PORTADA ALUMNA2————————————

Sin título-LIZ: ¿te quieres estar quieto? – se desesperaba al intentar limpiarme la herida del costado.

-YO: joder, que escuece……

-ELI: así recordarás que no tienes que meterte en peleas – puso cara de madre mientras me quitaba la bolsa de guisantes congelados del ojo amoratado.

-YO: ¿y que debería de haber hecho?

-ELI: pues irte, corriendo si hace falta, no te hubieran pillado – tenia razón, era rápido y de gran zancada.

-LIZ: ya, y se deja allí a la niña corriendo detrás con los taconazos – se agachaba a soplar en la herida, es increíble como aguanté varios puñetazos directos a la cara sin dolor y ahora un poco de Betadine en la herida me hacia revolverme de dolor, adrenalina supongo.

-ELI: pues si, la niña de las narices hace que casi lo maten.

-YO: no ha sido para tanto – me empujó en el pecho evitando que me levantara de la cama, llevaban 2 días sin dejarme levantarme, desde que salí del hospital.

-ELI: tú cállate y quédate aquí sin moverte o la que te va a zurrar soy yo. – sonreí con ganas de darla un beso.

-LIZ: eso, que se te va a abrir la herida – me tapó la marca de la navaja suavemente con una gasa limpia y un poco de esparadrapo.

-YO: pobre de mí, vaya enfermeras más cabezotas me he buscado.

-LIZ: lo que te mereces, ¿como se te ocurre meterte en una gresca contra 3 tíos?

-YO: y yo que se, se pusieron tontos……..

-ELI: ¿uno no iba puesto?

-LIZ: si, el tal Javi dio positivo en las muestras de sangre en “speed”, se la toman para aguantar toda la noche de fiesta

-YO: se lo vi en los ojos, y su amigo llevaba pastillas encima.

-ELI: ¿y vas y te metes con ellos?

-YO: yo no me metí en nada, fueron ellos al verme con Lola.

-ELI: ya, la niña de los cojones, esta muy “subidita”.- no le gustaba nada su presencia, puedo decir que el sentimiento era reciproco.

-YO: no digas eso, estaba muy asustada, yo solo quería protegerla………

-LIZ: ya, es lo que pasa cuando te gusta una mujer.

-ELI: aun no me creo que estés colado por ella.- había contando que me atraía, tratando de que ellas me apartaran esa idea de la cabeza.

-YO: no estoy colado por ella – no me lo creía ni yo.

-LIZ: tenías que verle la cara cuando vinieron, estaba lleno de sangre, sucio y aun así la miraba con cara de bobo.

-ELI: ¿y ella esta enamorada también? – me enfadé golpeando la cama.

-YO: que no estoy enamorado de nadie, joder – guardaron silencio unos segundos, pero sabían tan bien como yo que me estaba engañando a mi mismo.

Me ayudaron a ir al baño, podía ir solo pero tenia un dolor espantoso al mover en el vientre, los hematomas se estaban curando y pasando del morado más oscuro a un amarillento horrible, y dolían en cuanto hacia fuerza, pero necesitaba moverme, desde que volví a casa con Lola y Liz me subió a mi habitación, no me habían dejado salir de allí, Lola se quedó el fin de semana cuidándome junto a Liz, pero ya era lunes y Lola regresó al instituto por la mañana, la cara de Eli al verme fue pavorosa, con un ojo aun hinchado, el vientre marcado de puñetazos y la raja en la piel del acero. Por miedo a saltarme los puntos primero y luego cuando se cayeron, a que se reabriera, de sexo ni hablar, en 3 días seguidos, iba con un calentón que ver media teta me la ponía dura, Liz se vistió normal para no provocarme, y dormía solo por el mismo motivo, avisé a mi familia de lo ocurrido y me vinieron a ver el domingo, la bronca, por no llamarlas de inmediato, fue casi peor que la pelea en si, y la pobre Lola aguantó el chaparrón que le cayó de parte de todas, la culpaban de lo ocurrido y yo la disculpaba, el único que me miró con orgullo fue mi padre, delante de mi madre y mi hermana no podía decirlo, pero se lo leía en el rostro, el me educó en esa forma de pensar, defender a una mujer aunque sea en tu perjuicio físico, no era el hecho de haber “vencido” en la pelea contra 3 incluyendo una navaja, era haber demostrado valor y hombría al enfrentarme sin temor a aquello y actuar como el consideraba que debía de hacer un hombre, pero si llega a decir algo de esto en alto mi madre le cruza la cara. Por suerte los días fueron un trasiego de amigos y conocidos, las chicas del piso de estudiantes, Teo y Manu, y algunas chicas más, hasta mi jefa se pasó al llamar para comunicar que estaba de baja durante una semana, lo que decretó el medico para recuperarme.

Me di una ducha repasando mentalmente la pelea, tratando de limpiar con cuidado las zonas magulladas, veía el rostro de Javi enfurecido, a cerdito estallándole la nariz del codazo, el grito de dolor de escuálido al golpearle los testículos, y sobretodo siseaba al recordar la sensación y el ruido del codo de Javi partiéndose, o lo que podría haber hecho para no recibir el tajo, que estúpido había sido, pero creo que Lola estaba a salvo, el padre de Teo se ocupó de todo, como sabréis era abogado de alto copete y estaba en deuda conmigo para siempre por el tema del ex de Eleonor, presentó cargos contra los 3, el mas grave contra Javi por intento de asesinato, aparte de consumir drogas, a cerdito por agresión y posesión de drogas, a escuálido, que era menor aun, le cayeron cargos menores, pero su cara era la peor de todas en el rueda de reconocimiento a la que fui, sus padres se presentaron y me pidieron disculpas personalmente, las acepté con educación, y me dijeron que lo iban a mandar a un reformatorio en Alemania, ofreciéndose a ayudarme en lo que fuera necesario, le pedí la padre de Teo que fuera mas indulgente con el, solo era una oveja, que había aprendido a las malas lo que puede pasar si sigues a un mal pastor. Por lo que se a día de hoy, Javi sigue en la cárcel y aun le quedan unos cuantos años, cerdito salió a los 2 años con la condicional y le volvieron a pillar trapicheando con drogas, me desentendí de saber mas de ellos, lo importante es que no volví a saber nada después del juicio.

Me puse un bañador para bajar a la cocina con Liz y Eli escoltándome, al llegar Dani estaba por allí, dejó lo que estuviera haciendo y pese a que ya me había visto antes acudió a mis brazos, agarrándome la cara y dándome una ráfaga de besos en la mejilla.

-DANI: ¿tu estar bien? – sentir su cuerpo y sus brazos, rodeándola con los míos, me hizo sentir bien.

-YO: si, tranquila.

-DANI: tu asustar….me, no volver ha hacer – no se si era a mi o al sueldo lo que temía perder.

Me sentía totalmente inútil sentado en la cocina mientras ellas me daban de comer y beber, no estaba tullido, pero no me dejaban hacer ningún esfuerzo, mañana tranquila en la terraza y luego a comer, siesta a solas, y al despertarme Lola estaba hablando con Liz en la puerta, me senté en la cama, me miraba como si me hubiera quedado paralítico, la llamé sin poder evitar la ilusión en mis ojos, acudió a mi arrodillándose en mi pierna con los ojos vidriosos.

-YO: ¿que te pasa rubia?

-LOLA: que me jode verte así – la alcé la mirada con ternura.

-YO: estoy bien, dame una semanita y ni se me notará – su rostro era angelical, la senté a mi lado abrazándola con cuidado.

-LOLA: no sabes cuanto lo siento.

-YO: tienes que dejar de repetirlo, no es culpa tuya.- se frotaba los ojos sin creerme.

-LOLA: ¿entonces estas bien?

-YO: ahora que estas aquí, si – sonrió calmando su rostro.

-LOLA: que bobo eres – la abracé de nuevo besándola en la larga cabellera, olía genial, Liz me miró desde la puerta cruzándose de brazos, era evidente el cariño que la tenia, ni yo podía negarlo, suspiré preparándome para lo que venia.

-YO: he pensado una cosa.- levantó sus ojazos para mirarme y me quedé perdido en ellos.

-LOLA: ¿el que?

-YO: me resulta muy duro que estés aquí, y no poder acariciarte, quizá deberías dejar de venir unos días, hasta que me recupere – la tristeza la invadió la cara.

-LOLA: pero yo quiero estar aquí contigo, cuidarte y darte mimos – me hacia cosquillas en un hombro.

-YO: lo se rubia, pero necesito descansar.

-LOLA: ¿y Liz y las demás? ¿A ellas les has pedido lo mismo?

-YO: Liz y Eli cuidaran de mí, no te preocupes, del resto olvídate.

-LOLA: ¿y por que ellas si se pueden quedar y yo no? – “por que a ti te quiero, y a ellas no”, quise decirla.

-YO: es mejor así, te llamaré cuando ese bien, no te preocupes.

-LOLA: esta bien………si quieres me iré, pero llámame, por favor.- su suplica me punzó en el corazón.

-YO: claro que si rubia – sonreí mientras la mentía.

Me besó suavemente y se fue sollozando, Liz la acompañó y la oí hablar abajo, cuando subió me encontró llorando, no podía evitar que me cayeran lagrimas, Liz se sentó a mi lado y me abrazó con ternura.

-LIZ: ¿la vas a dejar?

