Archives for confesiones

confesiones

Relato erótico: El obseso. un día de furia.(POR RUN214)

Un día de estos creo que me voy a volver loco. Me paso el día pensando en tías y haciéndome pajas. Dicen que los hombres pensamos unas 50 veces en sexo a lo largo del día. En mi caso yo solo lo hago una, desde que me despierto hasta que me acuesto, 24 horas al día, siete días a la semana. Cada vez que me cruzo con una tía lo primero que hago es mirarle a las tetas o la forma que le dibuja el coño en el pantalón. No puedo evitarlo. Tengo 25 años y estoy hasta los cojones de seguir siendo virgen. Todavía no he visto a una tía desnuda y mucho menos he tocado una triste teta. Quizás por eso odio a mis amigos y compañeros de clase cada vez que les veo con sus novias. Ellas son guapas, tienen buenas tetas y un cuerpo bonito. Seguro…
Sigue leyendo
confesiones

Relato erótico: “Las hermanas sean unidas” (PUBLICADO POR LANGARA)

Mi nombre es Lisa y el de mi hermana Nicole, y lo que vamos a contar nos pasó cuando yo tenía 16 años y ella 18. La época en que ocurrió era tiempos en donde aun los padres cuidaban a sus hijas en base a amenazas y hasta golpeandonos, para evitar que hagamos "malas guasadas", como solían llamar a tener relaciones sexuales. Si a esto le agregamos que todo se desarrolla en un pueblo del interior del interior, la cosa se hace mas complicada. Estudiabamos para ser maestras, en el secundario de la ciudad. En el aspecto escolar, nunca dimos problemas, siempre fuimos buenas alumnas. Tanto en la primaria como en la secundaria. A tal punto que, al margen de esta historia, nos recibimos de maestras y llegamos a ejercer hasta que cada una en su momento, se casó y abandonamos el magisterio. A partir de acá, nos alternamos en…
Sigue leyendo
confesiones

Relato erótico: “ Pablo, Ana. José, Mila y familia.3″ (POR SOLITARIO)

tercera parte ANA Después de la agotadora noche con mi amiga Claudia, despierto y no está a mi lado. Me levanto y desnuda, como estoy, me dirijo al baño, que como siempre, cuando lo necesitas, está ocupado. Busco a la zorrita de Claudia y la encuentro ¡En la cama con Pablo!...¡Han dormido juntos, desnudos, ella con una mano sobre su pene!… Esta me la pagara, se me ha adelantado la muy puta…Jajaja. Qué suerte tiene. Me acerco para tomar posiciones al otro lado de Pablo. --¡Ana! ¿Qué haces? La madre de Claudia me ha pillado. Se despiertan los dos bellos durmientes. --¿Qué pasa Claudia? ¿Qué haces chiquilla? Aparta la mano de ¡Joder, qué familia…! ¡No puede descuidarse uno! Claudia, hija, se aparta de Pablo, que se cubre como puede con la sábana. Claudia madre se ríe. Yo adopto una expresión seria, para disimular. --¡Eso digo yo! ¿Qué hacéis los dos…
Sigue leyendo
confesiones

Relato erótico: Cena de empresa (POR CARLOS LÓPEZ)

    Trabajo en una empresa familiar de un tamaño relativamente grande (300 empleados), cuyo nombre no voy a decir para evitar problemas. En esta compañía existe la tradición de celebrar una cena de empresa todos los veranos antes de irnos de vacaciones. Pues bien, este año el gran jefe, que así llamamos al propietario, había decidido que, en lugar de en uno de los restaurantes habituales de la ciudad, la cena fuese en una finca junto a un pueblo algo aislado, a unos 35 kilómetros de la ciudad. Hubo un cierto disgusto entre los trabajadores, porque eso nos obligaba bien a no beber alcohol, o bien a no poder llevar nuestro propio coche. De todas formas había que reconocer que el lugar era precioso y la cena, en pleno verano y al aire libre bajo un porche, prometía ser excepcional. Yo tuve suerte pues mi compañero decidió llevar su…
Sigue leyendo
confesiones

Relato erótico: “ Pablo, Ana. José, Mila y familia. 2″ (POR SOLITARIO)

Esta es la continuación de: Pablo, Ana. José, Mila y familia. Y la historia comienza con: 16 días cambiaron mi vida. Capítulos 1 á 7 Sigue con: Mi nueva vida. Capítulos 1 á 7 Y continua con: 16 días, la vida sigue Capítulos 1 á 7 Mi perfil lo encontrareis aquí: solitario ANA Vaya, anoche le di a Pablo los cuadernos de mi madre y no sé si he hecho bien, no creo que se lo diga a nadie, pero no estaré tranquila hasta que hable con él. Han llegado papá, Marga y Claudia de Madrid. --Papá, ¿Como estas? ¿Qué ha pasado? --Muchos papeles hija. Mila, tenemos que hablar. Mi madre está seria, preocupada. --¿Qué ha pasado José? ¿Más problemas? --¡No, mi vida! Parece ser que las cosas se van solucionando. Isidro deja la herencia a sus hijos. Al ser menores Claudia es la que administrará los bienes hasta su…
Sigue leyendo
confesiones

