Después de 2 semanas desde aquel fin de semana con Cameron en la convención ya estaba planeando mi nueva presa, la relación con Cameron era idéntica a antes de que ocurriera todo, como si ese fin de semana nunca hubiera pasado, algo que su novio seguramente agradecería, pero a mi no me servia, eso no evitaba que aun rememorara aquellos disfraces y el sexo, pero eso ya era cuestión del pasado, en mi futuro me encontraba de nuevo con el mismo problema, ¿a por quien iba?, Pamela, Kate y Alexis eran las candidatas, pero mi jefa Alexis era el final del camino, no mostraba interés más que por las ventas, estaba a un nivel inalcanzable aun, y encima con Kate bajo las faldas, la había adoptado por no decir otra cosa, y era un versión más joven y voluptuosa, añadiéndole un rostro frío como el hielo y unos ojos verdes totalmente inexpresivos, por lo tanto solo me quedaba Pamela como opción, parecía un presa más sencilla, pero solo lo parecía.

Pamela era una MILF de 1º nivel, rondaría los 50 años pero a golpe de operaciones, gim y cremas tenia el aspecto de una de 30, solo si te acercabas mucho y te fijabas bien notabas la firmeza endeble de la piel, rubia de bote para disimular las canas, con peinados elaborados en una larga melena que caía por su espalda y se contoneaba junto al movimiento estudiado de sus caderas, con ojos oscuros como 2 aceitunas negras, y un cuerpo agradable a la vista, siempre vestida con trajes o conjuntos de 2 piezas ajustados, con faldas que llegaban a sus rodillas y generosos escotes dejando ver sus senos operados, perfectamente colocados de forma imposible para una mujer de su edad. Por si fuera poco su aspecto, su forma de moverse y hablar eran tan trabajadas y elegantes que parecían naturales, la forma de cruzarse de piernas, de encorvar la espalda sacando pecho, de caminar con los tacones o de mover las manos, acompañada de una voz aterciopelada y agradable, sin duda el ricachón que se hartó de ella por una más joven tuvo la tentación de hacerlo mucho antes, pero ella se había ganado con sus artes al menos unos 10 años más. De carácter era afable y muy agradable, en ese punto en que las mujeres dejan de hablar y son escuchadas, que tienen replica sagaz para cualquier comentario. Hugh, el compañero de oficina de una edad similar, se la había estado trabajando durante meses, pero ella no cedía, jugaba con el más bien, pese a toda la serenidad y el respeto que imponía, era una marioneta cuando ella quería y se terminaba cuando ella decidía, le tenia de chofer, pagándole comidas y cenas, me preguntaba como un tipo como el no se daba cuenta de que le estaban usando, y yo si. Eso me hacia pensarme mucho como atacar a aun mujer así, compartíamos poco tiempo, ella era de la mejores en venta telefónica y yo no, por lo tanto no hablábamos demasiado, por suerte, o por lógica, Luis, le jefe de todos, me puso varios dais en venta telefónica para ver si mejoraba un poco, ni se me daba bien ni me interesaba mejorar, lo mío era la calle y más las mixtas con Penélope, aun así iba preguntando fingiendo interesarme, y por fin Hugh se fue un día a ventas a la calle y me pude sentar a su lado, podría haberla abordado mucho antes pero una hembra así me vería a la legua, como le pasó a Hugh. Le hacia preguntas todo el tiempo, bromeando y siguiendo sus consejos, y pasadas unas horas ya charlábamos sin más.

-YO: eres increíble, les vendes lo que sea……- la dije tras colgar una de sus ventas.

-PAMELA: jajaja muchas gracias cielo – se lo decía a todos, así nos tenía embobados.

-YO: yo es que no puedo, esta mierda se me da fatal.

-PAMELA: no es cierto, vendes muy bien.

-YO: a la cara, pero por teléfono soy un inútil.

-PAMELA: si piensas eso nunca vas a cambiarlo, tienes que pensar que tienes a la persona delante.

-YO: ya, pero no la veo la cara, sus gestos, no se si voy bien o voy mal – todo cierto, tenia claro que cuanto más verdad dijera menos sospecharía.

-PAMELA: pero oyes su voz, la tonalidad, los sonidos, los silencios, es diferente pero se trata de lo mismo.

-YO: pues no atino, no tengo tu dulce y acaramelada voz jajajaja

-PAMELA: jajaja no es solo la voz, tienes que guiarlos, saber que quieren, o que desean y ofrecérselo – sonreía, sin duda era lo que había hecho durante toda su vida, no era raro que se le diera bien.

-YO: pues yo si no los tengo delante no se leerlo, y Luis se enfada conmigo, no quiero que me eche….- un poco de lastima, paso su mano por mi hombro.

-PAMELA: no seas tonto, no te van a echar, eres bueno, quizá solo te pongan en la calle, hay muchos que ni pasan por teléfonos.

-YO: quien sabe, no quiero jugármela, tengo que mejorar como sea……- la acaricié la mano en mi hombro, sonriéndola de forma falsa.

-PAMELA: pues para eso estas aquí, no te preocupes yo te ayudo – bueno, ya tenia predisposición a ayudarme.

-YO: no, muchas gracias pero estas trabajando, y no tienes que perder tiempo conmigo.

-PAMELA: no es problema……- la corté.

-YO: si lo es, mientras me llevas de la manita no llamas y no vendes, no voy a permitir eso – tono brusco, lo justo para hacerla pensar otra solución.

-PAMELA: pero entonces no mejoraras, hazme caso, yo te puedo ayudar – sus ojos eran sinceros, clavé mis ojos en ellos, dejando unos segundos como si me lo pensara.

-YO: esta bien, pero no aquí, en el trabajo no, no voy a perjudicarte – ya se había ofrecido a ayudarme, y si no era en el trabajo, o retiraba su ofrecimiento o tenia que aceptar hacerlo en otro sitio.

-PAMELA: como quieras, no se…tu tenias coche ¿no? – me costó no reírme, Hugh hoy no estaba, necesita chofer.

-YO: si, ¿por que? – sus ojos brillaron en una sonrisa muy leve.

-PAMELA: veras, Hugh me suele acompañar a casa…… – “te lleva mejor dicho” pensaba mientras su mano acariciaba mi espalda abandonando mi hombro y se apartó el pelo de la cara con un amplio gesto elegante con la cabeza – …….pero no esta hoy, si quieres puedes acompañarme y así hablamos…..- ningún hombre hetero se negaría ante su ofrecimiento, sin querer ella se pensaba que me estaba manipulando para tenerme de chofer, solo tenia que manejarme desde alli.

-YO: claro, no…no me importaría en absoluto….- agaché la cabeza sin mirarla directamente, con un tono de lelo para fingir ruborizarme, rió repasando con su mano mi brazo y seguir bajando.

-PAMELA: claro que si, veras como en nada vendes muy bien por teléfono……- una amplia sonrisa terminó con su mano en mi pierna y una ligera sacudida.

Volvió a su trabajo con una postura señorial y erótica, sabían que aun la miraba, el trabajo continuaba, pero yo estaba más pendiente de cómo camelarme a esa mujer, por ahora pensaba que me tenia en su mano, era mejor eso a que pensara que iba a por ella sin más, que fuera ella quien me sedujera a mi. No sabia si las rumores de mi le habían llegado, es difícil saber si partes como ligón de la oficina o como un adolescente inocente, eso seria crucial, y como no había turnos propiamente dichos, trabajamos hasta cuando ella quiso, yo hice 1 mísera venta y ella 12, cosas baratas, seguros de carnet o cosas de ese estilo, pero muchas más, a la hora de comer se puso en pie y me indicó que ella se iba ya, recogí presto a acompañarla, pareciendo nervioso, se puso un abrigo largo cubriendo su estilizado cuerpo, con un vestido rojo ceñido a su piel, como siempre, amplio escote y que le llegaba hasta las rodillas con unos zapatos a juego con tacones, la acompañé como un caballero abriéndola la puerta y metió su brazo entre los míos, para apoyarse al caminar, lo hacia de forma grácil y con clase, se subió al coche con más glamour del que merecía mi carruaje, y comenzamos a charlar, lo 1º agradecerle su esfuerzo, luego sobre trabajo, solo trabajo, me hacia el tonto preguntando obviedades de forma errónea para que me corrigiera, alargando la charla todo lo posible, me iba indicando hacia donde y teníamos a las afueras en una zona residencial con chalets, al preguntar me dijo que en divorcio de su ex se quedó con una de las casas, y llegamos a su domicilio.

-YO: ¿hemos llegado?

-PAMELA: si, es aquí, muchas gracias por acercarme….- se quitó el cinturón de forma sexi, no sabia que se podía pero si, ella lograba que cualquier gesto, por mundano que pareciera, fuera sensual.

-YO: a ti por los consejos pero me veo igual….

-PAMELA: eso es por que no te centras en la voz.

-YO: ya pero no puedo practicar si no llamo, y cuando llamo me quedo en blanco.

-PAMELA: pues practica conmigo – se cruzó de brazos y piernas dándome pie.

-YO: no, no serviría, te tengo delante y te veo, eso se hacerlo, lo que necesito es vender sin mirar – estaba hilando muy fino para que me invitara a su casa y no pareciera que lo provocaba yo.

-PAMELA: pues cierra lo ojos

-YO: no, miraría.

-PAMELA: ¿no eres capaz de cerrar lo ojos?

-YO: no, no ante una belleza como tu – el silencio y su mirada confusa me hicieron sentir especialmente orgulloso de mi jugada maestra, obviamente decir eso implicaba que iba detrás de ella, justo lo que no quería que pensara, pero a su vez era una evasiva socarrona y juvenil del problema de la llamadas, dependería de su reacción saber como me veía, si era el ligón de la oficina optaría por la 1º, pero si me veía como un cachorro asustado seria la 2º.

-PAMELA: no hagas el tonto, esos juegos te servirán con las niñas jóvenes pero yo estoy escarmentada…..si no quieres o te sientes incomodo con que te ayude, dímelo pero no busques excusas si te avergüenzas – analicé la respuesta, sabia de mis escarceos con el resto de chicas, pero ella se creía por encima y lo más importante, creía que yo tenia que pensar igual, por lo tanto asoció que mi negativa era por que su ayuda me hacia sentirme mal, ergo me veía como un cazador ve a un león, los dos acechaban pero ella me superaba.

-YO: lo siento, es que este tema me esta machacando, no se como mejorar y si no lo hago temo por mi puesto…..- mostrar debilidad ante ella era mi mejor baza.

-PAMELA: Alexis dice maravillas de ti, a tus espaldas claro, para que no te relajes, y Encarnación esta contenta…..

-YO: pero Luis es el jefe, y lleva los teléfonos – suspiraba agitado y angustiado, falsamente, claro.

