Archives for hetero

hetero

Relato erótico: Tatoo (POR VIERI32)

  El día lluvioso y relampagueante en la capital no anunciaba nada bueno, eran las nueve de la mañana y una vez más bajaba del bus frente a la tienda de tatuados. Siempre me causaba gracia las miradas de las señoras por mi vestimenta estilo punk-rock, los pelos – literalmente hablando- de puntas gracias a la aplicación de gel y secador, además de mi ajustada camisa negra de losGun´s. Está de más decir cómo reaccionaban las señoras del transporte público al ver el dibujo de la calavera fumándose un porro. ¿Pero sabéis qué? Me importaba un puto comino sus miradas despreciativas, como pensando "Oh, míralo, mejor guarden sus carteras". Eso sí, siempre que podía las miraba como en trance para que crean que estaba volado, drogado. Que conste, nunca utilicé sustancias por más cliché que sea. Retiré las llaves que pendían de una cadena larga desde mi cinturón perlado para abrir…
Sigue leyendo
hetero

Relato erótico: Mi vecina de la lado 1 (POR CARLOS LOPEZ)

  Mi vecina de al lado es una guapa e impecable mujer casada. Por azar descubro una faceta de su vida que hace que se desate una tormentosa y apasionada relación entre nosotros. Hace unos meses, hacia el mes de febrero, fui destinado por mi empresa a Valladolid. A pesar de no agradarme la idea de dejar Madrid no pude negarme y, tal como están las cosas, no me quedó más remedio que aceptar. Lo tomé por el lado positivo. Pensé que después de un par de turbulentas relaciones sentimentales, me vendría bien cambiar un poco de aires aunque me alejase de mi familia y amigos. Así que decidí ir a probar unos meses. Total, para dejar la empresa siempre tendría tiempo. Así que, siguiendo la "ley del mínimo esfuerzo" y, como me parecía una buena opción, tomé en alquiler el piso que el compañero anterior dejaba. Era un poco…
Sigue leyendo
dominación

Relato erótico: Dominada por mi alumno 7 (POR TALIBOS)

HISTORIAS (2ª parte): A veces parece mentira cómo los problemas se solucionan por si solos. Estaba preocupada por cómo justificar ante Mario mi ausencia la semana siguiente para el cumpleaños de Jesús (porque estaba segura de que esa noche volvería tarde a casa) cuando él, mientras desayunábamos el martes por la mañana, me anunció que le habían cambiado los destinos y que al final tendría que marcharse el sábado, teniendo que pegarse por lo menos una semana en ruta. En ese preciso instante afloró mi lado más hipócrita, pues mientras me lamentaba en voz alta por tenerle otra vez lejos tanto tiempo, por dentro me sentía contenta y aliviada. Un problema menos. Tras acabar de desayunar me vestí a toda prisa, pues Gloria debía estar a punto de llegar. Precisa como un reloj, en cuanto estuve lista pegaron al timbre, con lo que sólo tuve que detenerme un segundo para…
Sigue leyendo
anal

Relato erótico: “Prostituto 19 Esther es mas puta que yo” ( por GOLFO y ESTHER)

Todavía recuerdo el día que la conocí, Esther estaba en un bar en el que la fortuna me hizo caer una mañana de agosto. Desde que entré, me llamó la atención porque era la única mujer del local y sabiéndolo, con una mirada pícara, tonteaba con dos compañeros. Mientras ella bromeaba, los dos hombres hacían que seguían su conversación cuando en realidad tenían fijos sus ojos en los pechos que se escondían tras esa camiseta blanca. Tras darle un repaso y valorar que esa mujer de casi uno setenta estaba buena, comprendí y acepté que en vez de mirarle  a la cara,  ese par se concentraran en esa parte concreta de su anatomía. Como no tenía nada que hacer, me quedé observando a ese trío pero entonces la muchacha decidió ir al baño y eso fue mi perdición. Con su melena suelta, ese primor recorrió el pasillo con un movimiento…
Sigue leyendo
anal

Relato erótico: “Prostituto 18 Follando en el Central Park” (POR GOLFO)

En contra de lo que se considera una norma no escrita sobre el sexo, hay personas que busca incrementar el morbo de una relación haciendo participes de sus andanzas a mucha gente. Estoy hablando de los exhibicionistas. Durante mi vida he hallado a muchas mujeres que les pone que alguien las contemple desnudas o haciendo el amor pero este no es el caso que os voy a narrar hoy sino el de una morena que solo conseguía excitarse viendo a otros en plena faena. Pensareis que es raro pero no es así, todos tenemos algo de voyeur, pensad en si no os habéis puesto como una moto alguna vez con la mera observación de una película porno. ¡Qué tire la piedra quién no se haya hecho una paja viendo una escena subida de tono en la televisión! Todos y cada uno de nosotros  somos de alguna manera unos mirones, pero…
Sigue leyendo
hetero