-YO: no era mía como para dejarla……

-LIZ: ¿y ya esta?, ¿no la volverás a llamar?

-YO: es lo mejor para ella

-LIZ: ¿o para ti?

-YO: no soy bueno para una chica así, no ahora estando como estoy, necesita cuidados y un novio que la enderece, y yo no quiero ser ese hombre, no otra vez.

-LIZ: eres lo mejor que la ha pasado nunca, y no hablo de sexo.

-YO: es joven y guapa, encontrara a otro.

-LIZ: no otro como tu, aunque no quieras admitirlo no eres un desalmado, ningún tío se metería en una pela de navajas con las manos desnudas por un ligue de una noche, o por una entre tantas, y ella lo sabe igual que yo.

-YO: eso no fue así………..yo no quería………no pretendía……..- estaba sin palabras, me mostré débil ante Liz y me enfurecía por ello.

-LIZ: es inútil que lo niegues, la quieres.

-YO: peor no quiero quererla, soy el carbón rompe corazones, no amo a nadie, soy libre, ¿me oyes? – mi tono era brusco.

-LIZ: si es así ¿por que la alejas? – “¡¡¡POR QUE NO QUIERO QUE ME HAGAN DAÑO!!!”, pensé lleno de furia, bufé rojo de ira, con el puño cerrado.

Liz se asustó un poco pero me tranquilizó, colocando mi cabeza en su regazo mientras me atusaba el pelo, escudriñaba mi mente, que se rompía, estaba claro, pese a mis denodados esfuerzos no había superado aun lo de Ana, me había afectado mucho más profundo de lo que estaba dispuesto a admitir, ¿que estaba haciendo con mi vida?, construí un corazón de hielo y no dejaba entrar a nadie, negándome a sentir nada por alguien, y podía haber seguido así si aquella chiquilla no me hubiera derretido con su mirada y sus malas formas, era guapísima y daba mucho morbo en el sexo, nada que no tuviera o podría conseguir ¿pero por que era diferente para mi? Esa pregunta era la que me tenia perplejo, perdido, Lola era una choni, una tribu urbana con muy mala fama, en poco más de 1 mes con ella ya había tenia varias broncas y una pelea que terminó casi en desastre, era tosca, cabezota, poco refinada en su forma de ser y comportarse, hasta podía ser violenta para defender lo suyo………claro………….era eso, leal, fiel, fuerte…….era justo lo que Ana no fue. Mi mente se expandió dejando que todo el ruido que tenia fuera disipándose, lo veía claro, la quería por que reventaría la cabeza a alguna con un bate antes que traicionarme, eso me hizo esbozar una sonrisa, pero me presentaba un problema, ¿quería o no estar con Lola?, la quería, ya no podía negármelo más, pero podía dejar de quererla, si conseguía comprometerla, si se fijara en otro y me demostrara que no era tal su amor por mi, quizá dejara de quererla, si, lo supe como una verdad escondida en mi mente que ahora parecía clara. Me animé tanto que Liz notó mis besos en sus muslos, y mis dedos acariciando sus piernas, olía a hembra necesitada y eso me enervó, mi polla empezó a crecer incontrolable y Liz se arrodilló ante mi, halagada y excitada.

Succionaba con animo y jugaba con su lengua con astucia, me senté en la cama y se desnudó para seguir chupando con energía y haciéndome una cubana con sus oscuros pezones, continuaba lamiendo el glande y una explosión de semen la llenó la cara, se lo lamió con los dedos mientras lo degustaba y acarició más hasta tenerla dura otra vez, no tardó demasiado, me tumbó en la cama y se metió mi rabo por el coño, cabalgando con cuidado pero haciendo vibrar nuestros cuerpos, se empezó a correr, le acariciaba donde le llegaba y volví a descargar en su interior, sin dar tiempo a más me besaba y se puso a 4 patas, la penetré el culo mientras la azotaba y me divertía con sus orgasmos anales, de la rabia me dolía el estomago pero seguía para volver a correrme en su ano, caí roto de cansancio y dolor en la cama sudando, Liz lamió mi torso, con ojos de lujuria, besándonos con dulzura, comenzamos así mi “recuperación”, descansamos toda la noche y por la mañana me sosegó con una mamada deliciosa, al llegar Eli y verme con Liz se animó a revolcarse con nosotros, la verdad sea dicha, ellas disfrutaron más que yo, me sentí como un mero consolador para ellas, apenas me movía, y Liz hacia diabluras con su lengua en Eli, pero al menos empezaba a coger tono, fueron pasando los días y entre las 2 me devolvieron mi esplendor, apenas me dolía el cuerpo y no se notaba nada de los golpes.

Para el fin de semana llegó un aire del desierto o algo así, y en pleno diciembre estabamos a 25º grados, anunciaban un frente frío para el domingo, se me ocurrió montar un fin de semana con mis amigos en mi casa, tipo barbacoa y piscina, quiera y necesitaba a mis amigos cerca, ellos me ayudarían con mis planes, comencé a llamar, Teo accedió si llevaba a su novia, Manu también vendría, sobretodo le pedí que trajera a Lucas, un amigo nuestro, Italiano, castaño de ojos verdes y un ligón de 1º, y ya puestos las chicas del piso de estudiantes, para ellos mi casa eran unas vacaciones, y quien sabe, algún rollo podría caer. Yo mismo llamé a Alicia que habló con las demás y todas accedieron aunque ella, al saber de Teo y su novia, no quiso ir, pero era un buen plan y sabía que no faltaría si todos estaban allí. Lo hablé con Dani que aceptó ir también sábado y domingo por las mañanas a recoger lo que, sin duda, seria un desfase de fiesta.

Dani me acompañó al mercado e hicimos algo de compra, sobretodo carne fresca para la barbacoa de la terraza que no había usado nunca, llamé a todos preguntando que querrían y que cosas comprarían ellos para traerlas, encima de la casa no iba a ponerlo yo todo, Dani se quedó un rato más organizando la cocina y yo guardando todo lo valioso y frágil de la casa, éramos muy dados a romper cosas, preparé los cuartos para albergar al mayor número de personas que entraran, y eran muchas, el sofá que rompí, lo sustituí hacia unas semanas por un sofá cama muy barato que no pegaba con el resto del piso. A contar, en el dormitorio principal, la cama de 3×3 donde yo y 2 o hasta 3 podrían dormir, los 2 dormitorios del otro lado del piso de arriba con una cama cada uno pero una era de matrimonio, el dormitorio de abajo con una cama de matrimonio y los 3 sofás de abajo, 1 sofá cama y otro que no lo era pero tan amplio como para poder dormir sin problemas alguien no muy grande. Por ultimo llamé a Lola que acudió encantada, casi sorprendida de mi llamada, acudiría a buscarla al salir del instituto el viernes y pasaría el fin de semana entero con nosotros, la pobre no sospechaba que mi intención era liarla con Lucas para así demostrarme que no me quería y quitármela de la cabeza. Mandé a Liz a su casa le viernes por la mañana no sin antes un trío con Eli, y así tener vía libre y una cama más, se fueron y bajé la cocina a ver a Dani que estaba radiante con algo menos de ropa debido al calor.

-DANI: ¿yo ir ya, yo venir mañana misma hora?

-YO: si, y te pido disculpas anticipadas.

-DANI: ¿por que? tu ser bueno – me acarició la cara con una sonrisa que derretiría los casquetes polares.

-YO: te pediría perdón por las cosas que se me ocurren que podrían pasar, pero las disculpas las necesitaras por las que no se me ocurren, y van a ocurrir – torció la cabeza, creo que sin entenderme del todo, pero comprendiendo que la casa iba a ser una locura.

Cuando se fue, preparé un poco la casa para la fiesta, y se me ocurrió un cartel con esperanzas vanas, que coloqué en la puerta de cristal de la terraza

Las chicas del piso de estudiantes fueron las primeras en llegar después de comer, sobre las 17 horas, ataviadas como si fueran a una excursión, mochilas, maletas y bolsas, todas con ropas informales, Lara se me abrazó con fuerza, haciéndome sentir que se me cortaba el aire con sus senos, pero la solté al ver a Alicia entrando al ultima, detrás de Naira, la canaria, las saludé a todas pero hablé solo con ella.

-YO: al final has venido.

-ALICIA: ya, que iba a hacer si no, ¿quedarme en casa? – puso cara mustia al soltar una mochila, la abracé dándola un solo beso en la mejilla, así me gusta diferenciar al resto de mujeres con las que me importan, a las que me dan igual 2 besos de cortesía, y las que me tiro directamente en la boca, pero a las “mejores” un solo beso y abrazo, y desde que ya no tengo tantas amigas, si no amantes, el circulo se había reducido en mi madre, mi hermana, Alicia y alguna otra novia de buenos amigos a las que dejaba en paz.

-YO: pues te he echado de menos, esta es tu casa – la rodeé con un brazo girándome al resto – cuando no este yo la que manda es mi hermanita, que os quede claro a todas – sonrieron pero entendieron el sentido de mi tono, Alicia era la mas sensata que había conocido nunca, me fiaba de ella al 100%.

-ALICIA: y yo a ti cielo, mi hermana viene luego cuando salga del trabajo – me mostró su sonrisa falsa, con los años aprendí a diferenciarlas, cuando sonreía de verdad lo hacia igual, pero las arrugas en los ojos solo aparecían cuando era sincera, ahora solo quería aparentar.

