Archives for filial

filial

Relato erótico: “Mi cuñada, mi alumna, mi amante (5)” (POR ALFASCORPII)

Mi cuñada, mi alumna, mi amante (5) Al día siguiente de mi clase particular con mi cuñada salí de casa para ir a trabajar. Al cerrar la puerta me encontré con mi vecino de al lado, un simpático cuarentón con el que, a pesar de conocernos desde hacía poco, estaba empezando a entablar amistad. - Buenos días, Carlos- me dijo-, ¿Qué tal?. - Buenos días, Enrique, ya ves, a currar un poquito. Me cogió del brazo y, acercándose a mí, en voz baja susurró: - ¿Puedo decirte una cosa con total confianza?. - Claro, hombre- contesté utilizando su mismo tono de voz-, ¿qué te preocupa?. - Bueno, ya sé que lleváis muy poco tiempo casados… y es lo normal… pero… ¿podríais bajar un poco el tono de vuestra pasión a determinadas horas?. - Enrique, no sé de qué me estás hablando. - El otro día se os oía desde mi…
Sigue leyendo
filial

Relato erótico: “Descubrí a mi tía viendo una película porno 6” (POR GOLFO)

Descubrí a mi tía viendo una película porno 6 Con Belén en mi poder, no podía esperar a tener noticias sobre cómo le había ido a mi tía con su madre y aunque había acordado con Elena que no podía volver a casa antes que ella me avisara, decidí desobedecer sus instrucciones y volver. Como no quería que se percataran de mi llegada, dejé mi coche aparcado fuera del chalet y en plan ladrón, en silencio, crucé el jardín. En un principio, creí que no estaban porque mientras subía las escaleras rumbo a su cuarto, no escuché ningún ruido que descubriera su presencia. No fue hasta que estando frente a la puerta de su habitación y escuché un gemido, cuando comprendí que esas dos mujeres seguían en la casa. Intrigado, accioné el asa y lentamente la abrí con la intención de espiarlas. Al hacerlo, me quedé impresionado al pillar a…
Sigue leyendo
filial

Relato erótico: “Descubrí a mi tía viendo una película porno 5” (POR GOLFO)

Esa tarde entendí en qué zorra en que se había convertido realmente mi tía cuando en la tranquilidad de nuestra casa y mientras veíamos la tele, me preguntó: -¿Cuándo terminen estas vacaciones seguiremos viéndonos? Creí que lo que realmente estaba queriendo saber es si ya en Madrid nuestra incestuosa relación continuaría. Por ello, cogiendo uno de sus pechos entre mis manos, apreté el pezón mientras contestaba: -¿No te apetece ya joder con tu sobrino? Pegando un gemido, se pegó a mí y bajando mi bragueta, sacó el miembro que se escondía en su interior mientras insistía: -Sabes que moriría antes de dejar de follar contigo, pero me refería si seguiremos en contacto con ese par de putas. -Eso depende de ti- respondí sintiendo que aferraba mi pene entre sus dedos y comenzaba a pajearme. Durante un minuto se concentró en conseguir que me excitara con el lento vaivén de su…
Sigue leyendo
filial

Relató erótico: “Descubrí a mi tía viendo una película porno 4” (POR GOLFO)

Descubrí  a mi tía viendo una película porno 4 Después de años de abstinencia, producto de unos complejos absurdos que le habían hecho vivir una existencia sin sexo, mi tía se sentía liberada y feliz al ir descubriendo las distintas facetas de su sexualidad conmigo. Desde que la descubrí viendo una película porno, ha dado rienda suelta a sus fantasías y no solo se ha acostado conmigo sino con Belén y con el padre de esta última. Decidida a recuperar el tiempo perdido, estaba acurrucada a mi lado cuando al pensar en cómo había cambiado su existencia, supo que jamás volvería a ser la mojigata de antes y sonriendo me empezó a acariciar. Aún dormido, mi pene reaccionó a sus mimos y poco a poco fue poniéndose erecto ante la mirada satisfecha de esa mujer. Al alcanzar el tamaño deseado, se puso a horcajadas sobre mí y colocando mi glande…
Sigue leyendo
filial

Relato erótico: ” Descubrí a mi tía viendo una película porno 3″ (POR GOLFO)

  Esa tarde, entre mi tía y yo dimos buena cuenta de Belén. Nuestra recién estrenada amante se comportó como una hembra ansiosa de sexo y no paro de exigirnos más hasta que tuvo sus dos agujeros casi descarnados. No sé la cantidad de veces que o bien Elena, bien yo o bien los dos juntos hicimos uso de ellos. Ya era bien entrada la tarde cuando viendo lo agotada que estaba, decidimos volver a casa. ―¿Os tenéis que ir?― preguntó mi exnovia al ver que recogíamos nuestras cosas. Fue entonces cuando mi tía acercándose a ella y tras darle un beso tierno en la boca, dijo en su oído: ―Descansa ahora pero mañana te quiero ver en nuestro chalet. Los tres tenemos mucho que aprender y disfrutar. La muchacha sonrió al escuchar de sus labios que quería prolongar ese trío durante el resto del verano y levantándose de la…
Sigue leyendo
filial

