Unos días más tarde había quedado con Laura de vernos nuevamente en la cafetería donde solíamos quedar, ella me comento que se retrasaría un poco en llegar, al llegar yo a la cafetería, estaban todas las mesas llenas, por lo me dispuse a sentarme en la barra, estando allí, entro la dependienta de la tienda de ropa de al lado, poniéndose a mi lado, supongo que en aquel instante no se había dado cuenta quien era el que estaba a su lado, por lo que me atreví a saludarla, girándose ella hacia mí, y descubriendo al lado de quien se había sentado, pues de inmediato note que se había puesto un tanto nerviosa, “estate tranquila mujer, y disfruta del refresco, que mi intención no es comerte” a lo que ella me dijo con una sonrisa sarcástica que tranquila ya estaba, lo único que no se esperaba verme de nuevo, y que desde luego que no la comería, la chica tenía sobre unos 30 años, llevaba el pelo con media melena y morena, debía medir sobre 1,60, se le intuían unos pechos bastante generosos, y no estaba nada mal, esa es la verdad, me presente, ella me dijo que se llamaba Sara y nos dimos 2 besos.

Empezamos a entablar una conversación, me pregunto qué cuantos años me llevaba con ella, si era mi novia, etc. “Sara voy a explicártelo, Laura es estudiante, está aquí cursando un máster y a la vez es mi sumisa mientras este aquí en Barcelona (no quería dejar a Laura como una chica guapa y tonta) y hace todo lo que yo le pida” a lo que ella exclamo:

“Tu Sumisa!!!!! estáis mas locos de lo que pensaba, creía que solo habíais tenido un calentón el otro día y entrasteis a desahogaros en mi tienda”

Yo.- “Sara, escúchame, el otro día yo por lo menos en tu tienda no me desahogue, pero no voy a negarte que ella si lo hizo y muy a gusto por cierto, y tampoco te negare que yo también disfrute de ello, tanto viéndola como sintiéndola, y además viéndote la cara de circunstancias que nos pusiste al oír como se corría y como nos mirabas al salir, puedo preguntarte ¿si te dio morbo todo eso?”

Sara.- “Morbo, lo que estabais salidos los dos, que morbo me iba a dar eso a mi …”

Yo.- “perdona pues si te ofendimos, no era esa nuestra intención, y tampoco lo es que ahora mismo estés tan nerviosa por lo que ya paso hace días”

Sara.- “No estoy nerviosa por eso Alex”

Yo.- “Entonces porque lo estas, no será por estar hablando conmigo de todo esto no?”

En ese momento entro Laura por la puerta, acercándose a mí saludándome y dándome un beso, y como acababan de dejar libre una mesa, mande a Laura a que la pillara y se esperara en ella hasta que yo fuera.

Yo.- insistí “por que estas nerviosa entonces”

Sara.- “por nada, debo marcharme Alex”

Yo.- “No será que la conversación que estamos llevando, que te está gustando, y por ello estas asustada? no has hecho nunca ninguna locura parecida? que harías si ahora mismo deslizara mi mano…?”

Sara.- sin dejarme terminar lo que estaba diciéndole “estás loco lo sabes?, y además tengo un novio al que quiero muchísimo y no se merecería lo que tú me propones”

Yo.- “sabes Sara, acabas de decirme que no te disgustaría y además estoy casi seguro que si te tocara sequito no lo encontraría”

Sara estaba ya muy nerviosa, y empezó a recoger su bolso para levantarse, cuando la cogí por la barbilla para que me mirara a los ojos y con la otra mano se la puse en la entrepierna por encima de los tejanos, frotándola un poco, cerrando ella los ojos, quite mi mano de su entrepierna, le di un beso, y le susurre al oído “tu también te dejarías masturbar y te correrías en mi mano si yo quisiera, eres tan perra como Laura“ seguidamente la deje allí y me fui dirección a la mesa donde me esperaba Laura, esta había estado mirándonos todo el rato, estaba celosa, lo note al instante, cuando me senté a su lado, rápidamente se abalanzo sobre mí para besarme, pero dejo sus ojos abiertos mirando a Sara en tono desafiante, hasta que esta se fue.

Laura.- “era la mujer de la tienda verdad? le gusta esa chica Amo?

Yo.- “que me guste o no debe serte indiferente, solo tengo una perra, y esa eres tú, por lo que si quisiera algo mas con ella, te lo haría saber no te preocupes. Has acabado con lo que estabas tomando?”