-PAMELA: no te pongas así – plantó sus manos en mi brazo y mi espalda acariciando con suavidad – no es el fin del mundo.

-YO: para mi si, ¿vale? – sollozaba un poco pegado demasiado fuerte al volante para sobresaltarla.

-PAMELA: esta bien cálmate, te entiendo yo también lo estoy pasando mal, pero no te enfades – me serené un poco.

-YO: tienes razón, anda……. sal……….y descansa yo…………yo me voy a casa y….y no se……- hacia que el cuerpo me temblara.

-PAMELA: no, tu no te puedes ir así, estas de los nervios……nada, pasa a casa y te tranquilizas un poco, ¿vale? – a mire con una falsa lagrima cayendo por mi mejilla, pensando lo buen actor que tenia que ser.

-YO: no, no quiero molestarte más……- se inclinó para acariciarme el pelo con cariño.

-PAMELA: no pasa nada, así me haces compañía un rato, ¿vale?, me aburro en esa casa sola jajaja, pasa y tomamos algo caliente para templar los nervios….- me sentía pletórico pero tenia que disimular.

-YO: yo no…si tu quieres…pero no quiero……- me cogió la cara con una mano, alzándola con ternura.

-PAMLE: ya te he dicho que no pasa nada mi pequeñín, jajaja anda entremos.

Ese “mi pequeñín” era lo que buscaba, que me viera como un alma descarriada que necesita de sus cuidados, al bajar del coche me abrazó como haría una madre, y entramos juntos con ella acariciándome como a un perro traído de la perrera, mis ojos avistaron un cámara en la calle, entramos en su salón y me sentó en el sofá principal, ofreciendo a traer algo para beber, trajo una tila para mis falsas manos nerviosas, y charlamos un rato, trataba de distraerme y yo la seguía el rollo, la taza tintineaba en mi mano y eso me dio una idea, dolorosa pero podía funcionar, al beber la tila caliente di un sorbo largo, abrasándome los labios teniendo una excusa para dejar caer un hilo hirviendo en mi camisa, el calor penetró hasta mi pecho y dejé la taza en una mesa entre maldiciones.

-YO: ¡¡dios, joder, que torpe!!….- me separaba la camisa del pecho por que de verdad dolía.

-PAMELA: ainssss si es que estas muy tenso, ¿mira como te has puesto?

-YO: si es que soy un manazas…..- siseaba de dolor, ella dejó su taza también.

-PAMELA: ¿estas bien?

-YO: puf no se, quema…- se puso en pie correteando con los tacones resonando en toda a casa y regresó con un paño húmedo.

-PAMELA: a ver, deja que mire……- se sentó arrodillada a mi lado.

-YO: no, déjalo, si casi no me duele…..- mi cara, real, era de que si dolía.

-PAMELA: ¡¡quieres estarte quieto y dejar que eche un vistazo!! – la dejé abrir la camisa por mi pecho y al ver la piel enrojecida sopló.

-YO: ¿que tal esta?

-PAMELA: ufff, esta muy rojo, prepárate – pasó el paño con delicadez por la zona, sentí como mil agujas clavándose en mi piel, cogió mi brazo y me hizo rodearla con el para tener mejor poción y pasar el paño con cuidado entre mis quejidos.

-YO: joder con la tila…..- di un golpe en un cojín cuando dejó el paño apretado contra mi pecho con su mano.

-PAMELA: como te pones, son solo unos rasguños….

-YO: no es eso……es que el día que llevo es horrible, no vendo, te hago perder el tiempo y ahora estoy aquí, contigo nada menos, haciendo el ridículo……

-PAMELA: ¿y que pasa conmigo? – puso su puño cerrado en su sien apoyando la cabeza, intrigada a medias, lo sabia pero quería oírlo.

-YO: pues eso, tu….tan….guapa….y eso….- sonrió complacida, pero era orgullo lo que veía.

-PAMELA: muchas gracias, ¿no sabia que te parecía atractiva? –mentía, pensaba que lo era, y mucho, pero oírlo de un joven como yo, suele gustar más.

-YO: ¿estas loca?, eres la tía más buena de la oficina…….- mentí, pero se lo creía sin que yo lo dijera.

-PAMELA: jajajaja no seas grosero….pero me halagas, pensaba que con todas esa jovencitas no te habrías fijado en mi.

-YO: esas son solo crías tontas, niñas….me divierto pero con una mujer como usted….puf…..no sabría ni que hacer – era justo lo que quería oír.

-PAMELA: bueno, según dicen si que sabes tratar a una dama, y por favor, no me llames de usted….- movió un poco el paño pasándolo mas debajo de la zona aliviada.

-YO: ¿eso dicen?

-PAMELA: más de una, y no solo eso….también comentan otras cosas….- empezaba a jugar conmigo, tenia que cortarla.

-YO: ya, sobre mi polla, seguro……- tosió sorprendida.

-PAMELA: jaja bueno……si….según dicen……

-YO: son unas bocazas, pero así se sienten mejor.

-PAMELA: ¿por que?

-YO: por que si comparten y exageran las cosas se sienten menos avergonzadas, a la mitad no las pude ni penetrar del todo….- volvió a toser entre risas.

-PAMELA: ¡¡niño!! porbrecillas…..

-YO: pobrecillo yo, a ver que hago con todo el tema tieso y una chica llorando por que el duele de lo grande que es……así que ellas lo comparten, hablan y exageran, y así llevan mejor el tema supongo.

-PAMELA: pero es que depende de……como la tengas……puedes hacer daño a una mujer….

-YO: a una mujer de verdad, como tu, no, a ellas si, por que ven una polla grande y se vuelven locas pero no pueden con ella – ahí me la jugué, pero ella ya estaba jugando.

-PAMELA: jajja ¿yo? ¿Y que podría hacer yo mejor que ellas?

-YO: una mujer como tu se debe saber unos cuantos trucos – su mano subía y bajaba en mi pecho y sus ojos negros brillaban con fulgor – desvió la mirada ruborizada.

-PAMELA: alguno me se…- se gustaba -…….pero eso no te incumbe.

-YO: pues por eso estoy molesto, si tenía alguna oportunidad algún día, la he perdido.

-PAMELA: un poco de tila no cambia la opinan que tengo de ti, es más, hoy he conocido a un chaval honesto y agradable – apartaba el paño casi seco soplando en mi pecho, abriendo un botón más para ver que tenia debajo.

-YO: no bromees conmigo, no soy ningún bebe, te lo agradezco todo, pero no tengo nada que hacer contigo.

-PAMELA: ¿y por que no? – se le escapó pero siguió hablando – eres guapo, alto, fuerte, atractivo, y un buen chico.

-YO: pero no me deseas.

-PAMELA: soy demasiado mayor para andarme con esos juegos de desear o no, si quiero algo voy y lo tomo – según lo dijo apreté su cuerpo contra el mío y la besé, no se lo esperaba y al apartarse me soltó un bofetón, con clase y estilo, pero un bofetón.

-YO: yo…lo siento……..- se sonrojó un poco.

-PAMELA: no has debido hacerlo.

-YO: es que como has dicho…..eso…pensé…en tomar lo que quería…- fue a hablar pero entendió el mensaje confuso que me había dado.

-PAMELA: hablaba de mí, no pretendía que te confundieras…- se sintió culpable cuando entre la tila hirviendo y su bofetón mi labio se hinchaba.

-YO: disculpa, pero…….no he podido evitarlo…..eres hermosa….- sonrió fingiendo estar abrumada, pero disfrutaba de una sensación de coqueteo que le gustaba.

-PAMELA: anda, truhán, deja que vaya a por un poco de hielo….- se fue rascándose la cabeza, y apagando un sofocón dándose aire con la mano, “la duda empieza a nacer en su mente”, al regresar me dio un poco de hielo y me lo puse en el labio de mala manera, obligándola a cogerlo ella y pasarlo por mi boca.

-YO: no se que hubiera sido de mi hoy sin ti.

-PAMELA: eso es cierto, pero como sigas conmigo vas a terminar en el hospital – la broma no suavizó lo erótico de tenerla muy pegada a mi, pasando un hielo delicadamente sobre mi labio.

-YO: lo mismo tengo que ir llamando a la ambulancia jejeje – sonrió soplando sobre mi labio, y poniendo mala cara.

-PAMELA: que burra soy, tu labio parece una fresa.

-YO: así vamos a juego, los tuyos saben a fresa – un suspiró exasperado pasó por su cara.

-PAMELA: ¿es que no paras nunca?

-YO: normalmente no.

-PAMLEA: pues deja de decir esas cosas, yo no necesito a tontos que me vayan besando el culo.

-YO: ¿como Hugh?

-PAMELA: exacto…..- no quería decirlo pero ya estaba dicho -….es majo y agradable pero como el puedo tener a quien quiera.

-YO: entonces morirás sola.

-PAMELA: puede ser, quizá lo merezca, pero no voy a perder el tiempo, y tu eres demasiado joven, no sabrías que hacer conmigo, ¿recuerdas?

-YO: podría intentarlo al menos….- mi mano buscó su trasero, me azotó la mano y me señaló con el dedo.

-PAMELA: quieto, o te suelto otro guantazo.

-YO: ¿merecería la pena?

-PAMELA: ¿el que te pegue?

-YO: no se…..si por un beso es una bofetada, estaría dispuesto a pagar el precio….- su cara era de cansancio, no podía más con aquel juego.

-PAMELA: pero yo no, al final me dolería la mano……

-YO: eso solo me incita a volver a besarte.

-PAMELA: déjalo ya.

-YO: pues deberías de apartar tu mano de mi pierna si quieres que deje de acosarte – miró hacia abajo y vio su mano apoyada en mi muslo, muy cerca de la punta de mi polla marcada totalmente dura, la apartó rápido.

-PAMELA: lo……lo siento – pero ya era tarde, no miraba otra cosa que aquel bulto -……¡¡dios!!, si que es grande.

-YO: ya te lo dije, ¿quieres verla? – el ofrecimiento la pilló mal ubicada, lo justo para no negarse así que me la saqué tan rápido que solo le dio tiempo a tartamudear un “no”, al verla se llevó las manos a la boca, trataba de apartar la vista pero no podía, una sonrisa apenas audible la delataba

-PAMELA: ¡¡¡madre mía!!!

-YO: pues esta erección es culpa tuya.

-PAMELA: no, yo no pretendía……- se paró a pensar- …..¿y por que es culpa mía? – era la 1º que al decirla eso, no asentía, me preguntaba.

-YO: me metes en tu casa donde te aburres sola, me frotas el pecho media hora, me mojas los labios con un hielo, y me dices que tome lo que quiero mientras tienes tu mano en mi entrepierna…….no se…..algo de culpa tendrás…..- esta vez si asintió con la cabeza.