Relato erótico: “Descubrí a mi tía viendo una película porno 2” (POR GOLFO)

Después de esa primera vez, mi tía se quedó abrazada a mí con una expresión en su cara llena de felicidad y eso que cuando intenté usar su maravilloso pandero, el dolor que sintió lo hizo imposible. Al tenerla entre mis brazos, me puse a pensar cómo era posible que esa mujer apocada y tímida se hubiese convertido en una ardiente amante en menos de dos días, sobre todo asumiendo que era la hermana pequeña de mi madre. Al pensar en ella, no pude más que saber que si mi jefa se enterara de nuestra incestuosa relación, pondría el grito en el cielo sin admitir que en parte era culpa suya. ― Fue ella quien insistió que Elena me acompañara― sonriendo murmuré sin percatarme que la aludida podía oírme. ― ¿Qué decías?― levantando su cabeza de mi pecho, preguntó. Dudé en un principio si revelar mis pensamientos, podría hacerle sentir…
Sigue leyendo
filial

Relato erótico: “Vacaciones con mamá 1” (POR JULIAKI)

Vacaciones con mamá (1) Lo cierto es que la imagen de mamá a través de la mampara translúcida de la ducha no permite ver mucho que digamos, sino que me hace emplear bastante la imaginación, pero siempre que ella permanece ahí, al otro lado de ese cristal blanco, puedo descubrir e intuir su cuerpo desnudo, sus enormes tetas, sus armoniosas caderas, su cintura… es verdad que pueden ser sombras borrosas de un cuerpo más bien indefinido, pero que a mi resulta todavía aún más morboso. Me encanta observarla, ver cómo se mueve tras ese cristal mientras se la oye canturrear y el agua cae sobre su cuerpo, momento que aprovecho para masturbarme imaginándome dentro del cubículo con ella, abrazándola, sintiendo como las gotas de agua caerían sobre nuestros cuerpos desnudos abrazados, imaginarla así despelotada y sin mampara, es una delicia, casi puedo palparla, ver sus curvas sin nada de ropa,…
Sigue leyendo
filial

Relato erótico: “las putas de mis hijas y mi mujer” (PUBLICADO POR VALEROSO32)

soy un padre de familia con unas hijas estupendas y guapísimas Lisa e 25 años rubia igual que su madre y Virginia morena 27 años lo mismo igual que mi mujer Natalia ella también es muy guapa de unos 39 años preciosa. yo estaba orgulloso de mis hijas siempre habían estudiado y se habían sacado sus carreras cuando me dijeron que querían independizarse, no me gusto siempre habían estado a mi lado y no me hacia la idea para mi eran mis niñas a pesar de la edad. mi mujer Natalia me convenció: -ellas ya son mayores y tiene que hacer su vida. al final dije que sí pero que vivieran juntas para ayudarse una a la otra en caso de apuro o que nos pidiera ayudar por si había algún problema. ellas prometieron irse juntas a vivir y durante un tiempo no las volví a ver hasta que un…
Sigue leyendo
filial

Relato erótico: “Dumb boy” (PUBLICADO POR XAVIA)

Nunca me he considerado gran cosa, supongo que porque nunca lo he sido. No soy especialmente inteligente, mis notas en el colegio siempre fueron mediocres por más que me esforzara, tampoco he sido lista, pues repasando mi experiencia vital veo claramente que mis decisiones nunca me ayudaron a dar pasos importantes. Físicamente, no soy fea, pero había muchas chicas más guapas y atractivas que yo, que me pasaron por delante muchas veces cuando los chicos se nos acercaban. Hasta que apareció Berni. *** Daniel duerme a mi lado profundamente cuando me despierto. No siempre ha sido así pero desde hace unos meses ha vuelto a mi cama. Me agrada. Me hace compañía y me siento querida por el hombre de la casa. Ya ha cumplido los 14 y me ha atrapado en altura. Está creciendo alto y recio como su padre. Me levanto tratando de no despertarlo para preparar el…
Sigue leyendo
filial

Relato erótico: “De la cama de mi esposa a la de mi cuñada (2 de 2)” (POR GOLFO)