Salimos de la cafetería en dirección al apartamento que había alquilado, por fin iba a someter a mi sumisa como era debido, en la misma puerta antes de abrir, la hice desnudar en el propio rellano, cogiendo yo sus ropas y bolso, le mande ponerse de rodillas y entrar a 4 patas al apartamento, una vez dentro, le tape los ojos, hice que se incorporara quedándose de rodillas y le ate las manos en su espalda, coloque una almohada en el suelo para que pudiera apoyar su cabeza, y le separe las piernas, con mi mano le acaricie, y comprobé que estaba bastante lubricada, le coloque una pinza de colgar ropa en un pezón, a lo que soltó un grito, dándole yo como respuesta un azote en su precioso culo y diciéndole que no quería oírla, pues si gritaba me vería obligado a taparle la boca, le coloque una nueva pinza en el otro pezón, se tenso al sentirla en el, pero esta vez no chillo y se lo compense con una caricia en su sexo, mientras la estimulaba con los dedos de una mano, con la otra se los estaba metiendo en su coño, primero dos, luego tres.

Laura no tardo en pedirme permiso para correrse, a lo que me negué, le di varios azotes en su culo para bajarle la excitación, y aproveche para invadir su culito con un dedo, tenía el ano empapado de su propio flujo, pero su culito estaba muy prieto, nunca había entrado nada por allí, y era la primera vez que ella sentía algo en esa parte de su cuerpo, y la sobresalto al sentirlo, pero no dijo nada, empecé a follarla nuevamente por el coño con mis dedos, mientras poco a poco se le estaba dilatando también su ano, pues le estaba metiendo también ya dos de mis dedos dentro, cuando note que ya resbalaban bien, y no que no le hacía daño, saque de mi bolsa varios plugs anales de diferentes tamaños que había comprado, empezando a follarla con el más pequeño, Laura no paraba de gemir, le estaba gustando todo lo que le estaba haciendo, me obligaba a hacer pequeñas paradas para azotarla y poder frenar así su excitación, aunque ahora mismo hasta los azotes la excitaban aun mas, cambie el plug pequeño por el mediano, y lo fui metiendo lentamente hasta dentro, una vez allí se lo saque una vez y se lo volví a meter de golpe dejándolo insertado ya en su culo.

La cogí del pelo e hice que se pusiera de rodillas, le metí mi polla en la boca y empecé a follarla con ella, mientras le estaba estirado de las pinzas que llevaba puestas en los pezones, notaba que estaba ya a punto de correrse, además tal como la tenía en ese momento no podía pedírmelo, pero notaba como se estaba empezando a tensar, por lo que le saque la polla de la boca, la cogí por el pelo y le dije “zorra ni se te ocurra correrte, te estoy usando solo para mi placer, cuando me haya cansado entonces te daré tu premio solo si lo mereces, pero mientras tanto aguanta y que no deba repetírtelo” en ese instante empezó asomar alguna lagrima por su mejilla, pero nuevamente y esta vez cogiéndola por la cabeza empecé a follarla de nuevo, cuando yo estaba a punto de correrme le saque la polla de la boca y me corrí en su puta y dulce cara, mientras con mi polla le estaba esparciendo toda mi leche por ella, Laura mantenía la boca abierta por si se la metía de nuevo, cosa que hice para que me limpiara de semen mi miembro.

Luego por el pelo cogida, hice que se incorporara y la lleve hasta una silla que tenía preparada, en esta le había colocado anteriormente un consolador de unos 25 cm, el cual aguantaba fijado a la silla con unas correas, hice que se pusiera de cuclillas y emboque el pollon en su coño, presionándola de los hombros hice que sentara, ahora mismo la tenía con un plug en su culo y con un pollon en su coño, la ate con las piernas separadas a patas de la silla, le quite una de las pinzas de un pezón estirando de ella, con lo que nuevamente pego un pequeño chillido, luego le estire de la otra, y le coloque esas pinzas en sus labios vaginales, al final le coloque tres en cada labio, cuando supongo que ya pensaba que estaban todas colocadas le coloque una última, esta pellizcándole el clítoris, al mismo tiempo que se la colocaba le metí mi lengua en su boca, para así ahogar su posible chillido, y por último había comprado una especie de ventosas para los pezones vibratorios, se los coloque uno en cada pezón poniéndolos a máxima vibración, esto ya le empezaba a gustar mas.