-PAMELA: pero yo no quiera esto…..te, te tienes que ir…..- se puso en pie apartando la mirada.

-YO: ¿y a donde pretendes que me vaya con esto así?

-PAMELA: ¿y a mi que me importa?, es cosa tuya….

-YO: y tuya, ahora no me puedes dejar así.

-PAMELA: pues vete al baño y pélatela un rato, renacuajo.

-YO: ¿y con que me motivo?

-PAMELA: ¡¡no si encima pretenderás que te ayude!!

-YO: no estaría mal – se volvió airada levantando la mano sin saber donde pegar, por que solo miraba mi polla.

-PAMELA: serás……¡¡¡cerdo!!!

-YO: mira, no te estoy obligando a nada, quieres que me vaya pero entiende que no me voy a ir con esto así, así que para irme tiene que bajar y esta no baja si no descarga.

-PAMELA: pues no tengo nada con lo que puedas aliviarte.

-YO: estas tu, no se, quizá unos besos……- estaba colorada.

-PAMELA: ¡¡¡¿pero tu te crees que yo soy idiota?!!! ¡¡largo de mi casa o llamo a la policía!!

-YO: adelante, me encantará ver como se lo explicas…..- dudó unos segundos -….seguro que las cintas de la cámara de fuera se ve como me has metido en tu casa.

-PAMELA: si, pero no para acostarme contigo…- la imagen de la escena en su cabeza se complicaba – ….¡¡¡dios!!!…..- se sentó sobrepasada tapándose la cara.

-YO: yo también me metería en un lío si aparece la policía, tendríamos que dar explicaciones y si se enteran en el trabajo nos pueden echar a ambos, ¿todo por unos besos y caricias?, ¿no es más sencillo que me ayudes y me marche? – abrió los dedos mirándome entre ellos a la cara por 1º vez desde que mi rabo estaba fuera.

-PAMELA: ¿una paja y te vas? – aguanté la risa.

-YO: lo juro, además desde que me hice la vasectomía duro muy poco – mentira y encima la idea de follar a pelo se colaba en su cabeza.

-PAMELA: vale…….pero nada raro…..y como se lo digas a alguien……

-YO: ¿me has visto hablar de alguna mujer con la que me haya acostado?, son ellas las que hablan.

Suspiró profundamente, y se giró hacia mi, se puso como antes, arrodillada sobre mi costado, y cerrando los ojos comenzó a besarme la cara, lejos de mis labios, se fue acercando y con suavidad me abría la boca con su lengua, muy hábil, pero mientras ella se atrevía a más yo me pajeaba menos, ella lo notó y me miró con odio, pero mordiéndose el labio, agarró mi polla con una mano y comenzó una masturbación violenta y rápida, sus anillos me hacían daño y la cogí la mano para que lo hiciera con suavidad, mientras nos besábamos de nuevo, la posición no era buena así que se levantó el vestido hasta medio muslo para pasar una pierna por encima de la mía y sentarse en mi rodilla, para seguir con su trabajo, ahora con 2 manos, se pasó 10 minutos seguidos, sin lograr nada.

-PAMELA: dios…se me cansan los brazos….¿no decías que durabas poco?

-YO: claro, media hora como mucho…..- abrió los ojos dejando de meneármela.

-PAMELA: ¡¡¿media hora? no voy a estar media hora pajeando!!

-YO: es que si solo me masturbas, ……..no se, enseña algo de carne – me pegó en la mano que iba a su pecho.

-PAMELA: no, ni hablar.

-YO: pues sigue con la paja, pero ve a por algo de crema, a la última la salieron callos en las manos.

-PAMELA: dios….esto es una pesadilla….- lo decía, lo pensaría, pero su cuerpo no, en mi pierna sentía un calor creciente, húmedo entre sus mulos.

Se lo pensó mejor y se bajó la cremallera trasera del vestido, sacando los hombros y dejándolo caer a su cintura, mostrándome 2 tetas descomunalmente bien puestas, con un sujetador negro de encaje, y continuo masturbando, sus senos apretados uno contra el otro y bien elevados temblaban como flanes con cada gesto, y a los 10 minutos se cansó de nuevo.

-PAMELA: se acabó…..- se puso en pie, temía que se rajara, pero por al contrario, se fue bajando el vestido para dejarme el culo en la cara, con un tanga negro fino, el cirujano también había metido mano allí, ¡¡¡y que mano!!!

-YO: estas buenísima – se lo dije mientras mis manos amasaban aquella belleza obra del hombre.

-PAMELA: cállate – se giró sin apartar mis manos de ella.

Al arrodillarse entre mis piernas cogió mi polla con ambas manos y sin pensárselo se metió el glande en la boca, suspiré para hacerla creer que eso funcionaba, si, me excitaba, pero estaba muy lejos de correrme, no me sorprendió su gran habilidad para comérmela, incluso siendo grande media barra entraba y salía de su garganta, pero sus manos permanecían quietas, así que era placentero pero nada eficaz. Estuvo 20 minutos chupándola de formas casi indecorosas y nada, pero ya no había restos de rencor en su mirada, estaba decidida y dedicada, se quitó el sostén dejando al aire sus maravillas de la cirugía plástica, no bajaron un ápice de una posición de quinceañera, y me hizo una cubana deliciosa, apartando la barbilla por que le daba con la punta en la garganta, pasados otros 10 minutos se desesperó.

-PAMELA: mira…..esto no avanza……yo no puedo hacer más….- si podía y lo tenia escrito en su mirada, la cogí del la cintura y de un tirón me la senté a horcajadas encima mía.

-YO: algo se nos ocurrirá….- me besó sin a disgusto, mis manos en sus tetas no podían contenerlas, eran enormes y antinaturales, casi como las de Lara, pero las de mi juguete eran naturales, y las que tenía en la mano no casaban con aquella mujer.

-PAMELA: vamos a tener que follar, ¿verdad? – acarició mi rostro besándome repetidas veces.

-YO: lo dices como si fuera un suplicio, y lo estas deseando – sus pezones erectos y pellizcados no mentían.

-PAMELA: pero que sea rápido.

-YO: tengo que prepararte bien o te dolerá – asintió ruborizada.

Mis manos repasaron sus senos y ella movía su cadera friccionando con mi polla, estaba jadeando y gimiendo de placer y se sentía avergonzada por no poder evitarlo, mi boca se centró en un pecho mientras la mano libre bajó a su coño, el tanga estaba goteando y al meter los dedos se deslizaron con facilidad hasta el interior de su cueva, al sentir mis dedos apretó las uñas en mi espalda, metía el dedo corazón en ella mientras con la palma de la mano frotaba su clítoris, luego otro dedo y al 3º ya estaba lista, aparté el elástico tanga y mi polla se abrió paso en ella, lentamente la bajé de las caderas sintiendo como se abría, allí hacia mucho que no entraba nadie, y cada pocos centímetros ella subía para relajarse y volvía a bajar, pasada la mitad se la notaba mareada.

-PAMELA: ¡¡¡DIOS SANTO, PERO QUE PEDAZO DE POLLA, NO ME ENTRA!!! – la besaba el cuello para llegar a su oído.

-YO: ¿no me digas que eres más frígida que esas niñatas? – una fugaz ira de competitividad surgió de la nada.

-PAMELA: pero es que es enorme…..dios….¿ya esta toda? – sonreía al tirar de su pelo y clavar los ojos en los suyos, di un golpe de cadera tan fuerte que nos elevamos medio palmo del sofá y al caer entró toda, un gritó ahogado en mi hombro salió de su boca.

-YO: ahora, si….- repasaba su amplio trasero abriéndola las nalgas para que entrara toda, ella estaba roja y sollozando, con las piernas inquietas.

No se como se armó de valor, cuando se fue relajando, plantó las manos al respaldo del sofá, una cada lado de mi cabeza, con un movimiento largo de oleaje saco mi polla entera y sele enterró lentamente, suspiraba entre temblores pero se obligaba a seguir, una y otra vez hasta que la cadencia era de un movimiento continuado, la ayudaba con las manos pero poco más, había momentos en que no aguantaba más y dejaba de subir y bajar para besarme con lengua, girando la cadera con elegancia, susurrando palabras groseras sobre lo cabrón que eran, la verga que tenia y de que me enseñaba como follaba una mujer de verdad, ya estaba cabalgando de nuevo antes de darse cuenta, se retorcía entre mis manos y estaba gozando como hacia mucho que no hacia. Noté como unos espasmos leves en sus paredes interiores, se iba a correr, y la iba a dejar mansa, me aferré a su trasero con fuerza y mi cadera arrancó de 0 a 100 en poco tiempo, su cara de sorpresa casi me frena, pero sus arañazos en mi pecho y como se revolvía el pelo con movimientos de cabeza eróticos me indicaban que iba bien, al par de minutos se corrió como una fuente, se puso en pie frotándose el clitoris como un solo de guitarra sensual, para justo después volver a caer y empalarse.

-PAMELA: ¡¡¡¡¡OHHHHH SIIIIIIII FOLLAME, FOLLAME ASI, CABRON DE MIERDA!!!!

Me gusta ser obediente, la bestia apareció de la nada y estuve 15 minutos destrozándola entre gemidos, gritos y corridas, le daba azotes en el culo tan fuertes que se me adormecía la mano y sus tetas eran devoradas, al notar que me iba a correr me puse en pie con ella rodeándome con las piernas, la levantaba sobre mi cuerpo dejándola caer y ella gritaba que más fuerte y más rápido, me mojó todo el vientre con una sacudida de sus fluidos, y exploté con toda mi engreía dentro de su coño, ella misma me decía que la diera mi leche caliente, así que fui bajando paulatinamente el ritmo hasta que mi polla flaqueó. Al dejarla en el suelo su tacones resonaron y me besó con tanta alegría que se le había olvidado por que habíamos empezado.

-PAMELA: oh…….madre mia…….que manera de follar….- repasaba mi pecho con sus manos y lamía en la zona roja de la tila derramada.

-YO: sabia que tú no eras una mojigata, follas mejor que ninguna – otra de mis mentiras.

-PAMELA: y no me has visto esforzándome….me has cogido por sorpresa….no me volverá a pasar.

-YO: ¿volver? – mis manos no se apartaron de su culo.

-PAMELA: ohh si…..tú no te escapas, vamos a gozar mucho juntos.

-YO: ¿entonces no me voy. ni llamas a la policía? – sonrió cogiendo mi polla.