-YO: genial, pues si viene antes de que vuelva la abres.

-ALICIA: ¿pero te vas? – cuando cogí las llaves del coche me miró horrorizada.

-YO: claro, estaba esperando que llegara alguien, tengo que ir a por Lola, que se quedara con nosotros – Lara soltó un “puf” desaprobándolo, las pocas veces que Lola vio a mis amigos fueron momentos fríos y tensos, en mi grupo social Lola no estaba bien vista – así que la casa es tuya, ya sabes como va el telefonillo, e id cogiendo sitio en las habitaciones, apretaros en ellas, no se cuanto vendrán al final.

Me fui a por Lola con el coche, al verla de pie con unos shorts cortos, un top abultado con el biquini ya puesto y una mochila me alegré mas de lo habitual, no sabia por que, la recogí y la besé con la fogosidad que requería, no era una mujer normal, su fuego era mayor, con decir que cada vez que la recogía o la dejaba me besaba acariciándome la polla, no hace falta decir mas. Al volver y subir ya habían llegado mas personas, Manu y el amigo suyo, Lucas, que aparte de ser alto, guapo y de cuerpo trabajado, tenia la carcajada mas contagiosa del mundo, era mucho más cercano a lo “choni” de lo que quería hacer ver, la pareja perfecta para Lola. Mara, la hermana mayor de Alicia, salió a recibirme con los brazos extendidos y dando los 2 besos como los daba, casi sin rozar los labios y apartando bien la cara, era demasiado elegante y estilizada para dar un fuerte abrazo o un beso disonante, que diferente era a mí. Lola me preguntó que donde ponía sus cosas, arriba en mi cuarto, obviamente, aunque no sabía muy bien como íbamos a dormir, mi plan era otro. Para mi sorpresa estaban todos en el salón, sentados y quietecitos, hasta parecían gente seria y formal, Alicia había cogido las cosas que trajeron de comer y lo había organizado en la cocina, sobretodo la cantidad enorme de botellas de alcohol y latas de cervezas que trajeron, cogí el mando del equipo de música.

-YO: ¿que coño os pasa? – me miraron atentos – no se su pone que esto es una…………….¡¡¡¡FIESTA!!!!- pulsé el botón del play subiendo al música hasta sentir el suelo temblar, tuve que gritar para que me oyeran. – ¡¡¡ESTAIS EN VUESTRA PUTA CASA!!!

Desde ese momento la cosa se animó, empezaron a correr los cubatas, las latas y la música, Lara sin tapujo alguno bajo de arriba con solo el biquini puesto, un conjunto de hilos con tan poca tela que no le daba para taparse los enormes pechos, al verla todos los tíos se quedaron mirándola atontados y todas las tías corrieron las habitaciones a cambiarse, Lola caminó hasta mi y la di una copa de ron que le encantaba, bailó para mi quitándome la camiseta, pasando sus dedos por mi pecho y agachándose bastante poco para besarme tiernamente en la herida ya cerrada. Cuando el resto de chicas fueron saliendo, en biquinis de mil maneras, por alguna razón esperaba ver a Alicia con alguno de los que me enseñó aquella vez con Ana, pero salió con uno blanco tipo braga y sujetador antiguos, bonita, como siempre, sus caderas eran exuberantes, pero palidecía antes las tetas de Lara, o el cuerpo fino y esbelto de Naira, la canaria, con un biquini tan escueto como brillante amarillo. La pero parada fue Mara, no tenia ni las caderas de su hermana, ni las tetas de Lara, ni el encanto canario, solo un culo prieto y unas piernas bien torneadas ayudaban a disimilar que era la que menos pecho tenia de todas, incluyendo a Lola que desde que la conocí hasta ahora le habían crecido notoriamente, Lola se quito el top y los shorts delante de todos, dejando ver un biquini rojo tan llamativo como embellecedor, su cuerpo aniñado era perfecto, y me costó no besarla al ver su larga melena rubia caer por su cuerpo.

Los tíos por su parte, todos acudieron con el bañador puesto ya, como son pantalones cortos sirven, solo se quitaron la camisa, las chicas quedaron alucinadas por mi torso, ninguno me hacia sombra pero si se llevaron su dosis de miradas, ninguno salvo Lucas, estaba mas moreno que yo y Lola se fijó en su cuerpo, todas lo hicieron, bebereon ubastante y jugamos a alguna chorrada, el calor empezaba a ser asfixiante, quité el aire acondicionado aludiendo al gasto de luz, y fui a la piscina, me siguieron varios y cuando las chicas fueron a entrar me puse en la puerta, señalando el cartel.

-YO: lo siento señoritas, son las normas – ninguno pareció haber visto el cartel ahst ese momento, se girron a leerlo.

-LOLA: “SOLO TOP LESS”, tu estas quedao¡¡!!!

-MANU: jajaja que cabron

-YO: quereis igualdad pero podeis comentrnos con lso ojos mientras vamos sn nada arriba, eso no es justo, asi que……- golpeaba el carte´l con un dedo.

-LARA: jajajja que cerdo.

-ALICIA: no hagas bromas anda……..

-MARA: ni loca…….

Todas se cerraron en banda, así que hice pasar a los chicos y cerré la puerta, saltamos al agua y gritábamos fuerte, divirtiéndonos y tentándolas, si ya estaban sudando dentro cuando las dejé, media hora mas en aquel ático dándole el sol era un infierno, la 1º en caer fue Lara, entró y ante nuestros vítores se quitó la parte de arriba del biquini, dejando sus colosales senos y sus pezones al aire, no se si pensó que así me demostraría algo, aun sentía algo por mi, pero nos dio igual, era una broma y tenia que seguir siendo, a los 30 segundos apareció Lola, sus ganas de marcar territorio se leían en su rostro, no iba a dejar que aquella pechugona la quitara lo suyo, dejando la parte de arriba enigma de la otra de Lara, algún aplauso comedido de los demás al no conocerla mucho, pero la bajé el agua con honores, ya jugando entre todos, los sonidos de diversión hacían asomarse a Naira, pero estaba atento y le negaba hasta eso, Lara gritó y Naira cedió, salió directamente sin la parte de arriba dejándome ver sus bonitos senos por 1º vez, una 90 a ojo, y bien puestos, aunque sin el biquini cayeron un poco más de lo esperado, a los 20 minutos de juegos y roces “involuntarios”, Mara apareció tirando de la mano de Alicia, discutían, Mara era demasiado orgullosa como para que las demás se atrevieran y ella no, a pesar de ser la que menos tenia que ganar, logró sacarla a la terraza y allí se quitó la parte de arriba mientras las salpicábamos agua, le pasó lo contrario que a Naira, sin biquini mejoró, quizá disimulaba bastante, si, no tenia mucho pecho, pero tenia más que el que podía pensarse, y muy, muy bien puestos, mirando con los pezones arriba y muy oscuros, apetecibles. Alicia se puso roja, dios bendiga la presión de grupo y la desinhibición del alcohol, todos jaleando y gritando, se lo soltó con vergüenza y lo dejó caer al suelo mostrando unos senos que ya conocía de vivir con ella y de aquel momento fugaz en mi cumpleaños, además estaba mas centrado en pegar a Lola a Lucas, que se mostró encantado de que en los juegos siempre le tocara a ella con el, hacer lo que fuera, Lola no tanto pero se divertía. Terminamos todos en el agua bebiendo y charlando con miradas furtivas unos a otros.

Al salir a tomar el sol ellas, nosotros jugábamos a tirarnos al agua, todos menos yo, nadie podía tirarme al agua, entre Manu y su amigo se esforzaban pero siempre terminaban en el agua, al final fueron Alicia y Lola, dejándome antes de poder hacerlas daño con algún gesto violento, las me llevaron al agua, sentí los pechos de Lola en mi espalda y los de Alicia en mi brazo al caer al agua conmigo. Pasado un rato apreció Teo con su novia, habían tardado, pero se sumaron pronto a la fiesta, Teo se animó mucho, y Alicia todo lo contrario, cuando vi a su nueva novia en biquini algo avergonzada, supe que Teo había elegido a un clon de Alicia, mejor dicho a una copia barata, era bonita y con buen cuerpo, normal al estilo de Alicia, con algo de cadera, pero sin nada de su encanto y de su naturalidad, era violento pero ya nos ocupábamos Manu y yo de que no faltaran risas, al final la novia de Teo se quitó el biquini con un par de cubatas, nada a destacar, normal, simple, del montón. Pasamos la tarde entre el agua y sol, luego hicimos una ensalada y unas hamburguesas para cenar, nos dimos unas duchas y nos vestimos para salir de fiesta unas horas, Lola se aburría un poco ante los lugares que íbamos, con lo que se llama “pachangueo”, buena música de cualquier época, nada de electrónica y flashes, esta vez con un vestido negro vaporoso con la espalda al aire, sin sujetador, pero ya se encargaba Lucas de animarla, la cosa iba bien, Lucas parecía que había fijado su presa y Lola no se mostraba esquiva. Todas más o menos arregladas, y me alegré un montón de ver a Alicia con unos jens ajustadísimos que me apartaron la vista de mis planes, los tíos de los bares se pegaban por estar con ella, no se si por fin se estaba recuperando o solo lo quería aparentar ante Teo y su nueva novia. Lara fue la que se aprovechó de la situación y se me pegaba bastante, con un escote rozando lo vulgar, mostrando como sus pechos chocaban entre si al bailar, la tuve que apartar un par de veces, no por otra cosa, si no por que Lola al verlo se estaba poniendo mala.

