Archives for grandes relatos

grandes relatos

Relato erótico: “Las profecías se cumplen?” (POR AMORBOSO)

No se si ha sido un sueño, una vivencia extrasensorial o he viajado realmente através del tiempo. Cuando se lo conté a mi madre, pensó que algo me pasaba en la cabeza. Las revisiones neurológicas no han detectado ningún problema. Me ha llevado al psiquiatra, que ante el relato atropellado y desordenado de mi historia, me ha mandado escribirla en el ordenador, organizarla cronológicamente y entregársela en la próxima visita. Esta parte no irá en la historia que entregaré, pero la incluyo porque quiero publicarla en sitios donde alguien que le haya ocurrido lo mismo o algo parecido, se ponga en contacto conmigo antes de que me vuelva loco de verdad. Me llamo Rodrigo, tengo 18 años, estudio Económicas, practico varios deportes y vivo con mi madre, Marta, de 36 años y mi hermana María de 2 años. Mi padre no vive con nosotros y casi no lo vemos. Se…
Sigue leyendo
grandes relatos

Relato erótico: “Jane XII” (POR ALEX BLAME)

12 La luz de la luna se colaba en el claro dando a la escena un aire de irrealidad. Cuando irrumpió en el claro y vio a Jane semidesnuda con el pelo rojo brillante y alborotado le dio un vuelco el corazón y por un momento pensó en volver con ella y olvidar todo lo pasado en los últimos meses. Pero cuando instantes después un hombre de aspecto indómito la abrazó por detrás dispuesto a atravesar con ella el claro colgados de una liana todo se volvió rojo. Jane lo vio y le dedicó una amplia sonrisa que se convirtió en una mueca de terror cuando Patrick levantó el fusil y apuntó a Tarzán con él. -¡No! -grito Jane poniéndose delante del salvaje. Patrick no veía a la joven con la que se había prometido. Sólo veía a un furcia que se había reído de él y que ahora intentaba…
Sigue leyendo
grandes relatos

Relato erótico: “Jane X” (POR ALEX BLAME)

Esa mañana Jane comió algo de fruta y se marchó a dar un paseo sola. Tenía mucho en que pensar. Necesitaba hacer planes. Ahora ya se desplazaba con bastante facilidad por la bóveda forestal y Tarzán la dejó ir sabedor que ella podía arreglárselas. Todo había empezado hacia tres semanas pero aquella mañana, después de su segunda falta estaba totalmente convencida, se había quedado embarazada. En el fondo se lo esperaba, había estado follando como una gata en celo durante semanas. Lo que le extrañaba es que hubiese tardado tanto en pasar. No es que le disgustase el hecho de quedarse embarazada, de hecho cuando se dio cuenta se sintió tan feliz que sintió que el corazón no le cabía en el pecho. Le iba a dar un hijo al hombre que amaba. Pero junto con la alegría también llegó el temor. Una de sus compañeras en la escuela era…
Sigue leyendo
grandes relatos

Relato erótico:”Jane IV” (POR ALEX BLAME)

4 Jane despertó, vio una cara oscura, arrugada y curiosa, reculó asustada a toda velocidad, perdió pie y cayó fuera del nido. Un segundo después notó un tirón en el tobillo y quedo suspendida boca abajo a quince metros del suelo con el corazón en la boca. Levantó la vista y vio la cara del chimpancé asomándose por el borde del nido enseñándole su dentadura con una mueca sardónica. -¡Joder! –dijo Jane por primera vez en su vida. Respiró profundamente dos veces y reuniendo las fuerzas que le quedaban, logró doblarse sobre sí misma y agarrar la liana de la que estaba suspendida. Poco a poco fue trepando los cinco metros de liana que le separaban del nido bajo la atenta mirada del chimpancé que sonreía y se hurgaba la nariz disfrutando del espectáculo. Tras un par de minutos de agónico esfuerzo logró agarrarse al nido e izándose en un…
Sigue leyendo
grandes relatos

Relato erótico: “Women in trouble 03” (POR TALIBOS)

Women in trouble 3 - Odio al imbécil del novio de mi hermana Una y media de la tarde, centro de la ciudad. 40o a la sombra. Aunque a mí el calor de la calle me daba igual, sentadito en mi Audi, con el aire acondicionado puesto al máximo, contemplando por la ventanilla cómo la ciudad se derretía a mi alrededor, mientras circulaba a paso de tortuga atrapado en el atasco de cada día. Aunque, a pesar de los 22o que marcaba el climatizador del coche, mi cuerpo estaba ardiendo. No, no estaba enfermo, se trataba únicamente de la reacción natural de mi organismo cada vez que tenía que reunirme con Ricardo, Ricky para los amigos. El capullo con el que mi hermana llevaba liada 3 años. Mi hermana, Malena. Como siempre que pensaba en ella, algo se agitó dentro de mí. Malena. Por más vueltas que le daba, no…
Sigue leyendo
grandes relatos

