera de enfrente. Los chicos de inmediato salen corriendo y Ángela, para evitarse más problemas, decide dar la cara. “Realmente lo siento” se…
Sigue leyendo
hetero

Relato erótico: “Una diosa muda me salvó la vida en la montaña”. (POR GOLFO)

Una diosa muda me salvó la vida. Todavía hoy hasta mis amigos me consideran un loco. Aunque ninguno comprende como pude sobrevivir a ese accidente de helicóptero, tampoco se creen mi historia. Por mucho que intento explicarles que si no llega a ser por ella hubiera muerto, les parece imposible aceptar que una Diosa me haya salvado en esas agrestes y frías montañas. Unos pocos opinan directamente que miento mientras la mayoría disculpa mi terquedad, asumiendo que es una alucinación producto de las penurias que tuve que pasar hasta salir de esa cordillera. Pero yo sé que ella existe y por eso en cuanto reponga fuerzas volveré a buscarla porque sin ella mi vida no tiene sentido. (Nota encontrada al lado del manuscrito) UNA DIOSA MUDA ME SALVÓ LA VIDA. Mi historia tuvo lugar en la región de Komi, una república rusa famosa por albergar los montes Urales. Debido a…
Sigue leyendo
hetero

Relato erótico: Diario de una Doctora Infiel (2) (POR MARTINA LEMMI)

  Un cúmulo de sensaciones entremezcladas me invadió una vez que la puerta se cerró detrás de él y yo quedé allí en el piso, abatida.  Por un lado angustia porque él se había ido y, a pesar de sus últimas palabras, no me iba a ser fácil tenerlo de nuevo por allí; por otro lado una terrible vergüenza de mí misma: en el hipotético caso de que alguien me hubiera visto durante toda la escena, sólo podía  ocurrírseme que mi imagen debía ser patética.  Además una intensa culpa se apoderó de mí más que nunca, ya que de pronto acudía a mi cabeza el recuerdo de quién era, cuál era mi lugar y cuál era, sobre todo, mi situación conyugal.  Tardé un rato en incorporarme.  Me acomodé el pelo y la ropa, junté mis cosas; estaba a punto de abandonar el lugar cuando la puerta se abrió y experimenté…
Sigue leyendo
grandes relatos

Relato erótico: Casanova (02: Preparativos Para La Fiesta) (POR TALIBOS)

PREPARATIVOS PARA LA FIESTA   Pasaron varios días en los que no sucedió nada especial. Yo me limitaba a echar miradas disimuladas a las chicas y a hacerme pajas a escondidas. Necesitaba tiempo para asimilarlo todo y pensar estrategias. De todas formas hice un par de intentos de acercamiento con Loli, pero ésta parecía rehuirme, supongo que siguiendo instrucciones del abuelo. Los días pasaban veloces y yo no hacía ningún progreso en lo que a sexo se refiere, por lo que andaba un poco desilusionado. Todo era bastante monótono, hasta que una mañana me encontré a mi hermana y mis primas charlando con Mrs. Dickinson: - Por favor señorita, aún tenemos muchas cosas que hacer - dijo Andrea, que parecía llevar la voz cantante. - No sé, niñas, serían tres dí - Sí, lo sé, pero le prometemos que después nos esforzaremos más. Compréndalo, tenemos que participar en los preparativos…
Sigue leyendo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.POLÍTICA DE COOKIES

ACEPTAR
Aviso de cookies