Una vez en el piso me llevé a Naira muy borracha al sofá de abajo, Alicia y los demás me seguían entre gritos y susurros de haber bebido de más, Manu iba con una tajada enorme, Lucas le sostenía por el hombro, tampoco es que este fuera mucho mejor, eso ayudó a que según se sentaran en los sofás de abajo, Naira y Manu se quedaran fritos, vestidos y todo, unos menos con los que discutir por las camas, Lara y Mara, algo borrachas se desnudaron quedando en tanga y saltaron al agua, me llamaban a voces, mientras yo indicaba que Lola y Lucas podían compartir mi cama y yo dormir en la individual, me esfumé para evitar replicas ante su llamada, se reían de su atrevimiento, retándome a meterme en al agua con ellas, me quedé con el slip solo ante el asombro de Mara y la sonrisa del conocimiento de Lara, zambulléndome con ellas, jugamos sensualmente, hasta que Mara se me acercó y sintió mi polla semi erecta sobre su piel en el muslo, se ruborizó tanto que salió del agua despavorida, Lara en cambio se enganchó a mi cuello y me besó, me pilló desprevenido, y no me pude contener cuando me dejó sus enormes tetas empapadas en las manos, lamí sus pezones recordando que era muy sensible en ellos y solo la aparición de Teo y su novia en la piscina evitó que la follara allí mismo, solo me la dejé enigma para tapar mi erección. Mientras Teo y su chica se acariciaban en una hamaca, Lara me suplicaba al oído.

-LARA: por favor, déjame dormir contigo.

-YO: ¿no tienes cama?

-LARA: si, Naira y yo íbamos a compartir una de las camas de arriba, pero se ha quedado frita abajo y prefiero dormir contigo.- su mirada era de petición sincera.

-YO: voy a dormir en la pequeña, si te quieres unir la cama es suficiente, pero solo dormir, tengo que descansar – sonrió mientras me abrazaba.

Tuve que decirle a Teo que estaba con la polla medio tiesa por culpa de las tetas de Lara para que se llevara a su novia, borracha, de allí, se habían quedado la habitación de invitados de abajo para ellos 2, se despidieron hasta el dia siguiente, me enfadé de golpe al recordar que pillé a Teo en esa habitación en Navidades tirándose a otra cuando aun estaba con Alicia, casi se me había olvidado aquello. Lara se subió a mi habitación solo con las bragas mojadas en la mano, entró en la cama, se tumbó notando el efecto de la bebida en sus párpados, yo me quedé de pie mirándola, boca arriba, no podía dormir hacia abajo, no con esas 2 bellas monstruosidades en el pecho, ladeada hacia un lado de la cama, con un hueco para mi, ”solo dormir, recuerda”, cuando iba a meterme en al cama oí ruidos de voces susurrando al otro lado del piso de arriba, fui a salir desnudo como iba, pero me puso unos pantalones cortos, fui a una de las habitaciones y llamé, no contestaron, al abrir vi a Lola adormilada y Lucas susurrándola al oído, Lola llevaba un pijama de lana, les dejé por si aquello iba a mas, peor yo seguía oyendo unas voces, fui a la otra habitación y llamé, abrió Mara con gesto cansado, de fondo vi a Alicia secándose unas lagrimas del rostro.

-MARA: ¿que quieres?- tono brusco.

-YO: nada, es solo que he iodo voces y vengo a ver si necesitáis algo antes de irme a dormir – ¿por que narices la daba explicaciones? Era mi casa.

-ALICIA: no gracias, estamos bien, dormiremos juntas y tenemos de todo – forzó su sonrisa falsa.

-MARA: eso, lárgate.

-YO: ¿seguro?, por que no veo a Alicia bien.

-MARA: ¿y a ti que coño te importa? – me harté de su tono y la fundí la coraza que era su rostro con una mirada volcánica.

-ALICIA: no seas brusca, solo se preocupa, anda pasa.- lo hice sin mostrar atención al gesto tedioso de Mara.

-YO: a ver hermanita ¿que te pasa?- la sacudí la rodilla con cariño al sentarme a su lado en la cama, por alguna razón Alicia lograba que fuera yo, mi yo real, Raúl, no Zeus, no el cabrón que quería ser ni el manipulador adicto al sexo que Eli me enseño, si no un amigo preocupado y cariñoso.

-MARA: pues nada, esta boba, que aun pasando tanto tiempo le duele ver a Teo con esa….- su tono era de incomprensión, cerró la puerta y se sentó a mi lado, abrazando a su hermana.

-YO: los siento, debí de………- la verdad es que no sabia que decir.

-ALICIA: no es culpa tuya cielo, bastante has hecho ya dejándonos pasar aquí el fin de semana, soy yo que soy una tonta sensible – se secaba una lagrima con un pañuelo que ya había secado unas cuantas.

-MARA: claro que si, el ya ha rehecho su vida, mírale como te lo restriega.

-ALICIA: no lo hace a posta, por que hayamos cortado no vamos a dejar de vernos, pero me siento mal cuando le veo con otra.

-YO: es normal, fue mucho tiempo, pero debes de ser fuerte y tratar de seguir adelante, hoy te he visto mas animada, tenias a medio bar babeando en tu bonito trasero – tan cierto como que mi halago no buscaba más que sacarla una sonrisa real.

-MARA: ya, si se lo he dicho yo, que se de una alegría, pero nada.

Pasaron las horas y continuamos charlando los 3, soltaba alguna broma tonta de las mías de vez en cuando para aliviar la tensión pero el tono siempre era el mismo, serio, lo que se decía importaba, descubrí a una Mara dulce y cariñosa con su hermana, y creo que ella en mi a un chico adulto y sensato, no se puede juzgar un libro por la portada, eso es solo una fachada, nos mostramos como teníamos que mostrarnos ante una Alicia que se derrumbaría si no teníamos cuidado, Mara se mostraba mas hiriente con Teo, yo le defendía por que era mi amigo, pero al recordar su infidelidad en la habitación que ahora ocupaba me costaba encontrar motivos. Teo fue un capullo desde que nos mudamos al piso de estudiantes y cuando todo parecía arreglado con mi marcha le puso los cuernos a Alicia, no le pilló por que yo me ocupé de que no se cruzaran en el piso en Navidades, le obligué a dejarla y enterré el tema por miedo ha hacerla daño.

-MARA: es que no puedes seguir así por un cabrón como Teo.

-YO: no es un cabrón, es solo que cuando bebe se pone tonto.

-ALICIA: si eso ya lo se………

-MARA: es que te llevas unos berrinches que no se mereces.

-YO: lo dejaron de mutuo acuerdo y ya esta, no hay que darle mas vueltas.

-MARA: de mutuo acuerdo las narices, la dejo por……..- se calló mordiéndose el labio ante la mirada inquisitiva de su hermana pequeña, no me hacia falta mas.

-YO: ¿lo…….lo sabéis?

-MARA: ¿que Teo se acostó con una zorra en Navidades? ¿O que tu te lo callaste?, si, lo sabemos.- no se contenía más, m e sorprendió, no sabia que eran conscientes de aquello.

-ALICIA: basta, Raúl no hizo nada malo – la cara de Mara era de no creérselo.

-YO: ¿desde cuando?

-ALICIA: me lo contó todo Teo unas semanas después de cortar, se sentía culpable – me enfadé un poco por que Teo no me lo dijera, peor al menos tuvo los cojones para decirla la verdad.

-YO: joder, no quería hacerte daño……….

-ALICIA: lo se, y te agradezco que hayas sido tan discreto, y que hayas cuidado de mi de esa forma.

-MARA: este solo cuidó a su amigo, y al final tu eras la mala por que decía que le ponías ojitos cuando él va y se tira a otra – de nuevo el recuerdo de Alicia en el piso de estudiantes desnuda con su coño en mi boca me pasó por la mente, y creo que por la de Alicia.

-YO: eso ya no importa, decidieron no seguir, y ahora tienes que hacer tu vida.

Seguimos charlando horas, Mara era un ataque de espada constante sobre mi y teo y yo un escudo de amistad que paraba los golpes a duras penas, pero sentía que estaba ayudando, Alicia avanzaba en sus razonamientos, parecía convencida cuando vi el reloj del despertador, joder, eran las 10 y media de la mañana, me despedí cortésmente dejándolas bostezar mientras se acostaban, me fui a al cuarto, un susto al cruzarme con Dani, la abracé y la pedí disculpas de nuevo, me miraba sabiendo por que, la casa estaba horrible, la terraza llena de ropa mojada y toallas, la cocina de sartenes y cacharros, en el salón 2 durmiendo con al mesa llena de cervezas y copas, y gente durmiendo en todas las habitaciones. Me acosté junto a Lara, y me aferré a las ubres de leche de Lara, al tumbarme desnudo, se abrió de piernas para dejarme meter mi polla entre sus muslos, como me gustaba, y dormí plácidamente.