Relato erótico:”Prostituto 17 Un perro se folla a mi clienta virgen” (POR GOLFO)

No nos engañemos, la zoofilia está mal vista. Tanto los gays como los heteros, entre los que me incluyo, pensamos que dicha parafilia es una aberración de mentes trastornadas y por eso jamás creí que iba a ser participe activo de una sesión zoo. En este capítulo os voy a contar mi experiencia. Todo comenzó un viernes en el que mi jefa me llamó para que le confirmara que estaba dispuesto a hacer un servicio un tanto especial, por lo visto, una conocida suya, una treintañera de mucho dinero quería contratarme para pasar un fin de semana en su cabaña de las montañas. -Y eso, ¿Qué tiene de especial?- le contesté acostumbrado a ser alquilado no solo por una noche sino por semanas enteras.  -Mucho- respondió – la mujer en cuestión es virgen y tiene la intención de dejar de serlo-. El misterio con el que hablaba, me hizo intuir…
Sigue leyendo
dominación

Relato erótico: “Dominada por mi alumno 4” (POR TALIBOS)

  DESCUBRIMIENTO: Aún con el paso vacilante, guié a Jesús hacia el ascensor. Usé la llave (no había botón en el sótano, para impedir el acceso a los maleantes) y esperamos a que llegase. Cuando las puertas se abrieron, nos metimos dentro y pulsé el botón del octavo piso, mi planta. El ascensor arrancó y comenzamos a subir, pero se detuvo enseguida en la planta baja, porque algún otro vecino lo había llamado. Se abrieron las puertas y nos encontramos con un quinceañero que vivía un par de plantas por debajo de mí. -          Buenas tar… - comenzó a saludar el chico, aunque la voz le murió en los labios. Yo no entendía qué le pasaba al chaval, habitualmente muy educado, hasta que me di cuenta de que su mirada estaba clavada en mis pechos. ¡Claro! Era lógico. Excitada por los acontecimientos del día y aún insatisfecha, mis pezones seguían…
Sigue leyendo
hetero

Relato erótico: Entresijos de una guerra 3 (POR HELENA)

  Cuando llegué a la cabaña disminuí el paso, haciendo que el caballo caminase con sigilo entre la maleza que rodeaba el camino de acceso. Todo iba bien hasta que relinchó sin aviso previo, descubriendo mi posición a pocos metros de la casa y haciendo que mi mano derecha se deslizase ágilmente dentro de la alforja para empuñar la pistola sin sacarla a la vista. Me quedé quieta delante de la escalera que llevaba a la puerta principal, observando en todas direcciones sin bajarme del caballo y sin alcanzar a ver nada, ¿qué coño ocurría? ¿A qué estaba jugando Furhmann? Estreché la pistola con fuerza cuando la puerta se abrió y entonces, paré en seco la maniobra de sacarla rápidamente y disparar. -¡¿Herman?! – Exclamé con sorpresa mientras él se dirigía hacia mí y se hacía con las riendas desde abajo para amarrar a Bisendorff a la barandilla de madera…
Sigue leyendo
dominación

Relato erótico: Dominada por mi alumno 6 (POR TALIBOS)

HISTORIAS: Gloria y yo charlábamos relajadamente en el jacuzzi mientras la obediente Rocío me traía la bebida que habíamos pedido. Con un simple gesto, Gloria le indicó a la chica que se arrodillara detrás de ella y le masajeara suavemente los hombros mientras me contaba su historia. Saboreé con placer el refrescante batido, sonriéndole a Rocío para demostrarle que me gustaba mucho. Ella agradeció el gesto con un leve asentimiento, sin dejar en ningún momento de acariciar y masajear la espalda de la otra joven, que continuó con su narración. -         Como te decía – dijo Gloria – No hay nada especial que contar sobre cómo empecé con Jesús. Era un chico guapo e inteligente y todas las chicas andábamos detrás de él. -         Me lo creo – asentí. -         Por fin, reuní el valor suficiente y le invité a salir. Y él aceptó. -         ¿Fuiste tú el que le…
Sigue leyendo
anal

Relato erótico: “Prostituto 13 La mulata se entrega a mí por placer” (POR GOLFO)