-PAMELA: ¿para que?, ya tengo porra, y los que nos vamos somos nosotros, a mi cuarto……

La seguí metiéndola mano, la textura de sus senos eran tan perfecta que no parecía que estuvieran retocadas, me pegué a su culo mientras la magreaba el borde de su cama con la polla ya dura, al verla sonrió feliz, se abrió de piernas dejando que mi polla la penetrara el coño desde atrás, aferrado a su pecho la estuve follando un rato, apretando su espalda contra mi pecho manoseando su senos y tirando de su pezones duros, hasta sacarla los orgasmos que pretendía, cayó sobre la cama a 4 patas y me comí su coño totalmente afeitado, con un clítoris enorme, lamí su ano y jugué con el hasta tenerlo abierto, estaba aun mas cerrado que su coño, me costó metérsela toda pero a fe que entró, entre lloros y suplicas, nada me paraba, y la metía y sacaba tan fuerte que su culo operado no dejaba de vibrar, el orgasmo anal fue increíble, rodó por el colchón poseída, frotándose en coño sin parar saliendo fluidos a borbotones de su interior, me lancé a lamer su coño sin dejarla respiros, otro orgasmo la hizo tirar de mi pelo tanto como besarla los labios de la cara, y la metí en su madriguera del tirón, me rodeaba con sus brazos y piernas siguiendo el ritmo de mi cuerpo, con un ligero suspiro ahogado con cada embestida, la cama temblaba y crujía cuando la bestia apareció de nuevo, se le pusieron los ojos en blanco y ya solo gemía, parecía una cuenta atrás y cuando el gemido era más agudo eclosionaba en otro orgasmo que la volvía loca y difícil de mantener quieta, estaba por venirme, así que la saqué de ella y me arrodillé poniendo mi verga entre sus senos, apretándolos con una cubana que recibió toda mi leche, manchando sus senos su garganta y su cara, pero lamía mi glande tragando la mayor parte, cogiendo mi rabo como un ente extraño, desorientada y sin saber que hacer, unos minutos de relajación y besos tiernos nos devolvieron a la serenidad.

-PAMELA: gracias………lo necesitaba.

-YO: un placer.

-PAMELA: no, en serio…….necesitaba un buen polvo, pero esto es demasiado…….me has quitado todas las penas – se abrazó a mi pecho cuando me acosté a su lado.

-YO: será un honor quitártelas siempre que quieras – nos besamos de forma lasciva.

-PAMELA: pobres niñas, con un hombre como tu, jajaja – seguía pensando que era superior, Penélope follaba mil veces mejor que ella, pero llevaba 4 meses triándomela, no era justo, pero Pamela solo había demostrado algo de movimientos de caderas, poco más.

-YO: no son rival para una mujer como tú, podría estas toda la noche follándote…

-PAMELA: quizá no te quede otra.

Efectivamente, me quedé toda la tarde y la noche en su casa, parecía que quería recuperar el tiempo perdido en un solo día y yo era su herramienta, cuando llegó el amanecer me demostró todo lo que sabia, y si, movía las caderas con gracia y no la chupaba nada mal, pero había catado mujeres mucho más atrevidas y expertas en el sexo, fue una decepción, pero al menos, me quitaba una más de la lista.

Tenia muchos frentes abiertos, todo sea dicho, entre el trabajo, alguna visita a mi leona, las chicas del piso, Penélope, y ahora Pamela, casi no pasaba por casa, apenas dormía y descansaba los fines de semana con mi familia, me equilibraba estar con ellos esos días, no solo físicamente si no que mentalmente me tenían centrado y con la cabeza bien amueblada, por eso cuando Dani, la sirvienta rumana de las mañanas, me dijo que necesitaba hablar conmigo estuve pensando mucho sobre que, el problema es que ahora con mi trabajo no coincidíamos nunca, así que la invité a ella y su familia a venir un sábado a comer a casa, a mi madre le pareció una idea genial, habían hecho migas muy bien Dani y ella, en parte por que se llevaba un pellizco de los beneficios de mi madre con los críos que cuidaba de las vecinas ricachonas. Por un día Dani fue la señora y mi madre la criada, no la dejó ni ayudar a poner o quitar la mesa, y eso que Dani lo intentó, en la sobremesa aproveché que mi padre charlaba con su marido y el crío entre los brazos, me llevé a Dani a la terraza, iba preciosa, con un vestido de flores holgado de cintura para abajo, un ligero escote y lo más arreglada que la había visto nunca, sin excentricidades que no necesitaba, con unos zapatos elegantes de vestir, sin tacones de vértigo pero si la estilizaban, con un recogido sencillo en el pelo rubio dejando caer un mechón en su flequillo, y sus ojos azulados tan despiertos.

-YO: ¿que tal todo?

-DANI: muy bien……yo estoy agradecida a ti – ya conjugaba pero tardaba en hablar y no siempre tenia concordancia.

-YO: no se merecen, te has portado bien con mi familia y conmigo.

-DANI: y tu familia conmigo también, ser buenos y no tratarme como dueños, si no como familia.

-YO: si, nunca hemos sido muy señoritos…..

-DANI: madre ser increíble, me quita trabajo, y ahora esto de hoy, yo muy feliz – casi sollozaba y me abrazó dejándome sentir su cuerpo pegado al mío y un olor afrutado que me agradó, le devolví el abrazo levantándola un poco del suelo.

-YO: ¿entonces todo va bien? – la pedí que se sentara en la hamaca mientras yo arrastraba una silla de plástico para sentarme frente a ella.

-DANI: yo si, marido no trabaja, no encuentra de lo suyo, pero con lo que yo gano aquí nos va bien, y el cuida de nuestro hijo.

-YO: ¿se portará bien contigo…? – no me gustaba como la miraba.

-DANI: si, si, el bueno, se enfada conmigo por que dice que yo soy muy servicial con ustedes.

-YO: espero que no se moleste.

-DANI: no pasa nada, el no sabe nuestro acuerdo, nadie sabe.

-YO: ¿y por eso me quieres hablar conmigo, por nuestro acuerdo? – era una de las ideas que se me habían pasado por la mente.

-DANI: si, yo ser feliz aquí y ganar dinero suficiente………yo solo quiero decirte que gran señora mandar mensaje, y ofrecerme mucho dinero por volver a decir cosas de ti – cerré los ojos, Eleonor volvía a la carga, desde que Dani me dijo que teníamos que hablar lo presentía.

-YO: ¿y por que me lo dices y no has cogido el dinero? – me cogió de la mano casi echándose a llorar.

-DANI: yo estar contenta aquí, se han portado bien conmigo y mi familia, no ser normal en mi vida, y yo querer agradecer, aunque venir bien dinero, pero ser más importante tu familia…………. – casi me echó a llorar yo, aquella extranjera con 1 solo sueldo dando de comer a 3 bocas rechazaba una oferta de dinero por sentirse en deuda, no solo conmigo, si no con mi familia – …………en estos meses yo sentirme querida y respetada, madre ser apoyo, padre ser cariñoso y amable, hermana defenderme de señoras en ascensor muchas veces.

-YO: te lo agradezco de corazón Dani, esto significa mucho para mí.

-DANI: yo sentir mal, recibir mensaje hace semanas, y no decir nada, no quería pero necesita pensar – cuando se ponía nerviosa costaba seguirla hablando, la besé la mano para tranquilizarla.

-YO: no pasa nada, es normal, 1º has mirado por tu familia, no te puedo culpar por ello, pero ahora estas aquí y me lo has dicho, ¿que es lo que quería?

-DANI: ella pedir que yo informara de tu vida otra vez, ella decía que enterarse de despido y de que señorita Lola….o Casandra, se fue.

-YO: ¿y que la has respondido?

-DANI: yo decir que si, pero para no levantar sospecha, si digo que pienso, quizá, no se lo crea después – tenia sentido.

-YO: ¿y le has informado de algo?

-DANI: si – dijo triste – pero yo solo confirmar que tu trabajo perdiste y Casandra no volver, pero eso ya me dijo ella, yo solo lo afirmé.

-YO: joder, esta loca no me va a dejar nunca…- pensé unos segundos -……bien, por ahora infórmala de todo…… – pensé mejor – ……menos de la guardería de mi madre………… – negó rápidamente para que supiera que no había dicho nada de eso, tenia sentido, si se llevaba un pico no querría quedarse sin ese dinero -…… si hay algo que dudes me llamas y te digo si se lo cuentas o no, por ahora no tengo nada que ocultar de ella, o no que sepas tu, así que tranquila, coge el dinero y gástalo bien.

-DANI: ¿tu no enfadado? – parecía casi sorprendida.

-YO: no me ha hecho gracia que no me lo dijeras desde el 1º día, pero lo que cuenta es que me lo has dicho – me puse en pie besándola en la frente.

-DANI: tu ser muy bueno, yo ser tonta – se levantó y me abrazó sollozando, la calmé rodeándola con las manos y tranquilizándola, pasando mis manos por su espalda.

Quería serenarla antes de volver dentro para que no se la notaran las lagrimas, así que como ella no se separaba, yo tampoco, estaba rodeando mi cuello secándose con mi camiseta, y con el roce mis dedos notaban su espalda y el sujetador bajo el vestido, al bajar el inicio de sus bragas, con sus senos aplastados contra mi, moviéndose con cada respiración entre cortada y sus muslos apretados contra los míos, con mi verga palpitando en uno de ellos, una cosa es lo que mi mente quisiera y otra a lo que mi polla reacciona, así que notaba como se me empezaba a poner dura, quise apartarme de ella pero me tenia tan firmemente agarrado que me daba cosa separarme bruscamente, así que pensaba en cosas poco eróticas, incluso parecía que bailábamos, no se cuanto paso, a mi me parecieron días, pero seguramente fueron 10 minutos de tenerla entre mis brazos, gimoteando, hasta que por fin se separó de mi, ya más tranquila, la sujetaba de la cintura mientras la decía alguna broma para ver su bella sonrisa, y se retocaba los párpados para evitar que se le corriera el maquillaje.

-DANI: ¿estoy bien? – me preguntó pensando en su aspecto.

-YO: eres preciosa – fue lo que me salió, sonrió un poco alejándose del todo y di gracias a dios, un par de minutos más y me la cepillo delante de su marido, no me resistí y la acaricié la cara con una mano mientras le secaba un resto de lagrima de su mejilla.

Entramos y charlamos un largo rato entre todos, tomando un café y compartiendo bromas y anécdotas, mi padre se ofreció a darle trabajo en la empresa en que el trabajaba, mi padre no era el dueño pero si llevaba tanto tiempo allí que era muy respetado, el marido dijo un ”si, muchas gracias”, muy semejante al “ya le llamaremos” de las empresas en las entrevistas, al acabar y despedirse la di otro fuerte abrazo para que Dani se fuera tranquila. Recogí el salón por orden de mi madre y me fui de cabeza al piso de estudiantes, sin llamar ni nada, iba encendido por ese abrazo tan emotivo de Dani, me abrieron para subir, me daba igual que fuera fin de semana, iba a destrozar a Lara, pero al subir, y saludar sin mirar, fui a su cuarto y lo encontré vacío, busqué a otro ser vivo y me encontré a Naira sentada en el sofá del salón viendo una película de dibujos enterrada bajo 3 mantas.