Relato erótico: “La decadencia: 2. El nacimiento del dolor” (POR CABALLEROCAPAGRIS)

El coche miraba al lago. Las luces apagadas, la noche en ciernes, la ciudad bulliciosa e iluminada al fondo. Aun resonando en el eco del manto de estrellas el canto de los cisnes, aun se dibujaba el rastro rosáceo del vuelo de los flamencos al atardecer. La luna me mira pícara extendiendo su luz plateada, mientras Lorena me besa dulce y su mano acaricia mi paquete, muy crecido. Se ajusta las gafas y se recoge el pelo. Se desabrocha la camisa y suelta su sostén. Le agarro las peras y las lamo, noto endurecerse los pezones en mi boca y lamo, entorno a ellos, su piel de gallina. Lorena desabrocha mi bragueta y libera a mi polla de su prisión. Está gorda, la siento juguetona. La masturba un poco. Se agacha y escupe en el capullo, bajando del todo el pellejo. Ahora la masturba con más facilidad, preparándola. Sus manos…
Sigue leyendo
grandes relatos

Relato erótico: “La decadencia: 1. El despertar del Diablo” (POR CABALLEROCAPAGRIS)

La luz de la luna atravesaba la ventana y se derramaba en su espalda. Se curvaba desde el hermoso trasero hasta su pelo rubio teñido. La columna vertebral interpretaba un hermoso baile en zigzag, mientras mi pene entraba y salía de su mojado y cálido coño. Mis manos, inquietas, acariciaban su trasero, dando azotes; y de ahí recorría sus muslos y caderas. Cada milímetro de su piel se me antojaba de Diosa, cada gemido quedo de mi amante endulzaba mis oídos. El aroma a vainilla de Lorena se entremezclaba con el estándar de la habitación de un hotel de cuatro estrellas. Pronto se irá a su hogar, pronto dejaré de saborearla. Pero mientras la penetro, mientras la acaricio, mientras es mía Lorena, absorbo cada segundo de su compañía, cada milímetro de su piel. Lorena se sentó en la cama y me miró cómplice. Agarró mi polla y la engulló durante…
Sigue leyendo

Relato erótico: “Un yate repleto de mujeres (3)” (POR BUENBATO)

A la mañana siguiente comenzaron a presenciarse los primeros inconvenientes de viajar, tantas mujeres, en una relativamente pequeña embarcación. Una de las desventajas era la escasez del agua que solo permitía un baño no muy riguroso y las tareas de higiene más básicas. Esto no fue una buena noticia para las jovencitas, acostumbradas a los baños en tinas. Otro de los inconvenientes era el calor que, durante el día, se generalizaba en ambas embarcaciones. Para Kimberly, Gina, Tiffany, Susan y Kayla no había mucho problema pues sus prendas, pantalones y camisas cortas, eran mucho más frescas que los brumosos y elegantes vestidos del resto de las tripulantes. Sin mayor opción, las chicas decidieron utilizar, durante las horas de calor, vestidos muy ligeros, pantalones de telas delgadas o simplemente batas para dormir. Al inició fue un tanto difícil perder el glamour pero el hecho de que solo hubiese mujeres durante aquel…
Sigue leyendo
grandes relatos

Relato erotico: “Un yate repleto de mujeres (1 y 2)” (POR BUENBATO)

Kimberly no la pasaba tan mal. A sus 22 años ya era conocida por todo el mundo, desde París a Nueva York como la Bella Australiana, la joven rica cuyo padre había hecho una fortuna en el negocio ganadero. La particularidad de Kimberly era que, en lugar de las fiestas y los convivios sociales, prefería arrear el ganado por los pastizales australianos. A su padre le molestaba que su hija peligrara en aquellos largos viajes pero, dado su amor de padre, no se atrevía a contradecirla. Tras dos semanas de pastoreo, Kimberly leía una novela romántica en su tienda de campaña, ella y sus dos capataces se encontraban a solo un dia de la ciudad, el fin del viaje, cuando de pronto un deseo recorrió el cuerpo de la chica. Sin pensarlo dos veces salió de su tienda y respiro el aire frio de la noche y miró las estrellas,…
Sigue leyendo
grandes relatos

Relato erótico: “Women in trouble 2” (POR TALIBOS)

