Archives for anal

anal

Relato erótico; “Mi obsesión por el culo de la profesora de mi hija” (POR GOLFO)

El culo de la profesora. No había padre que no volteara a ver el culo de esa profesora. Desde que mi hija entrara en la escuela, cada vez que iba a recogerla, no podía dejar de aprovechar la ocasión para echar una mirada a ese primor de trasero. Durante dos años, me había hecho multitud de pajas en su honor. No solo era  grande y duro, lo que en verdad enloquecía a los hombres era su manera de menearlo. Consciente y orgullosa de ser la dueña de semejante monumento, Patricia lo exhibía sin disimulo, vistiendo diminutas minifaldas y todavía más exiguos shorts.  Nadie era inmune. A todos, y yo no podía ser una excepción, se nos hacía agua la boca al disfrutar de la visión de esa morena cuando, con una sonrisa, nos entregaba a nuestros hijos. Era joven, no tenía más que veinticinco años y aun así desprendía una…
Sigue leyendo
anal

Relato erótico: “Prostituto por error 2: Helen, enculando a la gordita” (POR GOLFO)

  Capítulo dos: Helen, enculando a la gordita.   Los primero que hice después de irse mi primera clienta fue descansar, esa azafata cuarentona me había dejado agotado y confuso. Nunca me imaginé que me podría ganar la vida como prostituto y menos que me pagaran tanto por hacer algo que hubiera hecho gratis. Os tengo que reconocer que una parte de mí luchaba contra la idea de convertirme en un gígolo, pero el peso de los billetes en mi cartera fue razón suficiente para librarme de todos los prejuicios morales.   Me desperté sobre las doce y tras darme una ducha, decidí salir a visitar museos, no en vano la pintura era mi pasión favorita a la que no me pude dedicar por tener que estudiar una carrera que odiaba. Acababa de salir del MOMA cuando, caminando por la séptima avenida, me topé con una tienda de arte y sin pensármelo dos veces…
Sigue leyendo
anal

Relato erótico:”Gracias al padre 5, estuve con la hija y sus amigas” (POR GOLFO)

  Todo se había desencadenado, desde que Isabel se fue de mi casa, desesperada. Nunca en su vida había sido objeto de una degradación, así. Se sabía en mis manos, no había escapatoria, iba a ser mi esclava, y no podía evitarlo. Me tenía miedo, pero solo pensar en el ir a la cárcel, le aterrorizaba. Con este pensamiento, encendió su coche, dirigiéndose al apartamento de Patricia. Tenía que convencerle, que no había mas remedio que aceptar nuestra oferta. Eran amigas y socias, su destino era común, no podía dejarla en la estacada. Vivía cerca, por lo que solo tardó cinco minutos, en llegar. Preocupada, tocó el timbre. Conocía el edificio, a la perfección, allí mismo habían decidido ser socias durante una cena. Desde que se conocieron, habían congeniado a la perfección, tenían los mismos intereses, los mismos ideales. Sabía que iba a ser difícil convencerla, tenía unos principios muy sólidos,…
Sigue leyendo
anal

Relato erótico: “¡Un cura me obliga a casarme con dos hermanas! 2” (POR GOLFO)

  Capítulo 2. Mi hermano. Estaba todavía abrazado a ellas, cuando escuché el timbre del chalet. Y antes que me diese tiempo de levantarme, vi a Dhara salir corriendo de la cama mientras se ponía una bata encima. Creyendo que sería un error porque no esperaba ninguna visita, me relajé acariciando a Samali, la cual, recibió con gozo mis mimos y pegándose a mí, buscó reactivar la pasión de la noche anterior. Mi pene salió de su letargo en cuanto sintió la presión de su mano recorriendo mi piel. “Qué gozada”, pensé al leer en sus ojos el deseo y forzando con mi lengua sus labios, separé sus piernas y viendo que estaba dispuesta, la ensarté dulcemente. No llevábamos ni medio minuto haciendo el amor, cuando su hermana entró en la habitación y poniéndose de rodillas junto a la cama, dijo: -Esposo nuestro, un hombre que dice ser su hermano…
Sigue leyendo
anal

Relato erótico: “Animando a mi prima hermana, una hembra necesitada (POR GOLFO)