-YO: hey canaria, ¿como te va?

-NAIRA: pues aquí, de fiesta, ¿no lo ves? – la ironía no era su fuerte.

-YO: ¿y Lara? – me miró con cierto desdén.

-NAIRA: no esta, ha salido con Alicia, andan detrás de un chico que le gusta a Alicia…….Lorenzo o algo así.

-YO: ya, algo me dijo….- ya me lo había presentado, y su sola mención me daba repelús, un chico majo, agradable, apuesto y bien parecido, “un capullo”.

-NAIRA: así que hoy te quedas sin fiesta……- repito, la ironía no era lo suyo –……..además, ¿que haces aquí un fin de semana?

-YO: joder, ¿no puedo venir a ver a mis amigas?

-NAIRA: no, vamos, que nunca vienes si no esta Lara, como andáis…….liados.

-YO: bueno, que tengamos nuestras cosas no significa que no pueda venir a verte a ti, por ejemplo.

-NAIRA: ¿has venido a verme a mí? – me miró conociendo la respuesta.

-YO: esta bien, tienes razón, pero también eres mi amiga, y he estado dando clases de conducir gratis – la broma la relajó el rostro.

-NAIRA: es verdad, lo siento…es que estoy en esos días…- era obvio, sus amigas de caza en fin de semana y ella sola en casa sentada en el sofá con el pijama y mantas, viendo películas de niños y con una tableta de chocolate a la mitad en la mesa.

-YO: pobrecilla, ¿y te has quedado sola?

-NAIRA: si, Mara andaba por aquí pero ha salido de fiesta con unos amigos que han venido de Ibiza, tenias que haberla visto, iba rompedora …….– Mara no tenia pecho pero sabia vestirse para dejar boquiabierto a quien fuera –…… y mírame a mi, aquí echa un asco ……..– la miré girando la cara, no se lo podía negar, despeinada, con la cara lavaba y ojeras, con una mueca de dolor constante, me dio tanta lastima que se me bajó el empalme de golpe.

-YO: ¿y puedo hacer algo por ti? – sopló agarrándose el vientre mirándome pidiendo auxilio.

-NARIA: no, bueno……….no puedes hacer que no me duela…..- en eso tenia razón, pero no iba a dejarla allí como una cría de oso pillada en una trampa.

-YO: no puedo hacer que no te duela, pero puedo estar contigo – me senté a su lado en el sofá, su cara era confusa.

-NAIRA: ¿y que vas ha hacer, estar ahí sentado?

-YO: eso mismo, ¿y lo que necesites? me lo dices – sonrió levemente.

-NAIRA: no puedo pedirte eso……

-YO: una suerte que no lo hayas hecho.

-NAIRA: es sábado, y tendrás planes……….si venias a por Lara…….

-YO: eres mi amiga, y ya he sido demasiado descortés contigo……¿que peli es? – sonrió entendido que me importaba una mierda la película, si no que daba por concluida la discusión, me iba a quedar con ella.

-NARIA: eres un imbécil……- me dio un ligero puñetazo en el hombro – …….es la 2º de la china esa que se hace pasar por hombre……

-YO: ¿no jodas?, ¿hicieron una 2º?

-NAIRA: si hijo mío……y es mala como el demonio…..- se acurrucó en el sofá doliéndose y tapándose con las mantas.

Trataba de no molestar mucho y solo hacerla reír un poco, distraerla, traerla bebidas calientes, alguna pastilla que me mandó a buscar, y tuve que bajar a por mas chocolate, como no sabia cual le gustaba le compré 1 de todas las que encontré, casi se le salen los ojos al ver tanta chocolatina, y me abrazó dejándome ver por fin como iba vestida saliendo de debajo de la montaña de mantas, lo menos erótico del mundo, un pijama usado de lana gorda, manga y perneras largas, estas metidas por dentro de dobles de calcetines y con un camiseta interna, disimilando por completo todas sus curvas, solo de verla me daba calor, ella era canaria, el final del invierno de Madrid la mataba, pero yo era una estufa, emanaba calor, así que se quedó abrazada a mi unos segundos.

-NAIRA: dios que calentito estas – me frotó con las manos.

-YO: ya, es uno de mis dones.

-NAIRA: jo, además hueles genial – inspiró profundamente mi ropa.

-YO: gracias, al final me vas a sonrojar……

-NAIRA: que bobo, no en serio, huele muy bien.

-YO: es el desodorante, de esos que dicen que atraen a las mujeres en los anuncios.

-NAIRA: jajajaj ya, como si a ti te hiciera falta – se soltó y de inmediato se hundió en la torre de mantas, me senté a su lado, como me suele gustar, con un brazo apoyado en el respaldo.

-YO: pues no me va mal con el desodorante…..

-NAIRA: no es el desodorante, capullo, eres tu.

-YO: jajaja ya lo se, soy irresistible – me encanta decir las cosas como si fueran una ironía para hacer la gracia, pero que, en realidad, son ciertas.

-NAIRA: pues si tonto, podrías estar por ahí con cualquiera colgada del brazo y te pasas la tarde del sábado aquí cuidando de mi, no es justo ¿que mujer se resiste a eso? – lo decía en broma pero no había nada de mentira en lo que decía, y aunque no lo había buscado, era un detallazo.

-YO: oye, pues nada, si quieres me voy y que te den……- amagué con levantarme pero me cogió de la mano y me tiró al sofá de nuevo, pasándose mi brazo por encima de los hombros

-NAIRA: ni de coña te vas, tu cierra la boca y abrázame.

Se pegó ocupando el hueco bajo mi brazo en el respaldo y descansado su cuerpo sobre mi costado, con la cabeza en mi hombro/pecho, la rodeé con los brazos frotándole la espalda con una mano, buscaba calor, por que al minuto nos tapó a ambos con las mantas, ella parecía contenta con esa sensación de calidez y seguridad, pero yo me estaba asando, comenzaba a sudar y ella no tenia intención de moverse, había encontrado un estado de comodidad y no podía quitársela, así que aguanté viendo un programa de TV sobre los jóvenes de ahora y sus relaciones, un bodrio que ella puso, yo estaba sudando como un pollo, mientras ella le gritaba a la TV por cualquier tontería, yo le daba la razón y la seguía la corriente.

-YO: ¿y por que ves esta mierda si no te gusta?

-NAIRA: por que así me desahogo, son unos niñatos y las tías son retrasadas.

-YO: ¿no estarás celosa por que esas encuentran novio y tú no?

-NAIRA: para tener de novio a un yonqui que me trata mal prefiero estar sola.

-YO: joder, ahora que lo dices, no tienes novio ni nada, y no te he visto con nadie…..

-NAIRA: ¿y que?

-YO: no se, me parece raro, eres guapa y estas buena……- lo entendió como un halago aunque para mi era una mera observación.

-NAIRA: jajaja gracias, pero es que no encuentro a………. nadie especial.

-YO: es que eso de alguien especial es muy difícil, mírame a mí, Ana era el amor de mi vida, después Casandra, y ahora estoy solo otra vez.

-NAIRA: no estas solo, estas con Lara….- se separó un poco cambiando la postura.

-YO: no estoy con Lara, solo follamos – me miró torneando los ojos, confusa.

-NAIRA: es lo mismo.

-YO: no lo es, Lara no es mi novia, ni jamas lo será, es inmadura y una mujer débil.

-NAIRA: ¿y por que te acuestas con ella?

-YO: por que tiene unas tetas magnificas – me volvió a pegar.

-NAIRA: oye que es mi amiga, no te pases.

-YO: es la verdad.

-NAIRA: ¿y si se lo digo?

-YO: ¿te crees que no lo sabe ya? quizá aspire a que algún da me enamore de ella perdidamente, pero eso no pasara.

-NAIRA: entonces estas jugando con ella.

-YO: no, los 2 sabemos lo que hay, nunca le he dado pie a más, y si podemos divertirnos, no veo el problema.

-NAIRA: entonces, ¿solo tenéis sexo?

-YO: exacto.

-NAIRA: ¿y si ella se acuesta con otro?

-YO: bravo por ella, ya ves lo que me ha importado que haya salido de caza con Alicia.

-NAIRA: ¿y tu…….te acuestas con otras?

-YO: unas cuantas……- ¿por que mentir?

-NAIRA: que cabrón…….¿con cuantas?

-YO: pues ahora mismo con Lara y un par de chicas de la oficina.

-NAIRA: ¿solo?

-YO: ¿y cuantas esperabas?

-NAIRA: es que Alicia me ha contado cosas, de cuando Ana te dejó…- lo decía de puntillas temiendo abrir alguna herida.

-YO: bueno, estuve jodido un tiempo y se me fue la olla, iba detrás de cualquiera, pero gracias a dios se me pasó con Casandra.

-NAIRA: ¿y con cuantas llegaste a costarte a la vez?

-YO: pues……puf….a ver……estaba Jeni, Eli, Yasira, mi ex jefa del super…….

-NAIRA: ¿te tirabas a tu jefa?

-YO: si…..además de la hija del panadero, la vecina de abajo, la de la tienda de ropa……ah y las amigas de mi hermana……..alguna más que no recuerdo…….. y Casandra al empezar. – me miraba atónita.

-NAIRA: pero que bestia, ¿como podías…..?

-YO: pues tenía un calendario, horarios y tal, aunque siempre caía alguna otra y me descuadraba todo……- reía sonoramente.

-NAIRA: no idiota, digo…..ya sabes….con todas esas mujeres…

-YO: pues con cansancio y mucha bebida energética, de 2 en 2 o incluso 3……..

-NAIRA: ¿pero se conocían?

-YO: algunas, si.

-NAIRA: ¿y no les importaba?

-YO: pues si y no, a Jeni le terminó por hastiar, alguna no quería saber nada de lo que hacía con las demás, mientras tuvieran su rato conmigo, y a otras les encantaban los tríos.

La conversación duró horas, se retorcía y volvíamos al principio, me sentía muy cómodo y parecía que así la entretenía, luego hice la cena, la preparé uno de mis platos estrella, la tortilla francesa con queso rayado, al oler el queso casi vomita, me la comí yo, mientas le preparaba una ensalada con frutos secos y una manzanilla para clamarla el dolor, (Gracias Internet), le sentaron bastante bien por lo que nos acurrucamos de nuevo en el sofá, yo ya me quité la cazadora, y después de oler mi camiseta sudada también me la quité, secándome con una toalla, no le importó lo más mínimo apoyarse en mi torso desnudo.