Relato erótico: “ Pablo, Ana. José, Mila y familia.” (POR SOLITARIO)

PABLO. Vaya día aburrido. No tengo ganas de hacer nada…Voy a tomar algo a la cafetería. Sentado en un taburete en la barra del bar, en la planta baja del bloque de mi apartamento, tomando mi café, solo, el café y yo, no hay más clientes. Entra alguien. A mi espalda oigo hablar, es una voz femenina y me resulta familiar. Me giro y me llevo una grata sorpresa, es Mila. Una muchacha que conocí en un hotel en Madrid, ella esperaba un cliente que no llegó. El maître del hotel me informo de su ocupación como acompañante, o sea, prostituta. Pero viene acompañada de un hombre, disimulo y les doy la espalda. Sé que ella me ha visto, si no me dice nada, yo tampoco, no quiero comprometerla. Por un espejo, que hay en la pared tras la barra, les veo sentarse en una mesa. Hablan quedamente. Ella le…
Sigue leyendo
confesiones

Relato erótico: “El Club de los Cinco” (PUBLICADO POR SIBARITA)

Llevaba en el País poco más de diez y las cosas hasta entonces no me habían ido demasiado mal, tenía una habitación en una especie de casa comunal, un colchón donde dormir con mi entonces pareja y en el que todas las noches tenía que soportarlo, y hasta había conseguido un pequeño trabajito que nos permitía comer todos los días, si bien es verdad que mi pareja no aportaba nada más que palabras y seguía buscando su primer trabajo. Aquella situación tenía que romper por algún sitio, no era plan continuar en un país desconocido, sin conocer a nadie más que a un médico joven y guapísimo del que me quedé prendada nada más verle avanzar hacia mí en el vestíbulo de un hospital público. Por descontado se dirigió hacia mí para preguntarme lo que yo buscaba, nada extraño porque yo era la única europea en medio de la tropa…
Sigue leyendo
confesiones

Relato erótico: “Hércules. Capítulo 31. La verdad duele” (POR ALEX BLAME)

Capítulo 31:La verdad duele. De camino a La Alameda, sentado en el asiento trasero del viejo taxi, Hércules estuvo tentado varias veces de abrir la caja. Por primera vez entendía a Pandora. La curiosidad por saber si lo que había dentro era el fin de la humanidad o un cuento de viejas hacía que sacase una y otra vez aquel objeto aparentemente anodino del bolsillo de la gabardina. La sacó una vez más y esta vez el taxista desde el otro lado del espejo retrovisor se dio cuenta. —¿Un regalo para su novia? —preguntó el hombre fijando sus ojos saltones en la caja. —Mmm, sí. Algo parecido. —respondió Hércules imaginando la cara que pondría Afrodita en el momento que le entregase aquel objeto. —No se preocupe. Si conozco un poco a las mujeres has elegido bien. Esos trastos pequeños y de colorines les encantan. Siempre que la cagaba, le regalaba…
Sigue leyendo

Relato erótico: “Cuentos para viejos. El Pub” (PUBLICADO POR SIBARITA)

Nos hemos dado cita en un pub que no conozco y que, desde luego, no es uno de los locales que normalmente frecuento. Esta atestado y llegar hasta la barra es una verdadera proeza a la cual no contribuye la forma en que estoy vestida, una corta minifalda blanca y un top rosa, semi transparente que deja mi ombligo al aire y cerrado, en un decir, por tres pequeños botones y una especie de cordón para ajustarlo. Después de que las presiones de unos y otros me hayan llevado casi en vilo hasta la barra, en la que amablemente me hacen un hueco y puedo pedir mi habitual gintonic, me sacudo un poco de la presión ambiental y observo la gente que me entorna. Son hombres todos, por supuesto, y como los ojos de la mayoría están fijados en mi escote, comienzo a sospechar que el trayecto hasta la barra…
Sigue leyendo
confesiones

Relato erótico: “Hipnósis” (PUBLICADO POR SIBARITA)