  MI LLEGADA Lo que en teoría debía de haber sido una putada de las gordas, resultó ser un golpe de suerte. Un día de junio  tuve una reunión con el jefe de recursos humanos . Nada más entrar a su oficina, el muy cabrón me informó que debido a la crisis iba a haber una criba brutal en el banco y que si no quería ir a engrosar la lista del paro, tenía que aceptar un traslado. Al preguntarle a donde me tendría que desplazar, me contestó que había una vacante en la sucursal de Luarca.  Aunque sabía que eso significaba un retroceso en mi carrera, decidí aceptar porque mi madre y sus hermanos mantenían la antigua casona familiar. “Al menos, no tendré que pagar un alquiler”, pensé. Al preguntar cuando tenía que incorporarme,  ese capullo me respondió con su peculiar tono de hijo de puta que el día…
Sigue leyendo
anal

Relato erótico: “El anito de Anita (05)” (POR ADRIANRELOAD)

Después de esa tarde, mi madre empezó a sospechar algo. Cada vez nos dejaba menos tiempo solos y nuestros encuentros eran más esporá así se fue terminando el verano y acercándose el momento en que Anita regresaría a su pueblo. Llego el último día en que Anita estaría con nosotros. En el transcurso de la mañana y la tarde no se dio la oportunidad de que tuviéramos un último encuentro, mi madre la tenía entretenida alistando sus cosas para el viaje y las encomiendas que llevaría de mi padre a su hermano y su concuñada. Pasaron las horas y mi mal humor aumento, así como la tristeza de ella. Cayo la noche, el tiempo se nos agotaba, ella partiría a la mañana así que decidí Estaba en mi cuarto intentando dormir, pero no podía. Daba vueltas en la cama buscando una posición que me permitiera descansar. La idea de que…
Sigue leyendo
anal

Relato erótico:”La tara de mi familia 8. la dulce wayan” (POR GOLFO)

  Capítulo 9. la dulce Wayan Me resultó imposible hablar esa noche con Makeda. Humillada, cabreada y preñada se negó en rotundo a darme la oportunidad de explicar los motivos de mis actos. Por mucho que lo intenté, no solo se negaba a verme sino que incluso cada vez que la llamé por teléfono intentando darle mi versión, sin esperar a que empezara a hablar me colgaba. Testaruda como una mula, creía que la había vendido. No era el hecho de llevar a mi hija en su vientre lo que la había sacado de sus casillas, sino el modo, el método por el cual se había quedado embarazada. Según Thule, me odiaba por no haberla defendido. Le parecía increíble que una mujer que en teoría iba a dar a luz a uno de los gobernantes del futuro, no pudiera haber elegido el momento para hacerlo, y que hubiera sido un…
Sigue leyendo
anal

Relato erótico: “La tara de mi familia 7. Inseminación forzada” (POR GOLFO)

  Capitulo 8. Inseminación forzada. Esa noche obligué a Thule a dormir a los pies de la cama, por lo que tuve para mí la totalidad del colchón por primera vez en semanas. En un principio me resultó raro no tener que compartir con nadie las sábanas, pero tras esos momentos iniciales, redescubrí la comodidad de dormir solo. No tuve pesadillas, ni premoniciones, quizás no tanto por lo anterior como por el cansancio acumulado de tantas noches de insomnio. El hecho es que eran más de las once de la mañana cuando Makeda me despertó, al levantar las persianas de la habitación. Estaba de muy buen humor, según ella por estar de vuelta a mi lado, pero no consiguió engañarme. La realidad fue que lo que le alegró fue descubrir que contra los que ella se había supuesto, Thule se había pasado la noche en el suelo. Y ya no…
Sigue leyendo
anal

Relato erótico: “La tara de mi familia 6/ Thule” (POR GOLFO)

 Makeda tardó en despertarse un par de horas, durante los cuales me puse en contacto con el hombre del cardenal en Aquisgran. Como no podía ser de otra forma, era un cura de una iglesia de la ciudad, que desconociendo las verdaderas intenciones de Antonolli, había hecho un seguimiento a mi objetivo. De esa forma supe donde y como encontrar a Thule, la titánide alemana. Seguía haciéndome gracia el nombre. La muchacha se llamaba como el reino mítico de los arios, que algunos confunden con la Atlántida o con Islandia. Muchos jerarcas de Hitler habían pertenecido a una sociedad secreta llamada la orden de Thule, una especie de franmasonería mezclada con esoterismo, y que había intentado encontrar infructuosamente el santo grial. Todo lo relacionado con la muchacha apestaba a nazismo y a superioridad racial. Tuve que reconocer que no era muy diferente a lo que estábamos intentado, crear con mi…
Sigue leyendo
anal

Relato erótico: “El anito de Anita (04)” (POR ADRIANRELOAD)