Nuevamente, le di un beso y luego le dije “ahora voy a cenar pues tengo hambre, ni se te ocurra aprovechar para correrte mientras esta yo fuera, pues lo sabré al instante si lo haces” le coloque unos auriculares con música bastante alta e hice como si me fuera, pero en vez de eso me tumbe en la cama a observarla.

Después de un par de minutos Laura comenzó haciendo fuerza a levantar su culito y dejándose caer nuevamente, le costaba bastante pues estaba con las manos atadas en la espalda y a la vez sus piernas atadas a la silla, pero aun sabiendo sus límites empezó a follarse con el vibrador que tenía en el coño y a la vez el plug que le había insertado en su ano, cada vez le gustaba más, cuando notaba que estaba a punto de correrse se quedaba inmóvil jadeando por la excitación y el esfuerzo que estaba realizando, nuevamente comenzaba a darse placer hasta estar casi a punto de correrse cuando volvía a reposar nuevamente, durante unos 30 minutos al menos la tuve en esta situación, ella pensando que yo había salido no podía reprimirse y solo pensaba en darse placer, aunque estaba orgulloso de su comportamiento porque la chica estaba reprimiéndose, cuando sentía que su corrida estaba próxima, en una de estas veces me puse a su lado masturbándome, y cuando calcule que estaba nuevamente a punto le destape los ojos dejando que me descubriera allí a su lado, al verme del susto que se llevo se quedo inmóvil, aunque seguía jadeando, le aparte el auricular de uno de sus oídos y le dije “vaya pedazo de puta que estas hecha, no puedo dejarte sola ni un momento, que enseguida empiezas a follarte tu misma perra, ¿quieres correrte zorra?” a lo que rápidamente me dijo que no aguantaba más, que había sido buena y no se había corrido aún, mientras yo me estaba pajeando y corriéndome encima de sus tetas, cuando acabe me puse en cuclillas y le dije “ya puedes correrte perra” empezó a moverse nuevamente y cuando note que estaba empezando a correrse le empecé a quitar las pinzas con estirones, su orgasmo fue brutal, sus gemidos iniciales se convirtieron en una mezcla de gritos, gemidos, y espasmos, sus ojos se volvieron blancos durante unos instantes, en un momento casi pensé que había perdido el conocimiento, pero al cabo de unos segundos empezó a reaccionar nuevamente.

Laura.-”gracias amo, jamás imagine poder obtener un placer igual, este ha sido mucho más intenso de los experimentados hasta ahora, quiero más señor …”

Empecé a soltarla de las ataduras con la silla, y la mande levantarse, cosa que le costó un poco hacerlo, pues llevaba allí en esa postura con las piernas abiertas, y el falo en su interior casi ya una hora, además aun estaba con sus manos atadas a la espalda.

Le mande ponerse de rodillas en la cama y con la cabeza apoyada sobre esta, la empecé a follar con el plug que aun estaba en culo insertado, tenía las piernas, el culo, y su coño como si se hubiera meado, allí donde la mirabas estaba empapada a lo que le pregunte “seguro que te has meado cerda”

Laura.- entre gemidos “No mi señor, no es pis, es de mi orgasmo de antes, ahhh”

Retire por completo el plug sustituyéndolo con mi verga, le solté las manos de la espalda y le mande masturbarse con una mano mientras que con la otra quería que se apretara los pezones, mientras la cogí de la cintura para poderla encular mejor, de nuevo volvió a pedirme permiso, esta vez se la negué, esta vez quería ser yo el que llenara su culo antes con mi leche, así que empecé a follarla más rápido y a darle azotes en las nalgas hasta que le llene las entrañas con mi leche, retire mi polla de su culo viendo salir mis líquidos de su culo y seguí dándole azotes, cuando le pregunte si aun deseaba correrse, como casi ya no podía casi hablar pues estaba muy cansada me indico con la cabeza que así era, y le dije que tenía mi autorización para correrse, cosa que hizo casi de inmediato, pues Laura hacia ya rato que se está deshaciendo por dentro.

La deje descansar un rato después de toda la sesión, su respiración se fue espaciando poco a poco hasta que se quedo dormida en la misma posición en que había tenido su último orgasmo, mientras me senté a los pies de la cama a observarla.

Continuara…

Puntuar y comentar no cuesta nada, sin embargo yo almenos agradezco leeros y a la vez me anima a seguir contando la historia, gracias por leerme y por vuestros comentarios, tanto los públicos como los que me envias al mail.

Alex

Como siempre estoy a vuestra disposición tanto en el mail como en el msn, para lo que deseéis y sois bienvenid@s.

mar.lex.bcn@gmail.com