El ruido de vida en la casa me despertó, había dormido apenas unas 7 horas, pero me sentía renovado, agradecí levantarme con las tetas de Lara en las manos, ella llevaría despierta un rato remoloneando, disfrutando del tacto de mis dedos, gozaba del roce de sus muslos con mi polla atrapada, eso lo aprendió de Ana, pero dándola un beso en el hombro la dejé en la cama, con los ojos hinchados y legañas enormes, en automático fui al baño a mear, oyendo como corría el agua de la ducha, al acabar de mear decidí darme una alegría y ducharme con Liz para follarla como hacia cada mañana, palpando más que viendo me metí en la ducha y acaricié su cuerpo, estaba rígida, hasta que me soltaron una bofetada, sacudí al cabeza enfocando y al ver a Naira tapándose las tetas y el coño con las manos, totalmente roja de vergüenza mirando mi empalme mañanero, me dio un susto que me resbalé y caí a 4 patas con medio cuerpo fuera de la bañera.

-YO: joder los siento, creía que eras……….- “idiota, Liz no esta”-……..Lola.

-NAIRA: Lara me dijo que podía usar la ducha.- parecía culpable de algo en su voz, asustada, gateando me salí de la ducha.

-YO: si, si, continua, lo siento – cerré la puerta por fuera con la reaparición aun agitada, Lara estaba tumbada en la cama mirándome, tapándose la boca sin cubrir una carcajada enorme.

-LARA: ¿que tal? – soltó burlona, reí con ella al rememorar el ridículo que había hecho.

-YO: ya podías haber avisado cabrona – me lancé a por ella jugando, inmovilizándola goteando el poco agua que me había rozado la piel, reíamos pero el juego era sensual, los 2 desnudos, le comía una teta como castigo hasta que salió Naira disparada cubriéndose por una toalla sin cerrar del todo, no me dejó ni disculparme.

Mientras me daba una ducha negándole el acceso a la vez a Lara, pensaba en como Naira habría entrado en el dormitorio conmigo dormido desnudo, y casi siempre boca arriba por mi rabo, ¿si me habría visto cubierto por una sabana o totalmente desnudo?, dios, ¿estaría ya empalmado o la tendría entre las piernas de Lara? ¿Por que al mear no me dijo nada? y aun más, al meterme en la ducha con ella y acariciarla, joder, le había agarrado las tetas ya cuando me abofeteó, ¿hasta donde hubiera llegado? Al salir de la ducha me puse un bañador, y desde el balcón de mi habitación vi a Manu y su amigo tomarse unas cervezas tirados al sol, les saludé, comprobé que Naira estaba bien, había bajado junto a Lara y estaban charlando en un sofá de abajo, sin llegar a abrir la puerta vi a Mara aun dormida en su habitación, solo con unas bragas negras puestas, sin una mísera sabana encima, me quedé mirándola el cuerpo unos minutos, se la veía un pecho tal como estaba, no eran grandes pero su pezón era bonito y sus torneadas piernas me alegraron la vista, me forcé a bajar y dejarla así, saludé a Teo que salía con su novia de la cocina con unas cervezas de camino a la terraza, y al entrar vi a Dani terminando de recoger con Alicia echándola una mano.

-YO: Dani, ¿que haces aquí todavía?

-DANI: señoritos ser muy guarros- me señaló con el dedo sabiendo que sus palabras no me ofenderían.

-YO: ya te pedí disculpas, pero no tenias que quedarte.

-DANI: ya saber, pero yo cumplir mi parte, ser buena.- se refería a nuestro pacto secreto, pero aun así era demasiado – si no ser por amiga yo no salir nunca – le dio un codazo amistoso a Alicia que terminaba de poner el lavavajillas.

-ALICIA: no ha sido nada, que menos después de cómo dejamos la casa, tenias que ver como estaba esta mañana – “ya lo había visto al irme a dormir, y como todos los que se habían despertado, pero solo tu te has molestado en ayudar a Dani” pensé, por esas cosas era mi hermanita, era tan incapaz como yo de ver trabajar a alguien y no ayudar.

-YO: anda déjame a mí acabar, tu tomate algo con estos – la abracé fuerte y ella me correspondió, ambos pensábamos en esas horas que habíamos pasado charlando, y me dio un beso en la mejilla agradeciéndomelo.

-ALICIA: no, podrecillo, te has pasado la noche en vela conmigo…….

-DANI: ya, señor hacer mucho eso.- Alicia me miró riendo.

-YO: no, esta vez no………- asintió con la cabeza sin creerme mientras recogía un cesto de ropa y salía de allí.

-ALICIA: bueno, pues eso, que muchas gracias – me dio otro abrazo poniéndose de puntillas sobre un solo pie con una de sus sonrisas, pero esta vez era real, el contorno de sus ojos se arrugó.

Se fue a empujones de la cocina y terminé de limpiarlo todo, mientras me preguntaba donde estaría Lola, era a la única que no había visto, así que al terminar y mandar a su casa a Dani subí a mi habitación, la de la cama grande, donde habían pasado la noche Lola y Lucas juntos, entre en la habitación y vi a Lola medio desnuda secándose el pelo con una toalla, se sobresaltó pero al ver que era yo se tranquilizó.

-YO: ¿como estas rubia?

-LOLA: con una resaca de la hostia………..

-YO: jajja si es que bebes demasiado para lo pequeña que eres.

-LOLA: puffff ya ves, menos mal que Lucas me acompañó, si no, no llego a casa.

-YO: parece que habéis congeniado……..- eso esperaba.

-LOLA: si, es muy majo y eso, pero no ha pasado nada……..- se apresuró a decir.

-YO: no me tienes que dar explicaciones Lola, lo nuestro no es una relación estable, ya lo sabes.

-LOLA: eso crees tu, si pensara mal diría que me estas tratando de liar con Lucas……- no era una premio Nobel pero tampoco era tan tonta.

-YO: solo le ayudo, parece que le gustas……- mentí para cubrirme las espaldas.

-LOLA: ¿en serio?, ya decía yo que era muy cariñoso…….pero………¿a ti no te importa?

-YO: en absoluto rubia, eres libre para hacer lo que quieras, igual que yo con Liz y las otras – asqueó el gesto.

-LOLA: ya sabes que a mi no me mola nada que andes con otras.

-YO: pero así es, y por lo tanto yo no puedo juzgarte, ni enfadarme por que tú hagas lo mismo.

-LOLA: pero no quiero, a mi me chiflas tu……- se me abrazó con cariño, casi la respondo que la quería, sus ojos brillaban en un azul intenso, y mi polla reaccionó al contacto con su piel, tenia que irme de allí.

-YO: vamos a preparar la barbacoa, baja cuando estes lista.

Salí pitando, y preparé la carne junto a Mara, que se despertó al oír ruidos en la terraza, eran Teo y Manu intentando encender la barbacoa, hicimos un buen trabajo y nos hinchamos a carne en la terraza con una humareda enorme y el olor a fuego y grasa llenándolo todo, hicieron 2 ollas de 10 litros de bebidas como sangría, y se las terminaron, volvieron a reír y bromear, los biquinis a volar y quedar todas desnudas de cintura para arriba, Lucas volvió al acecho con Lola que tonteaba sin apartar la vista de mi, creo que buscaba alguna reacción que no encontraba y seguía tentando, al terminar la comida el único sobrio, yo, y la única que no estaba demasiado borracha, Alicia, recogimos y limpiamos por encima, con las risas de fondo Alicia se mostraba más coqueta que el día anterior, con un biquini mucho más sugerente, y mis ojos se iban detrás de sus caderas, entró la novia de Teo a por unas cervezas y al verlas una al lado de la otra, como en un espejo, Teo había salido perdiendo, y mucho, con el cambio, no solo por que tenia menos curvas y era menos atractiva, si no por que encima estaba demostrando ser un sosa redomada, totalmente fuera de lugar ante la batería de bromas absurdas y risas. Al irse Alicia se apoyó en la encimera con el culo, cruzanda de brazos, con la cara angustiada.

-YO: ¿que te pasa hermanita?

-ALICIA: ya lo sabes…….- señaló la terraza.

-YO: pobre mía, no puedes seguir así…- me fui a pro ella abrazándola con ternura, ella lo necesitaba por que se apretó a mi con fuerza, sollozando.

-ALICIA: es que no se por que me resulta tan duro……..

-YO: por que le querías, es difícil dejar de querer a alguien, te lo digo yo.

-ALICIA: ¿y por que el si puede? – me pilló, la respuesta era clara, por que el te dejó de querer hace mucho.

-YO: por que es tonto, solo así se entiende que este con esa tabla de planchar sosa y aburrida, en vez de con un ángel como tu – quise ser dulce y amable pero seguro que a ella se le pasó la misma respuesta que a mi.

-ALICIA: jajaja que bobo, no es tan mala – era tan dulce que hasta mentía para ensalzar a la nueva novia de su ex.

-YO: es una estirada que no te llega ni a la suela, y te lo digo no como amigo, si no como hombre.- alzó su mirada con su sonrisa eterna, real, con su bellas arrugas en los ojos.

-ALICIA: muchas gracias, no se que haría sin ti.

-YO: tener una vida mucho menos interesante, eso seguro.- reimos los 2 a carcajadas mientras me separaba de ella.

-ALICIA: ¿pues sabes que?, voy a salir ahí fuera y voy a disfrutar del fin de semana – levantó el puño en señal de refuerzo a su comentario, riendo.