 Al día siguiente, la mano de mi esposa acariciando mi pene me despertó. Todavía medio dormido abrí los ojos y observé a María a mis pies, lamiendo mi glande mientras me agarraba la verga entre sus dedos. Me quedó claro que mi mujer no había tenido bastante con la sesión de sexo que habíamos compartido la noche anterior a pesar de los múltiples orgasmos que consiguió antes de caer dormida. En silencio, recordé el acoso al que me tenía sometido su hermana y como esa zorrita nos había estado espiando mientras hacíamos el amor. Ese recuerdo y sus lametazos hicieron que mi extensión se alzara y recibiera sus caricias con una gran erección. "¡Sigue con ganas!”, satisfecho me dije al verla ponerse en cuclillas y sin hablar, recorrer con su lengua mi extensión. Su maestría mamando quedó confirmada al notar como se recreaba en mi glande con suaves besos y…
Sigue leyendo
filial

Relato erótico: “Mi cuñada, mi alumna, mi amante (4)” (POR ALFASCORPII)

Mi cuñada, mi alumna, mi amante (4) Estábamos terminando de recoger la mesa después de comer. Tere, mi mujer, tenía que volver a su oficina y yo me pasaría la tarde en casa corrigiendo los trabajos que un grupo de mis alumnos me había entregado por la mañana. - Se me olvidaba- dijo Tere metiendo el último plato en el lavavajillas-, me dijo mi hermana que, si fueras tan amable, tal vez podrías explicarle no sé qué de unos ciclos que no entiende… Con sólo mencionar a su hermana el corazón me dio un vuelco en el pecho. - …y como esta tarde no tienes clases- prosiguió-, tal vez ella podría acercarse hasta aquí para que le eches una mano, ¿qué te parece?. - Sí, claro- pensé-, una mano y las dos, como la última vez… - Cariño- dije-, tengo la tarde muy ocupada, tengo que corregir un montón de…
Sigue leyendo
filial

Relato erótico: “De la cama de mi esposa a la de mi cuñada (1 de 2)” (POR GOLFO)

La historia que os voy a contar puede parecer una fantasía de dolescente pero me ocurrió y aunque resulte un tanto hipócrita, no me siento culpable de lo que pasó porque fue Alicia no solo la que propició ese traslado sino la única responsable que yo hundiera mi cara entre sus muslos. Antes de nada tengo que presentarme, me llamo Alejandro y soy un hombre maduro y del montón. Con casi cuarenta y cinco años, no tengo un cuerpo de modelo y aunque he perdido más pelo de lo que me gustaría, lo que no ha menguado con los años son mis ganas de follar.   Reconozco que estoy bruto todo el tiempo. Cuando no estoy mirando las piernas de las mujeres que pasan a mi lado es porque estoy mirándolas el culo. Me confieso un salido y mi mujer que lo sabe me tiene vigilado y a la menor sospecha,…
Sigue leyendo
filial

Relato erótico: “Ahijada puta” (POR JULIAKI)

Después de un viaje de trabajo bastante duro y tormentoso decidí parar en un hotel de carretera, muy cercano a mi destino, pero la verdad es que estaba realmente cansado, tanto a nivel físico como mental y a pesar de estar tan solo a cien kilómetros de casa, no me veía con fuerzas de seguir conduciendo. Reservé una habitación en ese hotelito y tras una relajante ducha, me dispuse a ojear el periódico que me habían prestado en recepción. Después de ver los resultados deportivos, cosa que suelo mirar principalmente, llegué a las páginas de contactos. La verdad es que siempre me han resultado graciosos esos anuncios de la sección de relax del periódico, algunos me resultan cómicos, otros raros, algunos efectivamente seductores. Precisamente me detuve en uno que me atrajo más de lo normal. La foto de una chica rubia con la cara pixelada, pero con un endiablado cuerpo,…
Sigue leyendo
filial

Relato erótico: “Cómo seducir a una top model en 5 pasos (11)” (POR JANIS)

Una tía necesitada. Nota de la autora: Quedaría muy agradecida con sus comentarios y opiniones, que siguen siendo muy importantes para mí. Pueden usar mi correo: Gracias a todos mis lectores, y prometo contestar a todos. Cristo se removió como un congrio en una canasta, alterando totalmente la ropa de la cama. Sus dientes se apretaron con fuerza y sus poros destilaron sudor a toda máquina. De vez en cuando, un gemido surgía de su garganta. Estaba soñando y, lentamente, el sueño se había transformado en una pesadilla que le atenazaba el pecho y la parte baja de la espalda. ― ¡Noooo! ¡¡CALENDAAAA!! – gritó a pleno pulmón y quedó incorporado en la cama, los ojos abiertos y el rostro transfigurado. Jadeó mientras su mente reconectaba con la realidad. Las lámparas de Faely y de Zara se encendieron casi a la vez, debajo de su piso. ― ¿Cristo? ¿Estás bien?…
Sigue leyendo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.POLÍTICA DE COOKIES

ACEPTAR
Aviso de cookies