    Llevaba varios meses en casa de mis padres, mientras mi compañero estaba en Ecuador. Como siempre, mi madre no cesaba de criticarle cada día, y repetirme que no era bueno que estuviese sola, hasta que un día me presentó a José, el hijo de unos amigos de ellos, que pasaba allí las vacaciones con su mujer y dos Todo normal, sino fuera que mi madre hace siempre todo con segundas y hasta terceras intenciones, y que odia a mi pareja. A partir de ese día, mi madre cambió sus hábitos y a diario me enviaba a hacer compras a Santoña, distante una docena de kilómetros, y diciéndome se había puesto de acuerdo con José, para que me llevase en su furgoneta, lo cual le daba ocasión para acompañarme durante un par de horas cada día, poniendo en juego, en cada ocasión, todas sus habilidades para conquistarme. Después ya…
Sigue leyendo
confesiones

Relato erótico: “Maremoto” (PUBLICADO POR SIBARITA)

    Un importante personaje me ha hecho una propuesta indecente, me ofrece € por acompañarle, como única pasajera, en un crucero de tres semanas, para visitar todas las islas del Mediterráneo. Tiene un velero y el capricho, por llamarlo de alguna manera, de tenerme a toda costa, quizás incrementado por las muchas proposiciones que me ha hecho en los dos últimos años, sin haber nunca conseguido nada. En esta ocasión se ha pasado y no cabe duda de que la oferta es tentadora, ese dinero me permitiría cancelar todas mis deudas que, en realidad no son tantas, pero agobian, y comprar un montón de pequeñas cosas que necesito. Por otro lado, la idea de recorrer las islas del Mediterráneo no es menos seductora, es una oportunidad única. Hay sin embargo un pero…, y es lo que me preocupa. Su barco requiere una tripulación de cuatro personas, incluido el Capitán,…
Sigue leyendo
confesiones

Relato erótico: “Marraquest” (PUBLICADO POR SIBARITA)

Estoy en Marraquech, con Chema, y nada es como estaba previsto o como me temía, todo lo contrario. Confieso que durante mucho tiempo fui reticente a aceptar esta invitación, como ya lo había sido con la que me hizo de pasar un par de días en su casa; realmente no la acepté, y sin embargo, cuando a la puerta de de venta de empanadas me preguntó si iba con él, acepté de inmediato. Montamos en su coche que arrancó de inmediato, como si todo lo tuviera preparado de antemano, y en silencio se dirigió velozmente a la autopista. Pensé por un momento que iríamos a Valencia, pero se desvió enseguida en la estación de servicio, y estacionó en una zona parcialmente sin luces; salió del coche y me tendió la mano para que descendiese, lo hice, y sin soltarla me atrajo hacia él para darme un beso en la boca,…
Sigue leyendo
confesiones

Relato erótico: “La sacristía” (PUBLICADO POR SIBARITA)

    Como la mayor parte de las historias, también esta se inicia de una forma totalmente banal. La tarde no había sido especialmente entretenida en Benidorm, habíamos entrado y salido de varios vares de copas sin encontrar en ellos nada interesante ni original; estábamos en medio de una calle llena de jóvenes en celo, mas en realidad lo que aparentaban que otra cosa cualquiera. No parecía aconsejable el intentar mezclarse en aquel caldo de cultivo para cualquier problema, cuando nos dimos cuenta de que nos observaba un tipo solitario de unos cuarenta años, y que al movernos de un lado para otro nos seguía de cerca y mirando muy fijo. Caminando atravesamos un pequeño parque para llegar a nuestro coche, siempre con el a dos pasos detrás nuestro y sin decir palabra, salvo que al caminar, escribía algo sobre un papel que, contra lo esperado, se acerco a dárnoslo…
Sigue leyendo
confesiones

Relato erótico: “Mayo III. En la autopista” (POR SIBARITA)

  Mayo III A pesar de que Mayo va en el asiento trasero, yo he preferido el asiento del copiloto, al lado del chofer que, muy profesional y atento a su trabajo, conduce el coche a gran velocidad, con destino a Madrid y sin, aparentemente prestar atención a  mis piernas, largamente descubiertas. Me he dado cuenta del malestar de Mayo, por no haberme sentado a su lado, y me vuelvo hacia él sonriente, haciendo un gesto para que se aproxime y darle un beso en los labios. El problema con Mayo es que siempre quiere más y posee un fenomenal descaro  (aparte de una verga que mide sus buenos 30 cm. y una resistencia bárbara), así es que no tengo muchas posibilidades de mantenerle quieto, al beso suceden las caricias, pegado al respaldo de mi asiento, me rodea con sus brazos, y sus manos comienzan a buscar bajo mi blusa…
Sigue leyendo
12

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.POLÍTICA DE COOKIES

ACEPTAR
Aviso de cookies

Centro de preferencias de privacidad

¿Quieres cerrar tu cuenta?

Se cerrará tu cuenta y todos los datos se borrarán de manera permanente y no se podrán recuperar ¿Estás seguro?