-YO: eso es, y encuentra a un príncipe azul que te merezca, aunque existen pocos con ese requisito. – sonrió torciendo el gesto apoyándose de forma tierna contra el marco de la puerta.

-ALICIA: quien sabe, quizá no tenga que buscar lejos……- sus ojos me hicieron tener un escalofrío, ¿se refería a mi?

Mientras no apartaba la mirada de su cuerpo, contoneando aquella obra maestra de caderas anchas, culo opulento y piel tersa, al irse, sacudí la cabeza, no, ahora no tenia tiempo ni ganas, y menos con ella, estaba sensible y vulnerable, seria aprovecharme de ella, y se merecía mucho más que eso, además tenia mis propios problemas, Lola seguía siendo cortejada, la luz de sol se fue apagando y los juegos de habilidad en que al perder tenias que beber o una prueba de atrevimiento, fueron sucediéndose, graciosos, estudiados o sensuales, las prendas fueron desapareciendo junto a la vergüenza, fui malvado, aunque no bebo generalmente, soporto el alcohol mejor que nadie por mi corpulencia, o por lo que sea, pero así es, tenia a todos medio borrachos y desnudos, y yo como una rosa, ponía las peores pruebas, lametones en el sobaco entre tíos, hacerlos cantar o tener que beber si no hacías tal gesto o decías x palabra, cuando la cosa cogió temperatura fui aun peor, besos entre todos, con lengua, eso me lo devolvieron y besé a todos los tíos de la partida, pero su tenacidad iba decayendo y mi ingenio aumentando, con Alicia fui bueno y hasta formamos equipo, pero con el resto de chicas fui cruel, a Naira la dejé desnuda directamente, sin prendas, tapándose el coño con las manos, para luego hacerla levantar las 2 manos cada vez que yo bebiera o serian 2 chupitos más para ella, a Mara la hice darme un baile erótico sentado en una silla, solo con la parte de debajo del biquini puesta, se movía bastante bien y Lola echaba fuego por los ojos, pero a ella la tenia constantemente acosada por Lucas, besos y lametones de uno al otro por cada rincón, y luego que cada vez que Lucas bebiera le rascara detrás de la oreja a Lola, nadie salvo ella y yo sabíamos el por que, era por que eso la ponía cachonda, y su mejillas se ponían coloradas. A la novia de Teo le tocó la peor parte, y a Lara la horrible, cada vez que cualquiera de las 2 bebiera, tenían que echarse nata en los pezones de la otra y lamerlos, la novia de Teo no quería pero accedió ante la insistencia de Teo, Lara me odiaba cuando se me ocurrió, peor después lo agradeció, sus hiper sensibles pezones y la forma dulce en que era lamidos, la tenían con un calentón enorme.

A final era un caos de reglas que todos bebían cada vez, y a todos les tocaba hacer algo, fue tan divertido y excitante que al final no salimos de fiesta a bailar, se nos hico muy tarde para prepáranos, así que hicimos un maratón de películas en el home cinema de arriba, Lara se dio un ducha, pero sabia que fue a darse un alivio, tenia los muslos brillando de placer, Naira se quedó frita, Mara y Alicia estaban canturreando canciones, Lola enfrascada entre los brazos de Lucas, casi a punto de ceder, todos fueron cayendo al sueño, alguno cenó antes de irse a la cama, fui organizando con cautela, Manu en el sofá cama de abajo, Teo y su novia en la de invitados, Alicia y Mara en la de matrimonio como la noche pasada, pero cambié los turnos, dormiría con Lara y Naira, que ya estaba dormida hacia rato, en la cama grande y dejaría la pequeña para Lucas y Lola, “logística” argumenté, pero en una cama tan estrecha no había sitio para la individualidad, lo había experimentado con Lara la noche anterior, bueno, “noche”, eran cerca de las 7 de la mañana cuando me acosté, Naira iba tan borracha que ni se molestó en ponerse unas bragas de nuevo, iba en pelotas y se había quedado frita mucho antes que todos, si sus senos empeoraban su culo mejoraba sin ropa, pero ahora estaba tumbada boca arriba sin anda encima, con un fino triángulo de bello cuidado apuntando a su coño, al verla así una Lara medio pedo la metió mano delante mía, para ver si me la ponía dura, Naira ni reaccionaba, pero mi polla si, Lara sonreía, y se desnudó del todo.

-LARA: eres un mamón, me has puesto muy cachonda con el jeugecito – se repasaba las aureolas de los pezones con los dedos.

-YO: te ha gustado – la dije mientras me bajaba el bañador sacando mi rabo medio tieso.

-LARA: me has vuelto loca – me besaba en el pecho arrodillada en la cama, conmigo de pie.

-YO: ese era el objetivo.

-LARA: ¿que te parece si acabas lo que has empezado? – me agarró del rabo masturbando con lentitud.

-YO: ten cuidado con lo que deseas, la ultima vez que te abrí de piernas te la metí por el culo hasta hacerte llorar.

-LARA: lo recuerdo muy bien, lo recuerdo cada noche al acostarme, y recordar que lloraba……….de placer – se puso a 4 patas lamiendo mi glande con presteza.

Llevaba un buen sofocón y me pareció un buen momento para retomar mi relajación sexual con ella, quizá si sus gritos se oyeran pro la casa, Lola se mostrara más dispuesta con Lucas, si es que no lo estaba ya. Lara se aferró a mi miembro con miedo a que la frenara, no seria la 1º vez, pero su lengua era una maravilla, había mejorado desde la ultima vez, y sus manos recordaban que no tenia que parar nunca, me agachaba para sostener sus enormes ubres, y al rozarla los pezones suspiraba dejando de meterse el glande en la boca por unos instantes. La di la vuelta y me arrodillé en el suelo metiendo mi cara en su coño, estando a 4 patas gemía al sentir mi lengua juguetona, lo tenia tan abierto y mojado que parecía que ya me la había tirado, así que me alcé y embestí hasta metérsela casi toda, su gritó fue intenso al inicio, de sorpresa e impresión, se fue apagando lentamente cambiando la tonalidad por la del placer y la lujuria, con un par de azotes di comienzo a las penetraciones más lentas que pude, tenia que recordar hasta donde podía metérsela sin rozarla el útero, una vez localizado arremetí con todo sacándola alaridos continuos, su pelvis se abría recordando mi verga y disfrutaba entre jadeos y palabras soeces, de la ultima embestida antes de correrme se derritió en unos orgasmos brutales cayendo tumbada sobre la cama, riéndose de pasión, la puse boca arriba y abriéndola de piernas me metí entre ellas acostándome sobre su senos, amasándolas como podía, eran enormes y bien puestas, tersas y apetitosas, sus pezones eran atacados por mis labios y su jadeos solo aumentaron, al tenerla dura otra vez la penetré de nuevo por su coño, arremetiendo fuerte hasta el punto necesario, y retirándome lentamente, acompasándolo a su exhalación, tantas veces que sus senos botaban entre ellos a ritmo, sus senos y su cuerpo, la cama y lo pechos de Naira totalmente KO, la estaba matando cuando le agarré las tetas y aceleré hasta llevarla a un carrusel de orgasmos que la hacia gritar alocada, para cuando me corrí en su interior el sudor le resbalaba entre los protuberantes pechos, y su mano buscaba el contenido de su coño para lamerlo entre sus dedos.

-LARA: ohhhhh …………dios………….eres mejor de lo que recordaba……….- sus dedos lamidos recorrían mis pectorales

-YO: soy mejor que cuando me fui.

-LARA: lo he notado……..dios………me has dejado muerta……..- sonreí al lamerle los pezones de nuevo.

-YO: ¿como que “te he dejado”? Esto aun no ha acabado, no te volverás a ir a dormir pensando en cuando te abrí el culo, si no en cuando te lo volví a abrir.- su rostro palideció pero con una sonrisa.

-LARA: no, no, no, por favor, eso no……- pero era tarde, me apretó del cabello contras su senos, los juntaba para lamerlos mejor, bajaba por su vientre mientras ella seguía acariciando levantándose una teta para chupársela.

Mis dedo hurgaron en su coño hasta mojarse y bajaron a su ano, cerrado como perno de submarino, poco a poco, entre relajaciones y caricias se fue abriendo hasta meter mis dedos en ella, su alarido al meter 3 habría despertado a toda la casa si no estuviera la puerta medio cerrada, me aseguré de ello para que Lola oyera bien, aunque al mirar de refilón juraría haber visto sombras, me dio igual mientras levantaba a Lara de la cama y a empotraba de cara a la pared, me pegué a ella alzándola una pierna, dirigí mi rabo a su ano, tuve que hacer fuerza varias veces para meterla el glande, golpeó la pared llena de dolor, o eso creía, por que al momento siguiente embestí subiéndola por la pared alejándola del suelo, media polla dentro de golpe la enseñó que era el dolor de verdad, cerró los puños mientras se mordía uno y sus senos vibraban al resbalar a contra pelo en la pared, bajando su cuerpo siendo aun más penetrado, tocó con las yemas de los dedos de los pies el suelo, y mi verga estaba entera embutida en su culo, estaba roja y me pedía que se la sacara, pero estuve quieto dejando que su ano se expandiera, podía haber atacado en cualquier momento pero a mi entender fui diligente, sus sollozos fueron apagándose, y de vez en cuando la sacaba lentamente y la metía con tal fuerza que se volvía a elevar por la pared, con un solo grito cada vez, más alto y mas agudo hasta que dejó de gritar y comenzó a gemir, a arañar la pared y babear pidiendo que no parara, la separé de su apoyo y la cogí de las tetas apretándola contra mi y contra el suelo plantándola los pies en él, arremetiendo con fuerza en su culo a tal velocidad que sus nalgas no dejaban de temblar entre choques de mi pelvis en su culo, estiró un brazo por encima de su hombro para acariciarme la nuca y la otra mano en su cabello tratando de aferrarse a algo, mi manos eran 2 tenazas bien sujetas a aquellas maravillas de la genética que eran su tetas, aunque cuando sus orgasmos anales la hacían tambalearse la tenia que sujetar de la cintura, al 3º se desplomó en mi brazos y solo jadeaba buscando con las manos donde apoyarse, sin encontrar nada, al llenarla de semen el culo di una fuertes embestidas lentas sintiendo como me derramaba en ella, que solo podía doblar la rodillas en el aire al sentir como mi leche caliente brotaba en su interior.