Women in trouble 2: El hombre que (se) tiró a Supergirl. Cárcel de Metrópolis. Noviembre de 2014. Martin Thomas Johnson estaba teniendo un día tranquilo. Ése era su verdadero nombre, aunque muy poca gente lo sabía. Y todavía menos eran los que se hubieran atrevido a llamarle por el mismo. Él prefería su apodo, su nombre de guerra, “Black Elephant” y, cuando una enorme masa de 130 kilos de músculos color azabache dice que prefiere que le llamen como a él le parezca, las personas tienden a hacerle caso. Odiaba su nombre; Martin le parecía nombre de alfeñique y Thomas, tres cuartos de lo mismo. Y él odiaba a los alfeñiques. Despreciaba a los débiles, pues consideraba que simplemente eran demasiado cobardes como para hacerse fuertes. Él era débil de niño, pero bastaron un par de palizas de los matones del barrio para que decidiera cambiar su destino. El pez…
Sigue leyendo
filial

Relato erótico: “Obsesión por mi cuñado (Parte 2 de 2) ” (POR TALIBOS)

OBSESIÓN POR MI CUÑADO (PARTE 2 DE 2) A la mañana siguiente desperté bastante descansada, pues dormí como un bebé. Al acostarme, bastante nerviosa e inquieta por todo lo acontecido, temí desvelarme dándole vueltas al coco; pero qué va, me quedé frita casi de inmediato, durmiendo toda la noche de un tirón. Me desperté como nueva. De todas formas, estaba un poquito alterada por tener que encontrarme de nuevo con Iván, después de todo lo que había pasado, pero el chico nuevamente me sorprendió, pues se mostró en todo momento tranquilo y natural, como si nada hubiera sucedido entre nosotros. No sé, esperaba que intentara seducirme de nuevo; que, una vez probadas las mieles de mi cuerpo, estuviera deseando venir a por más; pero no, Iván respetó al milímetro mis deseos, sin llegar siquiera a mencionar de pasada que el día anterior hubiera pasado nada raro. Casi me sentí ofendida.…
Sigue leyendo
filial

Relato erótico: “Obsesión por mi cuñado (Parte 1 de 2) ” (POR TALIBOS)

OBSESIÓN POR MI CUÑADO (PARTE 1 DE 2) 23 de junio. 3 de la mañana. Supongo que la mayor parte de las personas son incapaces de precisar el momento exacto en que su existencia da un vuelco. No es mi caso, yo sí puedo afirmar que fue en ese día y a esa hora cuando mi vida cambió. Bueno, no es exacto. Ese fue el instante en que mi vida empezó a cambiar. Como es normal, a esas horas de la madrugada yo estaba profundamente dormida, compartiendo el lecho con Juanjo, mi marido, cuando el teléfono empezó a sonar, despertándonos sobresaltados. Aunque segundos antes ambos estábamos fritos, el insistente timbre bastó para despabilarnos de golpe, mirándonos el uno al otro con un nudo en la garganta, asustados, pues, obviamente, nadie te llama a las 3 de la mañana para darte buenas noticias. -          Có... cógelo, anda - animé con voz…
Sigue leyendo
grandes relatos

Relato erótico: “El pueblo de los placeres 2” (POR CABALLEROCAPAGRIS)

El cantar de los pájaros y los primeros rayos de sol despertaron a Luís. Se giró, a su lado dormía su tía. Se levantó con cuidado y la dejó tapada con el abrigado edredón nórdico. Estaba desnuda y el frío crecía por días en ese recién estrenado invierno. Mientras desayunaba conectó su portátil. Consultó la meteorología: mínimas de menos cuatro grados y máximas de diez en toda la sierra de Huelva. Despejado. Apuró el desayuno y se preparó para ir a correr. Al salir topó con una nueva nota sobre la alfombrilla exterior de la entrada a su casa. La cogió y la leyó. Tras leerla la sopesó. "mismo papel y mismo tipo de letra que la nota anterior". Volvió a leerla. "Auxilio. Sálvame. Llévame contigo." Esta vez se la guardó en el bolsillo del chándal. Cerró la cremallera, se ajustó el gorro, se colocó los auriculares y encendió su…
Sigue leyendo

Relato erótico: “El pueblo de los placeres 1” (POR CABALLEROCAPAGRIS)

Cuando a sus treinta y cuatro años Luís ganó quince millones de euros en un juego de loterías a nivel europeo, tuvo claro que dejaría su aburrido y mal pagado trabajo de comercial. Nunca se acostumbró a vivir en la gran ciudad. No estaba hecho para los atascos, ni las muchedumbres del metro, ni los codazos en el autobús. No soportaba ser atracado una media de tres veces al año, y sus pulmones no aguantaban más la contaminación de centenares de miles de coches. El pueblo de su madre. Siempre lo tuvo en mente y nunca se planteó volver. Sobre la mesa fotografías del pueblo. Encalado en la serranía de Aracena, en la provincia de Huelva. Sus raíces seguían allí, arraigadas como los bellos alcornoques de la dehesa onubense a su tierra. "comprar una parcela, criar cochinos, construirme una confortable casa en el pueblo. Respirar cada mañana el aire puro.…
Sigue leyendo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.POLÍTICA DE COOKIES

ACEPTAR
Aviso de cookies