-NAIRA: muchas gracias por todo, eres un sol.

-YO: ojalá pudiera hacer más, ¿te duele?

-NAIRA: ahora un poco menos, pero no se va, nunca se va, odio ser mujer……

-YO: no esta tan mal, sois bellas, oléis bien, nos tenéis embobados durante horas y lo mejor de todo, tenéis tetas….- rió alegre.

-NAIRA: ya, pero cada mes tenemos que desangrarnos, y este dolor……..¡¡¡además meais de pie!!! – ante eso ningún hombre tiene respuesta, y si la tenéis, por favor, decídmela.

-YO: lo siento….

-NAIRA: dios es que es tan molesto…..

-YO: ¿pero donde te duele…..por dentro?

-NAIRA: si…..no…..no lo se…puffffff ¿me haces un favor?

-YO: claro, dime….

-NAIRA: en el cuarto de baño de mi cuarto hay una manta eléctrica, ¿me la traes?

-YO: ¿una manta eléctrica?

-NAIRA: si, dicen que si aplicas calor en el abdomen se calma – sorprendido por esa revelación me fui a por ella, la enchufé cerca y se la di, ella se la puso por debajo del pijama directamente sobre la piel.

-YO: ¿mejor? – sonreía feliz.

-NAIRA: no……esta mierda no hace nada…..- me senté ofuscado y cansado, arrepintiéndome de haberme quedado – ………lo siento, no es culpa tuya.

-YO: es que no se que más hacer.

-NAIRA: ni yo……esto es un suplicio…..- se doblaba sobre si misma – …..¡¡¡¡Dios, que asco!!!! – empezó a pegar un cojín con demasiado fuerza.

-YO: para, para, que te vas ha hacer daño – aparté el cojín y me miró con autentico odio, luego se rindió sobre el sillón, sollozando de mentira, pero sentía que no estaba lejos de echarse a llorar de verdad.

-NAIRA: joder….no lo aguanto…….

-YO: ¿y que hago?…no se….¿te doy un masaje o algo? – como un resorte se incorporó con cara de niña pequeña pidiéndole dinero a su padre.

-NAIRA: ¿me darías un masaje?

-YO: si te ayuda.

-NAIRA: peor no me a ira……

-YO: pues tú dirás.

Sonrió odiándome menos en su mirada, con la habitual elegancia de una dama se desabrochó el sujetador y se lo sacó por debajo del pijama, soltando un bufido de placer y libertad que me hubiera costado sacar a alguna follándola, se dio la vuelta sujetándose el pelo y me senté a su espalda comenzando un suave masaje relajante encima de la tela, pese a que todo parecía llevar una connotación sexual, ella tenia el periodo y desde el principio sabía que no tendría sexo con ella, así que fui meramente un masajista en busca del bienestar, sin repasar las zonas erógenas, solo destensaba y colocaba sus músculos, sus gemidos de gusto se hacían claros, y como me enseñó Eli la zona del sujetador fue la más trabajada, al final metí el puño en la corva del final de su espalda y apreté lentamente escuchando sus lamentos hasta que crujió, soltando un alarido de inconmensurable gozo.

-NAIRA: oh, dios………que gustazo.

-YO: ¿mejor? – temía preguntar.

-NAIRA: pufff mucho mejor.

-YO: ¿ya no te duele?

-NAIRA: no, si que me duele, pero al menos un masaje que me llevo, vaya manos tienes, deberías ser masajista.

-YO: no podría contenerme con clientas tan guapas como tú – se dio la vuelta, doblando la espalda y regalándome una sonrisa que nunca le había visto.

-NAIRA: como sigas así al final te hago venir cada mes – seguía retorciéndose por la espalda.

-YO: ¿te ocurre algo?

-NAIRA: no, es que noto el lado izquierdo algo adormecido, será la postura.

-YO: a ver si te he jodido algo, siéntate de lado – obedeció, palpaba pero no notaba ni veía nada donde ella me decía.

-NAIRA: no, es más abajo…..- como no veía nada fui a subirla el pijama, pero se giró algo avergonzada.

-YO: ¿que te pasa? ni que no te hubieras quedado dormida borracha desnuda en mi cama……- se puso roja.

-NAIRA: eso fue la bebida……

-YO: no pasa nada, no voy a ver nada que no haya visto ya.

Cedió girándose para darme la espalda de nuevo, soltando la parte baja del pijama, levanté con cuidado hasta ponérselo en la nuca, dejando su bonita espalda al desnudo, palpé con las yemas de los dedos hasta que en un zona noté un bulto, fui dando ligeros masajes por la zona notando como se disipaba aquel punto, lentamente el masaje fue haciendo efecto y la dejé como nueva, bajándole el pijama.

-NAIRA: pufff ahora si que estoy en la gloria.

-YO: te sigue doliendo, ¿no? – no me la iba a volver a jugar.

-NAIRA: si, pero menos – se giró de nuevo y me dio un abrazo con los morritos puestos – eres increíble.

-YO: lo se – me palmeó en la espalda por seguir bromeado.

-NAIRA: ¿es que no te tomas nada en serio?

-YO: no, es más divertido así – sonreía al separarse de mí.

-NAIRA: no en serio, te agradezco mucho esto, lo necesitaba, ningún amigo hace esto.

-YO: es que en realidad quiero acostarme contigo, y así gano puntos…….- abrió la boca falsamente ofendida y empezó a pegarme con el cojín en la cabeza.

-NAIRA: ¡eres de lo que no hay, ¿no puedes dejar de gastar bromas?! – esquivaba “cojinazos” riéndome por que, siendo una broma, técnicamente era la verdad.

-YO: deja de pegarme, que te vas ha hacer daño – esperó a que bajara la guardia para darme un ultimo golpe en la cara.

-NAIRA: así aprenderás…- se volvió a doblar sobre si misma escondiéndose de una posible represalia entre las mantas, riéndose, hasta que el gesto de dolo reapareció.

-YO: ves, ya se te ha pasado pro pegarme – puso morritos de niña buena- no me mires así, ni que tuvieras lava ahí dentro……

-NAIRA: pues lo parece – espetó furiosa.

-YO: ¿y si combinamos todo?

-NAIRA: no entiendo…..- me senté en el esquinazo del sofá, abriéndome de piernas.

-YO: ven aquí, siéntate como cuando conducimos – me miraba de forma extraña – vamos.

-NAIRA: obedeció pegando su culo a mi entre pierna y la apreté del pecho para que se recostarla sobre mi torso desnudo.

-YO: bien ponte la mierda esa eléctrica.

Obedeció y luego nos tapamos con las mantas, la rodeé con los brazos por el vientre pegando la manta eléctrica, haciendo fuerza y soltando de forma rítmica, parecía que la calmaba, de pronto recordé la película que habíamos visto en que un mago se frotaba las manos con fuerza y al aplicarlas en la zona herida sanaba, me pareció gracioso, así que saqué mis manos de la montaña de mantas y las frotaba delante de su cara con energía.

-NARIA: ¿que haces?

-YO: curarte

-NAIRA: jajaja para, eso no funciona.

-YO: tú deja que cojan temperatura.

Sonreíamos, mientras ella se movía junto a mi respiración, más de 3 minutos frotándolas hasta que las sentía apunto de echar arder, metí mis manos debajo de la manta eléctrica por dentro del pijama, piel con piel, sintiendo el calor y su húmeda carne llena de sudor.

-NAIRA: no, por dios, que asco, estoy toda sudada – se tapaba la cara avergonzada, era irrisorio que, teniendo mi polla creciendo en su trasero, que se avergonzara de eso.

-YO: tranquila, no eres la 1º mujer a la que hago sudar entre mis manos – no era broma ni puse tono de broma, aun así, sus labios dibujaron una sonrisa muda.

Al sentir como la palmas de mi manos quemaban suspiró aliviada y fui dando pequeños apretones en la zona del vientre bajo, metiendo los dedos por dentro de la parte inferior del pijama, me aferraba con fuerza unos segundos y soltaba, como antes pero directamente sobre la piel, al sentir la presión aguantaba la respiración junto a ella, y al aliviar las manos soltábamos el aire a la vez, una y otra fue sucediéndose el mismo gesto, la susurraba cosas bonitas al oído, o directamente le daba un beso en la mejilla, mientras que por mi pecho resbalan gotas de sudor. Mis manos estaban ardiendo, entre las mantas, ella, y la manta eléctrica, era el interior de un horno, pero a fuerza del masaje le había hecho cerrar los ojos y suspirar aliviada cada una de las veces, con sus manos agarradas a mis rodillas apretando y soltando conmigo, y mi polla a punto de estallar en su espalda, debía de ser tan consciente como yo de esa fricción pero no dijo nada, solo estaba recostada sobre mi cuerpo, con los ojos cerrados y haciendo fuerza para mantener ese vaivén, casi se podría decir que me estaba masturbando usando su cuerpo. Me pase hora y media así, me estaba gustando darla placer sin necesidad de sexo, sintiendo ahora la gotas de sudor cayendo por su vientre, entre mis dedos, el tacto de su ombligo y casi juraría que al meter los dedos por debajo del pijama sentía sus bragas húmedas.

-NAIRA: para ya, debes estar cansado.

-YO: conozco maneras peores de estar cansado – rió halagada, metiendo sus manos junto a las mías, entrelazando los dedos, siguiendo el ritmo un par de minutos más.

-NAIRA: no, en serio, me encuentro mucho mejor.

-YO: como quieras….- saqué las manos al aire y al verlas se echó a reír, yo me quedé asustado, parecían las manos de un viejo, totalmente arrugadas y deformes, como si hubiera pasado 1 día entero en el agua.

-NAIRA: dios, jajajajaja ¿que te he hecho?

-YO: me has quitado la juventud de las manos, ¡¡¡devuélvemela!!! – la hice unas ligeras cosquillas con la nariz en el cuello.

-NAIRA: pobre mío, míralas – sujetó mis manos húmedas aun.

-YO: no es nada, boba, ¿tu como estas? – se giró y pude sentir por fin mi polla libre de su cuerpo, se sentó de lado sobre mis piernas y me volvió a abrazar con mucha fuerza.

-NAIRA: mucho mejor, de verdad, casi no me duele.

-YO: ¿casi? – el tono era de agotamiento desesperado, se separó lo justo para seguir abrazado a ella y estar cara a cara, deleitándome con su sonrisa.

-NAIRA: no se me irá hasta que pasen los días, pero te lo agradezco un montón – se quedó mirándome a los ojos, jugando en mi pelo con los dedos ya que tenia las muñecas apoyadas en mis hombros, mientras yo la mantenía erguida con una mano en su espalda y la otra acariciándola en una de sus piernas, desde la rodilla hasta su cintura recorriendo todo su contorno, sentada en mi regazo………… y de golpe, me besó, fue corto, alegre, inocente y rápido, pero al instante le cambió la cara – perdona……dios, lo siento…..- se quiso quitar de encima mía, pero la sujeté como pude ya que, momentáneamente, no tenia manos.