La dejé en la cama recostada y me tumbé entra las chicas, supongo que al sentir un cuerpo cálido a su lado Naira de forma instintiva y dormida se acurrucó en mi pecho, la rodeé con mi brazo para facilitarla el trabajo, y reposó su melena rubia sobre en mi tórax , viéndola así, Naira era una versión más esbelta, alta y de más edad que Lola, con ojos azules y un acento canario muy característico, pero por alguna razón, aquella canaria desnuda y borracha abrazada a mi cuerpo no me ponía ni la mitad que Lola, si hubiera sido ella no se hubiera librado de un par de polvos, en cambió me quedé dormido. Al despertar Lara estaba en la ducha y yo seguía tumbado boca arriba con Naira agarrada a mi, era increíble lo que la bebida lograba hacer con ella, dormía como la princesa de cuento, tenia su cabeza apoyada en mi hombro, un brazo rodeándome por el vientre y una pierna doblada y subida encima de mi, rozando con la rodilla mi polla empalmada de las mañanas, nada mal despertarse así, si no fuera por que el brazo que estaba usando como apoyo para la cabeza estaba dormido y con un tono azulado que me hacia sentir hormigas en los dedos, traté de sacar el brazo pero literalmente no me respondía, así que no había otra, acaricié su brazo llamándola, su reacción fue apretarse más contra mi, reí en silencio al sentirme un osito de peluche gigante, fui lo malo que quise y la acariciaba el cuerpo con astucia, acelerando su respiración, cogí su brazo y lo bajó a mi entrepierna y de forma casi natural al sentir mi polla la agarró como un bebe el dedo de su madre, pero no masturbas el dedo de tu madre, ella si mi verga que estaba tensa y apuntando al techo, se movió lentamente bostezando y dándome un beso en el pecho, miró hacia arriba clavando sus bellos ojos en mi.

-YO: hola canaria, ¿te levantas así de agradecida todas las mañanas? – señale abajo, cuando miró su mano se detuvo en seco.

-NAIRA: mierda, perdona – tragó saliva asustada, y aun despertándose.

-YO: no pasa nada, pero……… ¿y si me la sueltas? – lo hizo de inmediato como si yo hubiera dado la orden a su cerebro.

-NAIRA: ¡¡DIOS ¿No habremos…….?!! – se llevó la mano al coño.

-YO: no reina, si te hubiera follado no lo olvidarais.- la besé en la frente y se apartó corriendo sentándose y apretándose las sienes.

-NAIRA: joder, que dolor de cabeza, no vuelvo a beber nunca.- reí al sentir el brazo inerte, golpeando para reactivar la circulación.

Naira se rodeó el cuerpo con una sabana algo avergonzada, no por que, ya le había visto todo, se alejó de mi tapándose y sin apartar de reojo su mirada de mi polla en ristre, esta vez si, al ir a mear pregunté quien era y Lara respondió entre risas, me metí en la ducha con ella y nos acariciamos, la levanté en brazos a horcajadas y la penetré por el coño con virulencia, apoyándome en los asideros de la amplia ducha y besándonos como colegiales, sus gritos amortiguados por el sonido del agua fueron lo mejor de todo, sentir como la penetraba y ella disfrutaba, chupando el agua en sus grandes senos y sus duros pezones, conté 4 orgasmos antes de vaciarme en ella, y me fui dejándola allí, suspirando y cansada, tenia que volver a empezar a ducharse, me puse un bañador y me senté al PC.

Mi idea era ver el cuarto de Lola y Lucas, saber si había pasado algo, pero rebobinado en las cintas vi algo en la cámara del rellano de arriba, la que daba a las 3º habitaciones, eran 2 cuerpos moviéndose en la puerta de mi cuarto, y después 1, cuando desapareció y me vi entrar en el cuarto para acostarme, paré de rebobinar y dejé el play escuchando con los cascos, puse al mismo tiempo la grabación del interior con Lara y yo comenzando a retozar, avancé un poco hasta que oía a Lara gritar las primeras veces, fue cuando el 1º cuerpo fue caminando a puntillas a la puerta, hice zoom, pero la reconocí a la 1º, era Mara, la hermana de Alicia, resulta que la seria y regia señora había escuchado a Lara gozar, y fue a mirar por la rendija que había dejado, iba solo en bragas, veía su rostro sonreír y cubrirse tras la puerta, se comportaba como una cría hasta que Lara y yo comenzamos a follar en serio, sus risas cambiaron, y su pose también, es difícil mantenerla mientras tus muslos se frotan, al poco tiempo de vernos se metió la mano en entre las piernas y se acariciaba por encima de la tela, al 2º polvo ya se metía la mano por dentro de las bragas y aunque no era muy buena calidad, podría aseverar que se metía un dedo en el coño, lo sacó de bruces al oír a su espalda movimiento, y la que acudió fue su hermana, Alicia, medio dormida y preguntando con los brazos que hacia a esas horas allí, Mara la pedía silencio con el gesto en los labios y la llamaba con una mano, la curiosidad de Alicia fue más que su cautela y se puso a mirar mientras yo ya enterraba mi polla en el culo de Lara, las 2 mirando como la abría el culo y oían sus gritos, cuchicheaban en bajo entre ellas, no oía nada por que no tenia micros en esa parte, solo la cámara enfocando como Mara daba un masaje en los hombros de Alicia, sin apartar sus ojos de mi, hasta dejar a Lara en la cama y acostarme, se fueron a su habitación entre risas y comentarios, me pareció leer en los labios de Mara “que mala bestia”, no me dio tiempo a más, Lara salió de la ducha y no quería que viera que tenia cámaras, así que cerré todo y me bajé con ella a desayunar junto a Dani, que estaba preparando sus famosas tortitas para todos, arremolinados entre risas y caras de resaca, olfateando el aroma que despedía la sartén.

-YO: que bien huele eso – abracé a Dani por detrás besándole la mejilla.

-DANI: tu no tocar, 1º amigos – me amenazó con la cuchara de madera.

-ALICIA: eso, ponte a la cola…..- me golpeó en el hombro con la mano.

Fuimos comiendo y llenando de risas la cocina, las miradas entre Lara y yo no eran muy diferentes a entre Mara y Alicia, peor solo yo me daba cuenta de todas, solo me faltaba una, Lola, no había bajado, y al recoger, tras un sonoro aplauso que recibió Dani encantada, Lucas paso detrás mía.

-YO: hey, ¿que tal la noche?- con el tono que ponemos los tíos cuando sabemos que se esta preguntando.

-LUCAS: puffff una fiera salvaje, mejor no preguntes……- sonrió apretándose el paquete y posando una mano en mi hombro, luego se fue a la terraza con los demás a disfrutar de lo que quedaba de mañana en la piscina, mientras Dani recogía para irse.

Aquello era un indicio claro de que algo había pasado, y por un instante me enfadé y me puse celoso, era estúpido, era lo que buscaba, si había pasado algo era la evidencia de que Lola no me quería y podría quitármela de la cabeza, ¿pero que había pasado?, si Lucas no soltaba prenda solo tenia la otra versión, fui a por Lola, estaba en el cuarto, aun acostada, con un sabana cubriendo todo el cuerpo, me senté a su lado y mi movimiento la despertó, alzó la mirada frotándose los ojos, y al enfocarme su rostro cambió a ira, saltó sobre mi lanzando puñetazos y manotazos violentos, me reía pero me estaba costando aguantar el tipo.

-LOLA: eres un maldito cerdo asqueroso – espetaba mientras sus brazos se cansaban y los golpes descendían en numero y ferocidad.

-YO: ¿y ahora que he hecho?

-LOLA: ¿que que has hecho? – soltó otro zarpazo – ¡¡¡me dejas aquí tirada con Lucas mientras te vas a follar a la tetona, ¿y te preguntas que has hecho?!!!

-YO: rubia, ya sabes que nosotros……..- soltó otra ráfaga de golpes abalanzándose sobre mi, haciéndome caer tumbado con ella de rodillas sobre mi.

-LOLA: me da igual lo que seamos, no me gusta esto, no quiero que te folles a otras – su tono bajaba en fuerza y aumentaba en sentimientos.

-YO: pero tu y Lucas……- me abofeteó la cara, hice fuerza para quitármela de encima y dejarla tumbada sobre la cama, crucificándola al colchón con mis brazos, aun así se revolvía y soltaba patadas, iba vestida con una camiseta ancha enseñando un hombro, sin sujetador y con un tanga negro aflorando al subírsele la camiseta.