Tara: Para los que no hayan seguido mis andanzas, me llamo Alonso y soy prostituto de élite en Nueva York. Vender mi cuerpo no me avergüenza porque considero que además de ser un trabajo como otro cualquiera, está estupendamente remunerado. Pero en esta ocasión no voy a narrar mi historia sino la de Tara, un maravilloso ejemplar de mulata que la casualidad hizo que cayera en mis brazos. Como expliqué en un relato anterior, al vengarme de un par de gemelas, recibí a esa preciosidad como parte del pago. Nunca llegaré a agradecer al árabe que se quedó con las dos hermanas el favor que me hizo al entregarme a esta mujer. No solo era todo un monumento a la belleza femenina sino que tal y como os contaré, resultó ser un filón que aproveché. Considero primordial describiros a Tara, sabiendo de antemano que por mucho que me explaye será…
Sigue leyendo
dominación

Relato erótico: Dominada por mi alumno 5 (POR TALIBOS)

ENCAJANDO PIEZAS: Me desperté tarde la mañana del domingo, gracias a que Mario, tan dulce y solícito como siempre, me trajo el desayuno a la cama, que si no, yo hubiera seguido gustosa durmiendo a pierna suelta, pues seguía muy cansada por el intenso sábado que había vivido. Mientras comía, Mario se tumbó a mi lado en el colchón y se puso a contarme cómo le habían ido las cosas en el trabajo durante los días que había estado fuera. Yo le escuchaba sólo a medias, pues mi mente estaba puesta en los fabulosos sucesos que habían azotado mi vida en los últimos días. Bastaba acordarme del rostro de Jesús, para que un embriagador calorcillo recorriera mi cuerpo de la cabeza a los pies, haciéndome desear que ya fuera lunes. Como pude, me las apañé para simular que estaba pendiente de lo que Mario me decía, asintiendo de vez en…
Sigue leyendo
hetero

Relato erótico: Los compañeros de papá me cosieron a pollazos (POR ROCIO)

  Mi papá solía traer a nuestra casa a muchos de sus compañeros de trabajo, tras un día arduo en la oficina, para beber y pasar el rato. A mi hermano Sebastián le saludaban como si fueran colegas de toda la vida: chocaban los cinco, le preguntaban cómo le iba con sus conquistas y comentaban sobre su equipo de fútbol. Pero a mí en cambio siempre me trataban con mucho respeto, imagino que era así porque mi padre estaba allí. Pero en una tarde me fui al baño para darme una ducha. Cuando terminé me di cuenta que no llevé conmigo mi bata, por lo que tuve que salir con una toallita muy pequeña remangada por mi cintura y con un brazo cubriéndome las tetas. Me topé con uno de sus amigos que quería entrar en el baño. Me miró de arriba para abajo sin mucha vergüenza, yo no sabía…
Sigue leyendo
hetero

De viaje con mi amiga Ana (POR CARLOS LÓPEZ)

  Me costó la misma vida que Ana aceptase la oferta de viajar conmigo. A pesar de mi insistencia, unas veces de forma más sutil y otras más inoportuna, ella siempre me ha dejado claro que mi condición de separado nos hace incompatibles para realizar ciertas cosas juntos. Y yo, con resignación, acepto su criterio, pero para como sé que le encanta viajar no dejo de hacerle propuestas para ello. Ana es una diosa, un sueño de mujer, alta, preciosa, con las sonrisa siempre en su cara, pelo castaño clarito ligeramente rojizo, un pecho rotundo, explosivo, culo redondo duramente esculpido en sus obsesivas clases de spinning, y una piel fina, sedosa, suave suave que hasta ese momento no había tenido la ocasión de acariciar… Pero no nos adelantemos, no sólo eso era lo que me tenía loco, Ana es una chica culta, irónica, sabe ser atrevida y morbosa, pero también…
Sigue leyendo
anal

Relato erótico: “Prostituto 11 Una policía y su gemela me chantajean” (POR GOLFO)

La teniente Blair: Acababa de terminar el cuadro que me encargó Mari, una de mis clientas, al mirar la hora descubrí que eran las dos y como no tenía nada más que hacer, decidí salir a comer al restaurante de la esquina. Mientras salía de mi edificio, tengo que reconocer que estaba bastante satisfecho con el resultado porque había conseguido plasmar sobre el lienzo sus deseos. Para los que no os sepáis la historia, conocí a esa mujer gracias a que el idiota de su marido me contrató para que me acostara con ella mientras él miraba y con el ánimo de recordarle su infamia, me rogó que le hiciera un retrato. Fue ella la que me dio la idea, me pidió que dibujara su desnudo visto desde el ojo de una cerradura y así lo hice. “Coño, ¡Qué hambre tengo” pensé mientras entraba en el local. El maître me…
Sigue leyendo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.POLÍTICA DE COOKIES

ACEPTAR
Aviso de cookies