Archives for grandes relatos

grandes relatos

Relato erótico: “La decadencia: 2. El nacimiento del dolor” (POR CABALLEROCAPAGRIS)

El coche miraba al lago. Las luces apagadas, la noche en ciernes, la ciudad bulliciosa e iluminada al fondo. Aun resonando en el eco del manto de estrellas el canto de los cisnes, aun se dibujaba el rastro rosáceo del vuelo de los flamencos al atardecer. La luna me mira pícara extendiendo su luz plateada, mientras Lorena me besa dulce y su mano acaricia mi paquete, muy crecido. Se ajusta las gafas y se recoge el pelo. Se desabrocha la camisa y suelta su sostén. Le agarro las peras y las lamo, noto endurecerse los pezones en mi boca y lamo, entorno a ellos, su piel de gallina. Lorena desabrocha mi bragueta y libera a mi polla de su prisión. Está gorda, la siento juguetona. La masturba un poco. Se agacha y escupe en el capullo, bajando del todo el pellejo. Ahora la masturba con más facilidad, preparándola. Sus manos…
Continue Reading
grandes relatos

Relato erótico: “La decadencia: 1. El despertar del Diablo” (POR CABALLEROCAPAGRIS)

La luz de la luna atravesaba la ventana y se derramaba en su espalda. Se curvaba desde el hermoso trasero hasta su pelo rubio teñido. La columna vertebral interpretaba un hermoso baile en zigzag, mientras mi pene entraba y salía de su mojado y cálido coño. Mis manos, inquietas, acariciaban su trasero, dando azotes; y de ahí recorría sus muslos y caderas. Cada milímetro de su piel se me antojaba de Diosa, cada gemido quedo de mi amante endulzaba mis oídos. El aroma a vainilla de Lorena se entremezclaba con el estándar de la habitación de un hotel de cuatro estrellas. Pronto se irá a su hogar, pronto dejaré de saborearla. Pero mientras la penetro, mientras la acaricio, mientras es mía Lorena, absorbo cada segundo de su compañía, cada milímetro de su piel. Lorena se sentó en la cama y me miró cómplice. Agarró mi polla y la engulló durante…
Continue Reading

Relato erótico: “Un yate repleto de mujeres (3)” (POR BUENBATO)

A la mañana siguiente comenzaron a presenciarse los primeros inconvenientes de viajar, tantas mujeres, en una relativamente pequeña embarcación. Una de las desventajas era la escasez del agua que solo permitía un baño no muy riguroso y las tareas de higiene más básicas. Esto no fue una buena noticia para las jovencitas, acostumbradas a los baños en tinas. Otro de los inconvenientes era el calor que, durante el día, se generalizaba en ambas embarcaciones. Para Kimberly, Gina, Tiffany, Susan y Kayla no había mucho problema pues sus prendas, pantalones y camisas cortas, eran mucho más frescas que los brumosos y elegantes vestidos del resto de las tripulantes. Sin mayor opción, las chicas decidieron utilizar, durante las horas de calor, vestidos muy ligeros, pantalones de telas delgadas o simplemente batas para dormir. Al inició fue un tanto difícil perder el glamour pero el hecho de que solo hubiese mujeres durante aquel…
Continue Reading
grandes relatos

Relato erotico: “Un yate repleto de mujeres (1 y 2)” (POR BUENBATO)

Kimberly no la pasaba tan mal. A sus 22 años ya era conocida por todo el mundo, desde París a Nueva York como la Bella Australiana, la joven rica cuyo padre había hecho una fortuna en el negocio ganadero. La particularidad de Kimberly era que, en lugar de las fiestas y los convivios sociales, prefería arrear el ganado por los pastizales australianos. A su padre le molestaba que su hija peligrara en aquellos largos viajes pero, dado su amor de padre, no se atrevía a contradecirla. Tras dos semanas de pastoreo, Kimberly leía una novela romántica en su tienda de campaña, ella y sus dos capataces se encontraban a solo un dia de la ciudad, el fin del viaje, cuando de pronto un deseo recorrió el cuerpo de la chica. Sin pensarlo dos veces salió de su tienda y respiro el aire frio de la noche y miró las estrellas,…
Continue Reading
grandes relatos

Relato erótico: “Women in trouble 2” (POR TALIBOS)

Women in trouble 2: El hombre que (se) tiró a Supergirl. Cárcel de Metrópolis. Noviembre de 2014. Martin Thomas Johnson estaba teniendo un día tranquilo. Ése era su verdadero nombre, aunque muy poca gente lo sabía. Y todavía menos eran los que se hubieran atrevido a llamarle por el mismo. Él prefería su apodo, su nombre de guerra, “Black Elephant” y, cuando una enorme masa de 130 kilos de músculos color azabache dice que prefiere que le llamen como a él le parezca, las personas tienden a hacerle caso. Odiaba su nombre; Martin le parecía nombre de alfeñique y Thomas, tres cuartos de lo mismo. Y él odiaba a los alfeñiques. Despreciaba a los débiles, pues consideraba que simplemente eran demasiado cobardes como para hacerse fuertes. Él era débil de niño, pero bastaron un par de palizas de los matones del barrio para que decidiera cambiar su destino. El pez…
Continue Reading
filial