Seguimos besándonos apasionadamente, frente a la cama, testigo de nuestro y no sé cómo, pero abrí los ojos, y sin querer mire el reloj, ya era tarde, mi madre ya estaría por volver. - Tenemos que cambiarnos y arreglar le dije. Anita al darse cuenta de la hora, se apresuró en pararse, luego se inclinó completamente, para recoger las sabanas, y el camisón que llevaba se deslizo, dejando nuevamente su gran trasero blanco ante mis aun meloso, con su ano rojito, me dieron ganas de volver clavá pero no había tiempo, mi madre llegaría en cualquier Nos cambiamos y note que tenía cierta dificultad para - Oye, estas bien?... pregunte preocupado. - Me duele un es que me diste muy se quejó ella. - Lo siento, no pude me excuse. - No importa, ya se me En ese momento sonó el timbre, ojala que se le pase rápido, pensé... llego…
Sigue leyendo
anal

Relato erótico: “De discreta vecina a puta desorejada” (POR GOLFO)

Tania Las oportunidades que te da la vida llegan muchas veces de donde menos te las esperas. Este es el caso que os voy a contar hoy, cómo cayó en mis manos una preciosa mujer de veinte y cuatro años. La muchacha en cuestión, llegó a Madrid y a mi vida por un cúmulo de casualidades. En primer lugar tengo que agradecer que la multinacional americana de publicidad, donde ella trabaja, hubiese decidido reubicar las oficinas centrales en España a Madrid. Tania, al ser la encargada de una de las cuentas principales de esta compañía, no tuvo mas remedio que trasladarse con todas sus pertenencias desde su Barcelona natal. La segunda casualidad es que después de cinco años viviendo en un piso, su superior se comprara un chalet en las afueras y viendo que no tenía donde vivir, le aconsejase quedarse con el piso que él tenía para alquilar. Y…
Sigue leyendo
anal

Relato erótico: “El anito de Anita (03)” (POR ADRIANRELOAD)

Por la tarde mi madre se llevó a mi prima de compras, supuse que de ropa interior, después de lo que le había hecho a la que traía puesta esa mañana, de seguro necesitaría más. Esa noche me fui a dormir sintiendo un cargo de conciencia y algo de remordimiento por lo pero me justifique pensando que mi prima, inocente, inocente no era. Además era mejor que haya sido yo el que la desflore, antes que alguno de mis amigotes del barrio o de y antes que una zanahoria. - Bueno, ya paso, ya lo ¿y si se repite?, bueno ya se verá... lo importante es que no te me decía a mí mismo. Y dándole vueltas a estos pensamientos finalmente me quede dormido. A la mañana siguiente desperté, sintiendo una floreciente erección, algo aturdido sin saber que la había causado, pues no recordaba haber tenido sueño erótico alguno, mire…
Sigue leyendo
anal

Relato erótico: “Secreto de Familia: Encuentro con Rita 4” (POR MARQUESDUQUE)

A pesar de que el sexo con sus hijas era estupendo, a quién yo adoraba de verdad era a Sofía. No solo acostarnos, estar con ella era fantástico. Era una mujer culta, bella, sensible. Me divertía más y aprendía más con ella que con ninguna otra persona en el mundo. Nuestra relación duró 5 años, durante los cuales pasé mucho tiempo pensando que estaríamos juntos para siempre. Incluso estaba dispuesto a casarme con ella. Se lo comenté algunas veces, pero siempre me dio largas. Esto no puede durar para siempre, solía decirme. Tienes que encontrar a una chica de tu edad y formar con ella una familia. Yo me rebelaba contra esa idea. No quería más familia que a Sofía. A partir de los 2 o 3 años de relación, cuando la locura sexual se había ido diluyendo y ya rara vez intercambiábamos las parejas con mi hermano y sus…
Sigue leyendo
anal

Relato erótico: “Robando la leche de su madre al hijo de mi criada 12” (POR GOLFO)

Al llegar a casa, Simona y María me sorprenden con una fiesta. Al preguntar el motivo, me doy cuenta que es una encerrona y mi criada al intentarme calmar, sin querer me entrega su prosesión mas EL CULETE Al llegar a casa me encontré con Simona y María charlando animadamente en el salón sobre el puesto de trabajo que le habían ofrecido a esta última. Como observador imparcial, me percaté de una sutil diferencia en cómo se habían tomado cada una esa oferta. Mientras el rostro de mi amiga era todo alegría, el de la rumana destilaba orgullo. -Salgamos a celebrarlo- comenté encantado al ver confirmada el vaticinio de la rubia respecto a las custodios y su influencia en el éxito económico de las personas bajo su cuidado. -Mi señor, nos hemos adelantado y hemos organizado una fiesta- contestó Simona con una singular sonrisa en su boca. No tuve que…
Sigue leyendo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.POLÍTICA DE COOKIES

ACEPTAR
Aviso de cookies