-YO: tranquila canaria, no pasa nada.

-NAIRA: no, si pasa, te he besado, dios, Lara me va a matar.

-YO: ya te he dicho que no te preocupes por ella, pero… ¿por que lo has hecho? – conocía la respuesta pero iba a jugar un poco.

-NAIRA: ¡¡¡¡no lo se……..se…….se me ha escapado…estas aquí, conmigo………me estas cuidando…..en calor…….tus manos…..dios,,,,,,,que vergüenza!!!! – se tapaba la cara de nuevo con las manos.

-YO: no tienes que avergonzarte…..besas muy bien.

-NAIRA: no…calla….esto no ha pasado, ¿vale?……- era una pregunta y un orden a la vez.

-YO: como quieras, no diré nada a nadie…..no le diré a nadie que eres preciosa, que eres una buena chica, que tienes unos labios carnosos y apetecibles, o que besas como lo deben de hacer las damas, lo suficientemente corto para no ser una más, pero lo justo para enamorar – me reía al decirlo por que se estaba poniendo roja a más no poder, sin saber que cara poner, si halagada, ofendida o simplemente confusa.

-NAIRA: eso…no digas nada – atinó a decir ruborizada.

-YO: nadie lo sabrá, pero una persona ya lo sabe.

-NAIRA: ¿quien?

-YO: yo – se le escapó un suspiro de quinceañera mordiéndose el labio, si no estuviera con el periodo ya estaría abierta de piernas, con el sonido de tragaperras de bar al dar el premio.

-NAIRA: no me digas esas cosas…..

-YO: ¿por que no? Son ciertas.

-NAIRA: pues por que no esta bien.

-YO: ¿que es lo que no esta bien?

-NAIRA: tu y yo…..Lara……..es muy confuso….y tu no eres de fiar.

-YO: en absoluto – hacia bien en no fiarse, llevaba un rato elevando las piernas para que lentamente se venciera sobre mí.

-NAIRA: usas a las mujeres.

-YO: no más de lo que me usan ellas a mi – estaba resultando, su cara cada vez estaba más cerca, una de sus manos dejó mi nuca para hacer fuerza contra mi pecho.

-NAIRA: seria otra de tu lista, no me quieres, eso lo se.

-YO: no estoy enamorado de ti, y tu no lo estas de mi, pero deseo besarte de nuevo, ¿y tu? – jugó con uno de sus dedos en mi mentón, venciéndose al fin sobre mi pecho con su cadera aprisionando mi rabo.

-NAIRA: no lo se…..¿me harás daño?

-YO: solo si me pides más de lo que pueda darte, ya sabes que no soy como los demás, tengo a 60 ahí fuera esperándome, y no voy atarme a nadie, pero ahora estoy aquí, a tu lado, sabiendo que no podré acostarme contigo, rogándote por un simple beso – se derritió como un hielo en verano, rascó con las uñas mi incipiente barba, cerró los ojos justo antes de volver a besarme, esta vez de forma lenta, sonora, con ternura y sensualidad.

-NAIRA: ¿por que los malos nos gustan tanto? – sonrió antes de volver a besarme, unas cuantas veces.

Mientras seguía acariciándola, al 4º beso nuestras lenguas hicieron contacto y la provocaron una sonrisa nerviosa, pero me sujetó la cabeza para elevarse un poco y besarme desde arriba, me gustó la sensación de tener el cuello estirado mientras le metía mi lengua para jugar en su boca, pasamos unos minutos así, besándonos de forma caliente, mi mano en su espalda fue a su nuca, y la de la pierna a su culo, amasando con delicadeza, ella quiso parar, fue descendido su calentura dando pequeños besos cortos, y tan lentos que sentía como sus labios se despegaban de los míos, hasta que se separó abriendo los ojos con un brillo especial, mordiéndose el labio, mirándonos sabiendo que los 2 deseábamos algo que no podía pasar, recorriendo con las yemas de sus dedos mi pecho.

-NAIRA: mira como estas……- creía que se refería a mi brutal erección, pero señalaba mi pecho, brillaba de sudor con gotas haciendo carreras ayudadas por la gravedad.

-YO: jajja necesito una ducha……..de agua fría a ser posible – por si no lo había visto me agarré el paquete.

-NAIRA: jajaja y eso solo con unos besos……

-YO: claro que tener tu culo pegado a mi rabo una hora larga mientras te metía mano no ha ayudado nada – soltó una carcajada nerviosa.

-NAIRA: pues donde quieras, están todos los baños libres.

-YO: ¿que hora es? lo mismo me compensa irme a casa…… – se lanzó a abrazarme.

-NAIRA: no……… por favor…… quédate……..duerme conmigo – por lo visto hoy el tema iba de abrazos, la rodeé con delicadeza metiéndola mano con cierto disimulo en la cintura y un muslo.

-YO: ¿estas segura? ¿que pensaran las demás?

-NARIA: me da igual, te has portado genial, te necesito a mi lado.

-YO: esta bien pero deja que me de una ducha – la cogí de la barbilla con el índice y el pulgar – besas demasiado bien como para poder dormir a tu lado tal como estoy – sonrió bajando la vista, sonrojada al sentir mis dedos pasar por sus labios..

Me estaba enamorando de su sonrisa, se puso en pie y yo tras ella, con la barrera bajada, un pantalón holgado y sin slip, iba a por Lara así que iba en modo “abre fácil”, soltó una carcajada al verme la tienda de campaña, la perseguí entre risas y luego me metí en la ducha de un cuarto, literalmente me di un agua fría, ni encendí el calentador del agua, me pasé 5 minutos tiritando bajo el agua hasta que mi polla me concedió un respiro y se bajó, me puse de nuevo el pantalón y al salir oí la puerta de la calle abrirse, no se me ocurrió esconderme, pero tampoco me hubiera dado tiempo, Mara apareció junto a un tío que la metía mano por mil sitios, Mara reía como solo hacia cuando iba borracha, entraron haciendo ruido, golpeándose con un mueble de la entrada y mandándose callar el uno al otro, serian como las 4 de la mañana, y al pasar a mi lado les saludé, ni me habían visto, al mirarme a Mara se le pasó la “borrachera” de golpe.

-YO: muy buenas noches, ¿Qué, a terminar la fiesta?

-MARA: si………este es………ju….ju….- o no se acordaba o no le salía.

-RUBÉN: soy Rubén……- me dio la mano, estaba tan borracho que no acertó a la 1º.

-MARA: eso……Rubén, lo iba a decir ahora mismo….- se tambaleaba por que su amigo no la sujetaba tan fuerte como antes y los tacones eran de vértigo.

-YO: pues nada, que os lo paséis bien, y usar protección….- Rubén se puso azul.

-MARA: y a ti que coño te importa……..no eres nadie ¿sabes?……..así que me voy a llevar a este hombre a mi cama y me lo voy a tirar, te guste o no……..- tentado estaba de echar al tío y dejarla dormir la mona, pero era su vida, y estaba muy rara desde que me vio follando con Lara, ahora la veía y parecía que quería devolvérmela.

-YO: pues que lo disfrutares…….- Rubén se la llevaba a la fuerza por que seguía recriminándome algo, no se el que.

Al quitarla el abrigo supe que Mara era el premio del día, aparte de los tacones iba con un pantalón largo de cuero negro ajustado que le hacían las piernas más evocadoras del mundo, con el culo respingón redondeado, coronado por un tanga bien marcado bajo la tela, la parte de arriba era un top banco con toda la espalda al aire, y como siempre bien peinada y arreglada aunque se apreciaba que había salido mejor de lo que había vuelto, se metieron en el cuarto y no volví a ver a Rubén en mi puta vida.

Me fui a la habitación de Naira, y al entrar vi como Naira estaba cambiándose el pijama por un camisón de satén, el pijama estaba empapado en sudor mío y suyo, como se había quitado el sujetador estaba en bragas, amarillas para variar, se puso el camisón largo y se tumbó haciéndose una bola en la cama.

-NAIRA: ¿que esperas, una invitación? ven a la cama – era una cama de 1.80, individual así que no es que hubiera mucho sitio, me tumbé a su lado y me tapó con 2 sabanas, una manta y una colcha nórdica, para terminar abrazándose a mi pecho.

-YO: pufff vaya noche me vas a dar.

-NAIRA: es que tengo frío.

-YO: ni que estuviéramos en el polo norte….

-NAIRA: ya sabes, soy de canarias y este tiempo a mi me sienta fatal……….no se…..además recuerdo que tu dormías desnudo…..- sentía su pelo hacerme cosquillas en la barbilla.

-YO: déjame el pantalón puesto, lo hago por ti, si no, no respondo.

Nos quedamos abrazados el uno al otro, ella se acurrucaba, y de vez en cuando se levantaba para darme un cariñoso beso en los labios, pero a mi el calor me estaba sofocando, saqué un pie por debajo de las mantas para sentir algo de frescor, la otra estaba aprisionada entre las piernas de ella. Fue cuando empezaron a oírse los sonidos, primero eran solo risas y comentarios inaudibles, Naira me miraba fijamente sonriendo pidiéndome silencio con los dedos en la boca, pronto reconocí los sonidos típicos de sexo, Mara dormía en la habitación contigua, y pese a ser muros gruesos el ruido era inconfundible, y la cama empezó a rebotar contra la pared, con gemidos y risas, casi todos parecían de Rubén, a Mara no se la escuchaba, y yo no aguantaba más, con Naira sobre mi y su cuerpo cálido y sensual, escuchando como Mara follaba, me sentí como debió sentirse Lara cuando Ana y yo estabamos viviendo allí, excitado y ansioso, pero solo tenia a una mujer con la regla a mano, mi polla estaba tiesa y las manos de Naira acariciándome no me ayudaba, al moverse y sentir mi verga dura se alzó sobre la cama para volver a besarnos, y mis manos recorrieron todo su cuerpo, sintiendo como ella se excitaba pese a dolor de la menstruación y como yo no podía más con su lengua ahogando mis suspiros.

-NAIRA: deja que te compense – una de sus manos bajó a mi polla, la acarició por encima de la tela.

-YO: ten cuidado, no quiero hacerte daño.

-NAIRA: me duele la tripa pero una paja se hacerla – me besó con tal fervor que ni sentí como me apartó el pantalón y se aferró a mi polla.