Relato erótico: “Obsesión por mi cuñado (Parte 2 de 2) ” (POR TALIBOS)

OBSESIÓN POR MI CUÑADO (PARTE 2 DE 2) A la mañana siguiente desperté bastante descansada, pues dormí como un bebé. Al acostarme, bastante nerviosa e inquieta por todo lo acontecido, temí desvelarme dándole vueltas al coco; pero qué va, me quedé frita casi de inmediato, durmiendo toda la noche de un tirón. Me desperté como nueva. De todas formas, estaba un poquito alterada por tener que encontrarme de nuevo con Iván, después de todo lo que había pasado, pero el chico nuevamente me sorprendió, pues se mostró en todo momento tranquilo y natural, como si nada hubiera sucedido entre nosotros. No sé, esperaba que intentara seducirme de nuevo; que, una vez probadas las mieles de mi cuerpo, estuviera deseando venir a por más; pero no, Iván respetó al milímetro mis deseos, sin llegar siquiera a mencionar de pasada que el día anterior hubiera pasado nada raro. Casi me sentí ofendida.…
Continue Reading
filial

Relato erótico: “Obsesión por mi cuñado (Parte 1 de 2) ” (POR TALIBOS)

OBSESIÓN POR MI CUÑADO (PARTE 1 DE 2) 23 de junio. 3 de la mañana. Supongo que la mayor parte de las personas son incapaces de precisar el momento exacto en que su existencia da un vuelco. No es mi caso, yo sí puedo afirmar que fue en ese día y a esa hora cuando mi vida cambió. Bueno, no es exacto. Ese fue el instante en que mi vida empezó a cambiar. Como es normal, a esas horas de la madrugada yo estaba profundamente dormida, compartiendo el lecho con Juanjo, mi marido, cuando el teléfono empezó a sonar, despertándonos sobresaltados. Aunque segundos antes ambos estábamos fritos, el insistente timbre bastó para despabilarnos de golpe, mirándonos el uno al otro con un nudo en la garganta, asustados, pues, obviamente, nadie te llama a las 3 de la mañana para darte buenas noticias. -          Có... cógelo, anda - animé con voz…
Continue Reading
grandes relatos

Relato erótico: “El pueblo de los placeres 2” (POR CABALLEROCAPAGRIS)

El cantar de los pájaros y los primeros rayos de sol despertaron a Luís. Se giró, a su lado dormía su tía. Se levantó con cuidado y la dejó tapada con el abrigado edredón nórdico. Estaba desnuda y el frío crecía por días en ese recién estrenado invierno. Mientras desayunaba conectó su portátil. Consultó la meteorología: mínimas de menos cuatro grados y máximas de diez en toda la sierra de Huelva. Despejado. Apuró el desayuno y se preparó para ir a correr. Al salir topó con una nueva nota sobre la alfombrilla exterior de la entrada a su casa. La cogió y la leyó. Tras leerla la sopesó. "mismo papel y mismo tipo de letra que la nota anterior". Volvió a leerla. "Auxilio. Sálvame. Llévame contigo." Esta vez se la guardó en el bolsillo del chándal. Cerró la cremallera, se ajustó el gorro, se colocó los auriculares y encendió su…
Continue Reading

Relato erótico: “El pueblo de los placeres 1” (POR CABALLEROCAPAGRIS)

Cuando a sus treinta y cuatro años Luís ganó quince millones de euros en un juego de loterías a nivel europeo, tuvo claro que dejaría su aburrido y mal pagado trabajo de comercial. Nunca se acostumbró a vivir en la gran ciudad. No estaba hecho para los atascos, ni las muchedumbres del metro, ni los codazos en el autobús. No soportaba ser atracado una media de tres veces al año, y sus pulmones no aguantaban más la contaminación de centenares de miles de coches. El pueblo de su madre. Siempre lo tuvo en mente y nunca se planteó volver. Sobre la mesa fotografías del pueblo. Encalado en la serranía de Aracena, en la provincia de Huelva. Sus raíces seguían allí, arraigadas como los bellos alcornoques de la dehesa onubense a su tierra. "comprar una parcela, criar cochinos, construirme una confortable casa en el pueblo. Respirar cada mañana el aire puro.…
Continue Reading
grandes relatos

Relato erótico: “Las revistas de mi primo (Parte 4 de 4)” (POR TALIBOS)