Aquella sonrisa, casi venenosa, que me tenia loco aparecía cuando dejaba de besarme, su mano era hábil y masturbaba con tenacidad, con cierto asombro en los ojos al sentir todo el largo de mi verga en sus dedos, por mi parte le había quitado el camisón y la acariciaba las tetas con delicadeza con una mano mientras la otra iba a sus nalgas, fue un vaivén maravilloso, con su mano subiendo y bajando lentamente por mi polla, a los 10 minutos los ruidos de la habitación de al lado se apagaron y por 1º vez escuché a Mara, parecía enfadada y cabreada, Naira y yo nos reíamos escuchando mientras no dejábamos de acariciarnos, estuve tentado de meter mis dedos en su entrepierna pero me contuve, la lentitud y la sensualidad de su mano me estaban matando, y llevar un calentón de más de 7 horas ayudaba. Escuchamos una bronca de Mara, o eso parecía, no se entendían las palabras pero si el tono, estaba ofuscada, le gritaba y al poco tiempo sonaron un par de portazos por el pasillo, permanecíamos en silencio, pero no quietos. Nuestras lenguas se fundían y sus senos coronados por unos pezones rectos y duros, eran masajeados sin piedad, mientras que mi polla ya daba cabezazos, al sentirlo cogió su camisón y me tapó la polla con el, mientras seguía masturbando, me corrí de forma tan placentera en su mano que cerré los ojos deleitándome de la sensación, con ella lamiendo mi cuello, dando un par más de pasadas con su mano en mi rabo, di gracias a dios por esa idea, me limpié con el camisón sin manchar nada más que su mano, dándome un ultimo beso largo y sensual se levantó para ir la baño a lavarse. Cuando regresó se quedó dormida casi instantáneamente, yo me fui a echarme agua fría, y con algo de sed y curiosidad me dirigía a la cocina, al pasar escuché unos sollozos, bebí algo de agua y al volver afiné la vista, era Mara sentada en un sillón, encendí una lampara y la vi llorando con una servilleta en la mano, y el rímel corrido.

-YO: ¿que te pasa preciosa? ¿Rubén te ha hecho algo? – bufó secándose las lagrimas.

-MARA: ojalá……el muy imbécil iba tan borracho que ni se le ha puesto dura…….. – rompí a reírme aunque se me pasó al mirarla a la cara.

-YO: no me creo que con una mujer como tu no se le levante…..

-MARA: ni yo……sabes, ¿te puedes creer que me he pasado 20 minutos comiéndole la polla y ni así……? – iba tan borracha que me lo dijo tal cual, ahora sabia por que solo se le escuchaba a el.

-YO: vaya, no sabes cuanto lo siento…….- me reía por dentro tanto que se notaba por fuera.

-MARA: no finjas compasión…..eres un imbécil.

-YO: ¿y yo que culpa tengo?

-MARA: por que vienes aquí y te follas a Lara y nos pones cachondas a todas y……y…..y luego salgo y pasa esto……..

-YO: pues elige mejor chica, ni que tuvieras que emborrachar a un tío para meterlo en tu cama.

-MARA: ya ¿y que hago?, ¿me voy a un bar, elijo a dedo. y le digo que se venga a casa? – lo dijo tan convencida de que eso no serviría que solté una carcajada enorme.

-YO: de cada 10 tíos a los que hagas eso, 9 se irán detrás de ti.

-MARA: pues no, eso no va así, te invitan, bebes, os conocéis…….pero hoy……¡¡¡¡joder!!!

-YO: tu misma…..- no me interesaba el tema y me iba a levantar para volver con Naira.

-MARA: de verdad que no lo entiendo – me senté otra vez – como puedo estar comiéndosela y que se le baje, ¿tan horrible soy?

-YO: eres guapa, no digas tonterías.

-MARA: ya, pero no tengo tetas……

-YO: ¿y si tuvieras tetas el hubiera bebido menos y se le hubiera levantado?

-MARA: si…..no…no lo se…..- se venció sobre mi abrazándome, “joder, vaya día”

La serené dulcemente, tanto que se quedó frita sobre mi pecho, la movía y no reaccionaba y apareció Naira con los ojos inyectados en sangre.

-NARIA: ¿que coño haces?

-YO: aquí tu vecina, que su chico ha tenido un gatillazo.

-NAIRA: y tu pretendes ¿relevarle? – estaba enfadada, entendía la confusión, y me parecía graciosa.

-YO: no, estaba consolándola y va tan bebida que se ha quedado frita.

-NAIRA: ah…….vale…….pues habrá que meterla en la cama, ya te ayudo, no es la 1º vez.

-YO: ¿le pasa a menudo?

-NAIRA: desde que te tiras a Lara esta rarísima, sale hasta tarde y viene con un chico diferente cada fin de semana – me incorporé con Mara en brazos, aferrándose a mi cuello de forma inconsciente, mientras Naira me abría camino, la dejé en la cama.

-YO: ya esta.

-NAIRA: no idiota, ayúdame a desnudarla.

-YO: ¿seguro?

-NAIRA: no te pongas modoso ahora, no puedo yo sola y no la podemos dejar así, esos pantalones la van a cortar la circulación.

Disfruté demasiado de ver a Naira solo con una bragas desnudar a Mara mientras yo la tenia sujeta, volví a ver los senos que engañaban de Mara, casi no le abultaban pero estar estaban en su sitio, y al quitarla el pantalón de cuero mi polla se frotó con sus nalgas duras y firmes, dejándola sola con un minúsculo tanga, me quedé mirándola más de lo debido tumbada casi desnuda en la cama, de inmediato cogió la postura de medio lado sacando el culo, siempre que la había visto dormir era así, Naira me dio una colleja y la tapó, mandándome al salón a esperar mientras la despeinaba y la desmaquillaba. Estaba tan tranquilo guardando en mi memoria el cuerpo de Mara cuando entraron de la calle Alicia y Lara, tan borrachas como los últimos visitantes, al verme se sentaron a mi lado en el sofá, Alicia con una falda elástica hasta las rodillas y una blusa negra atrevida, Lara con un vestido negro muy elegante con un escote descomunal sin sujetador.

-LARA: ¿que haces aquí? – apestaba a bebida y a porros.

-YO.: he venido a buscarte, pero no estabas.

-LARA: ya, hemos salido un rato.

-YO: ya veo, ¿ya estas drogándote otra vez?

-LARA: si, ¿algún problema?

-YO: ya sabes que no me gusta.

-LARA: me importa una medra, tu no eres mi novio ni nada, solo vienes a follarme – agarró mi rabo que no estaba aun relajado del todo y se puso duro de nuevo.

-YO: es cierto, pero no deberías……- se alzó a besarme y pese al mal sabor de boca la devolví el beso con lengua, acariciándola, no podéis culparme.

-ALICIA: vale, ya veo que sobro……

-YO: ¿y tu enamorado?

-ALICIA: es un patán, tontea con nosotras pero luego nada, es el que le da porros a esta, y me mete mano como un bebé – suspiró al soltar un hipo que apestaba a ron con limón – y yo estoy muy cansada, me voy a la cama – me besó en la mejilla y se fue, clavé mi mirada en su trasero mientras se alejaba, aquella falda se ceñía tanto que podía verse el temblar de las nalgas a través de la tela, “Lorenzo es retrasado”.

-LARA: vamos a mi cuarto……- paso su dedos por mi pecho.

La cogí de los mulos levantándola sobre mi cuerpo, me rodeó con las piernas mientras se agarraba de mi cuello, besándonos, la llevé a su cuarto y la tumbé boca arriba, sacándola el vestido de los hombros lamiendo su senos poniéndoselos duros, ya gemía antes de terminar de quitárselo y descubrir que tampoco llevaba bragas.

-YO: ¿sales asi?

-LARA: no, se las he regalado a ese chico, Lorenzo, me las ha pedido a cambio de porros.

-YO: niña traviesa……

Hundí mi cabeza entre sus senos lamiendo y chupando cada recoveco, amasando con las manos sus enormes pechos, a diferencia entre los suyos, naturales, y los de Pamela, operados, es como la diferencia ente una paella recién hecha y una recalentada, si, ambos están ricos, pero recién hecho es un pecado. Pero me detuve, suspiré profundamente y me alejé ante sus quejas, pero iba demasiado pedo como para levantarse a ir a por mi, regresé al cuarto de Naira, estaba sentada hecha una bola en la cama, me miró con rabia.

-NAIRA: ¿ya tienes lo que querías no?

-YO: no, solo he acostado a Lara, aunque sus tetas son increíbles, dios….es verlas y me vuelvo loco.

-NAIRA: ¿y por que no lo haces conmigo? – que fuera tan directa me confundió.

-YO: estas con la regla, no podemos…..

-NAIRA: no, ya…….hoy……pero otros días…..

-YO: ya hemos hecho algo, pero no se si podríamos, eres una buena chica, y no me gustaría estropear la amistad que tenemos.

-NAIRA: ¿no soy suficiente mujer? ¿Es eso?

-YO: no es eso, ……muchas se sienten abrumadas y no es justo para ti, estas dolorida y confusa, seria aprovecharme de ti.

-NAIRA: no soy un niña, se lo que quiero.

-YO: esta bien, cuando estés mejor y si quieres podemos intentarlo – se le iluminó la cara.

-NAIRA: ¿en serio? – se puso en pie abrazándome.

-YO: si, créeme que no me cuesta nada, es más, seria un placer, pero comprende que yo no busco una pareja estable, si buscas eso no lo encontraras en mi.

-NAIRA: tal vez……con el tiempo…..- la separé cogiéndola de la cara con ternura.

-YO: no, no quiero engañarte ni que te hagas falsas esperanzas como Lara, te tengo cariño y aprecio, eres lista y no quiero hacerte eso, no te quiero de esa forma – puso cara de niña decepcionada.

-NAIRA: pero tu me gustas.

No la dije nada más, no hacia falta, no tenia que ser brusco con ella, nos acostamos de nuevo y ahora si logré dormir unas cuantas horas del tirón, al despertarme tenia a Naira subida encima mía, dormida y con una cara preciosa, la besé en la frente cariñosamente, apartándola el pelo de la cara, pensando en lo dulce e inocente que era, quizá en otra vida, quizá si no me hubieran roto el corazón antes, quizá podría haber llegado a amarla, pero no lo hacia. No podía dormir más, así que me pasé horas acariciándola, pero más que por algo sensual, era una manera de centrarme, como si fuera una mascota, y mi cabeza empezó a volar, con tanto abrazo, sentimientos, menstruaciones y líos, no me había parado a pensar, en algo claro y evidente.

“No tenemos relación alguna, ni conocidos o allegados comunes, ¿como coño sabe Eleonor que me echaron del trabajo o ni siquiera quien era Casandra?, cortamos relaciones antes de que ocurriera todo aquello”.

CONTINUARA………..

PARA CONTACTAR CON EL AUTOR:

poesiaerestu@outlook.es