LAS REVISTAS DE MI PRIMO (parte 4/4): Esa noche me costó dormirme. Estaba muy inquieta por los intensos acontecimientos de la jornada, eso era lógico y también por los que estaban por venir. Pero, en el fondo, lo que me mantenía desvelada era el saber que, muy posiblemente, estaba haciéndole daño a Clara. Estuve dándole vueltas al coco hasta las tantas, mucho después de que mi prima se durmiera abrazada a mí. Me sentía mal por lo que estaba pasando, porque ella tenía razón. Por primera vez en mi vida, estaba excluyéndola de lo que me pasaba. Clara se levantó antes que yo, como casi siempre y, aunque desperté cuando se levantó dejándome en su lecho, volví a quedarme dormida de inmediato, remoloneando un rato más. Cuando por fin despabilé, todo lo sucedido el día anterior seguía fresco en mi mente, por lo que el malestar y la inquietud persistían.…
Continue Reading
grandes relatos

Relato erótico: “Las revistas de mi primo (Parte 3 de 4)” (POR TALIBOS)

LAS REVISTAS DE MI PRIMO (parte 3/4): Pero no sabía cómo hacerlo. A ver, estaba claro que yo le gustaba a Diego y que él me gustaba a mí. Pero ahí terminaba todo, mi experiencia en las artes de la seducción era nula. ¿Qué podía hacer? ¿Cómo podía animarle a que se atreviera a dar el paso? ¿Le besaba? ¿Me arrojaba en sus brazos? El día anterior no me había ido mal, quizás debería seguir de esa Y, una vez más, mi propia inexperiencia acudió en mi socorro. Tras acabar con los platos, subí los escalones de dos en dos, nerviosa y excitada a partes iguales. Tras recuperar la revista de debajo de la cama (efectivamente, acabó por caerse entre el colchón y la pared), me presenté ante la puerta de mi primo en tiempo record. - Pasa - se escuchó su voz, tras mi llamada. Muy nerviosa, pero con…
Continue Reading
grandes relatos

Relato erótico: “Women in trouble 05 – Joder con el perrete” (POR TALIBOS)

WOMEN IN TROUBLE 05: JODER CON EL PERRETE - Toc, toc - los golpes resonaron suavemente en la puerta del dormitorio. La bella mujer que yacía en la cama alzó la vista, nerviosa al oír la llamada, mientras sentía cómo la pasión la azotaba. Vestida únicamente con un insinuante camisón de raso, que a duras penas lograba ocultar sus numerosos encantos, la chica hizo esperar al visitante unos segundos, regocijándose con la impaciencia que de buen seguro debía de sentir. - Toc, toc, toc - resonaron nuevamente los golpes, más apremiantes esta vez. La joven sonrió con lascivia al escucharlos y aún se recreó unos instantes más alargando la agonía del visitante, gozando mientras imaginaba lo que iba a pasar a continuación, antes de dar permiso para pasar. - Adelante - dijo simplemente, mientras sentía cómo la excitación se extendía por su cuerpo, estremeciéndola y haciéndola que ronronear como una…
Continue Reading
grandes relatos

Relato erótico: “Mi venganza 5 final” (POR AMORBOSO)

Recuperado mi ánimo, me dispuse a entrenar a Carla. Durante el día la dejaba en el esqueleto que había preparado para ella, desnuda y a cuatro patas. Compré un plug anal en forma de rabo de perro que llevaba puesto todo el tiempo, solamente se le quitaba para usarla. Habiba tenía orden de acariciar su coño cada poco rato, pero en ningún caso dejar que obtuviera un orgasmo, cosa que cumplía escrupulosamente. Cuando regresaba por las tardes, sus muslos estaban pringosos de flujo. No menos que los de Habiba, que también disfrutaba con ello. Así que, lo primero que tenía que hacer era soltarla, ponerla de espaldas, hacer que Habiba se colocase a cuatro patas sobre ella para que le pudiese comer el coño y yo me colocaba detrás para follarla por el coño o el culo, mientras nos chupaba y lamía desde abajo. Cuando Habiba estaba satisfecha, porque yo…
Continue Reading
grandes relatos

Relato erótico “Joder Que puta es la guerra (2) Bosnia” (POR JAVIET)

BOSNIA-ERZEGOVINA.   DICIEMBRE 1993 MISION  UNPROFOR.  AGRUPACION “MADRID”  CERCA DE SALAKOVAC.                                                                                                                                                                                                                El soldado José reyes, se bamboleaba como sus otros siete compañeros dentro del BMR mientras avanzaban hacia el pueblo, nuestro protagonista pensaba que estarían mejor en cualquier otra zona, hacia unos días una mina había matado a un…
Continue Reading

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.POLÍTICA DE COOKIES

ACEPTAR
Aviso de cookies