-LOLA: ¿Lucas que?, es un tío cualquiera, como el me han entrao a cientos, los conozco bien, se ha pasao media noche metiéndome mano y le decía que parara, susurrándome guarradas al oírte haciéndolo, y cuando me ha agarrao una teta le he soltado un codazo en los huevos, ¿vale?, paso de el y de niñatos como Javi, te quiero a ti, me ¿oyes?, ¡¡¡TE QUIERO!!! – sollozaba al declararme su amor, respirando agitada, con la cara roja y el cuello a punto de reventar.

La aflojé las manos donde la tenia sujeta y se frotó las muñecas donde había apretado al inmovilizarla, me senté en el borde de la cama dolorido, magullado y con el cuerpo ardiendo por los golpes, pero con una sonrisa enorme y una horrible sensación de alivio al saber que no había pasado nada entre ellos. Joder, ¿por que me pasaba aquello?, Lola no había cedido, me quería, me lo acaba de gritar y dejar mas que claro con su forma poco elegante y nada refinada, aunque yo no quiera, la amaba, quizá ahora más que antes. Mientras me debatía que hacer me rodeó con sus brazos por la espalda pegando sus senos a mi hombro y dejando caer su larga cabellera rubia sobre mi pecho, como un río dorado, mientras su rostro se pegaba a mi cuello.

-YO: esto no puede ser Lola………

-LOLA: ¿por que no?

-YO: soy un mujeriego, un cabrón y mala persona……- me abrazó con fuerza.

-LOLA: podrás tirarte a muchas y ser un mamonazo, pero no eres mal tío, créeme, de esos conozco muchos.

-YO: no me conoces, he hecho cosas malas, a muchas chicas……..

-LOLA: es cierto, no te conozco desde hace mucho, pero si tus amigos, llevo hablando con ellos todo el fin de semana, y solo hablan bien de ti, cabezón, testarudo y que no te tomas nada en serio, si eso es lo pero que tienes podría vivir con ello el resto de mi puta vida.

-YO: son mis amigos, ¿que te van a decir?

-LOLA: pude ser, pero es lo mismo que me has demostrado a mi desde que te conozco, y después de lo de Javi, se que mi lugar esta contigo.

-YO: ya, conmigo, mi casa, mi coche…….- ataqué a la línea de flotación, a la desesperada, no sentía argumentos en contra.

-LOLA: me suda el coño todo esto – alzó un brazo señalándome la habitación, luego me agarró la cara y me la giró hacia la suya, clavando su frente a la mía y sus ojos azules brillando tanto como los míos – quema esta puta casa y tira el coche por un barranco, me da igual todo ya, solo te quiero a ti – una lagrima cayó por mi mejilla.

-YO: no sabes lo que dices…..- pero era yo el que no tenía palabras.

-LOLA: mándalo todo a la mierda, pero quédate conmigo.

-YO: dios, rubia………….. te quiero……….- lo solté sin pensar.

-LOLA: lo se – sonrió levemente, pero me abalancé sobre ella asustándola, mirándola con rabia.

-YO: no, no lo sabes, no lo digo como un cumplido, ni para abrirte de piernas, no es algo que vaya diciendo a todas ni es una frase hecha, no quiero hacerlo……………. pero te amo – sus manos resbalaron por mis coloradas mejillas con las gotas saldas brotando de mis ojos, mirándome a los ojos aguantando el tipo.

-LOLA: lo se – asintió con la cabeza a punto de echar a llorar como yo – y yo a ti.

Me sentí como hacia mucho que no me sentía, libre, feliz, despejado y tranquilo, recostado sobre su pecho con ella jugando con los dedos en mi cabello, soportando mi peso con su cuerpo sin mostrar incomodidad alguna, viajé en el tiempo, me descubrí de rodillas abrazado al vientre de Ana en el ascensor el día de la mudanza, otra vez, esa misma sensación, de ser un ogro incontrolado, de ser un gigante destruyendo ciudades y al sentirla entre mis brazos, empequeñecer, ir menguando mi tamaño rendido ante ella, hasta ser poco mas que un cachorro en la palma de su mano, mi corazón latía fuerte y sereno. “Maldita sea”, pensé, era tarde, ya no quería soltarla y me flagelaba por haber querido quitármela de encima, que tarugo podía llegara a ser, y que miedo nos dan los cambios, aunque sean a mejor.

Si, Lola era una choni, no tenia aires elegantes y no era una dama, le faltaba clase y educación a raudales, pero me había enamorado de ella perdidamente pese a esos defectos, o precisamente por ellos, no lo se, era tan diferente a Ana o Irene…………..pero ahora que era mía no perdería el tiempo, la besé en los labios con la sonrisa más real desde hacia casi un año, no se cuanto tiempo había pasado, tenia mi oreja marcada en la piel del pecho.

-YO: habrá que hacerlo oficial, ¿no?

-LOLA: ¿el que? – me arrodillé al lado de la cama, tirando de su mano hasta sentarla el borde de la misma.

-YO: Mí amada Casandra, también conocida como Lola o rubia, ¿aceptáis de buen grado ser la novia de este patán y tosco caballero? Juro cuidar de vos, amaros y respetaros, defender vuestro honor y por ultimo, mi mayor presente, ante el universo entero juro que no tendré relación amorosa con cualquier otra persona o ser vivo. – soltó una carcajada enorme que me llenó el corazón de alegría, tratando de controlar su pecho alborotado.

-LOLA: esta chalao, como un puta cabra, ¡¡¡pos claro que si, imbécil!!! – saltó sobre mi con tanta fuerza que apenas pude contener la caída, rodamos por el suelo entre caricias y besos, quedó tumbada sobre mi apoyando una rodilla en el suelo.

-YO: ahora te toca a ti……- la susurré después de un beso largo y tierno, solo con los labios pero con toda mi alma.

-LOLA: jajajajaja a mi eso no me sale – la azoté el culo con energía, haciéndola abrir la boca.

-YO: sosa…..- mascullé, me soltó un puñetazo en el pecho que me hizo toser con una sonrisa.

-LOLA: esta bien…….Mi amado Raúl……..también conocido como el trípode o el hombre de tres piernas jajajaja………….¿aceptáis con gusto ser el novio de esta alocada mujer?

-YO: había más………- se sonrojó.

-LOLA: joder……..como era……..

-YO: juro……

-LOLA: juro cuidarte, quererte y respetarte, defenderte de cualquiera, y no acostarme con ningún otro tío – me miró pidiendo aprobación.

-YO: bueno……….más……… o menos……- me tiró del pelo con ira – …… au, va, me vale – me soltó otra leve bofetada para después besarme con pasión.

-LOLA: estamos mal de la olla.

-YO: no lo dudes…….- la alcé con tanta facilidad que pareció no costarme, la puse en pie y me levanté, fui corriendo a por mi móvil.

Tardé unos minutos revisando la grabación y cerciorándome de que Lola había dicho la verdad, un gesto de dolor y un bufido se me escaparon al ver su codazo golpeando en los testículos de Lucas, como a cualquier varón que lo mirara, eso me hizo amarla aun más y no sabia como. Regresé corriendo y la ataqué como un defensa de rugby, levantándola del suelo y entre risas dejarla tranquilamente en la cama, dándola el móvil y abrazándola por detrás.

-YO: toma, haznos una foto – sonreía sin entenderme, preparó el móvil y nos hizo varias hasta que 1 en la que se nos veía bien me gustó.

-LOLA: ¿y ahora?

-YO: selecciona en los mensajes enviar a varios, y marca a todas las mujeres de mi agenda.

-LOLA: ¿para que?

-YO: tú hazlo – lo hizo, y tardó bastante, más de 80 conté, quitando a familiares y otras no relevantes el caso.

-LOLA: ya esta.

-YO: carga la foto – lo hizo – y ahora escribe “lo siento chicas, tengo novia, así que dejadme en paz” – se giró escribiéndolo en automático, con una habilidad única con los pulgares, besándome en los labios, llena de felicidad.

-LOLA: ya, ¿que hago?

-YO: ¿pues que vas ha hacer?, enviarlo……- su rostro casi irradiaba luz blanca.

-LOLA: pero que es multimedia, te va a costar un pastón – (cabe decir que en esa época no había todavía el boom de los smartphones, y los envíos de archivos multimedia costaban 2€ por mensaje, si eran 80…..)

-YO: dale, “enviar” – metí mi nariz detrás de su oreja, haciéndola cosquillas de las que encienden fuegos, “click” sonó.

-LOLA: tu estas loco – se giró acariciándome el pecho con su pequeñas manos que parecían aun mas diminutas en mi cuerpo.

-YO: loco, por ti – la levanté la cara con un dedo en su barbilla, cada vez que miraba a sus ojos azules me sentía renacer – entiende que esto para mi es importante, vengo de una relación larga y que terminó muy mal…….

-LOLA: si te crees que con Javi terminé a buenas.

-YO: entiendo, pero no me falles, no me rompas el corazón, no se de que seria capaz………. – mi tono era tenso y casi me temblaba la voz, me puso la mano en el corazón, notando como latía con fuerza y desbocado.

-LOLA: no lo haré, no te fallare…- estiró un poco la espalda señalándome con el dedo-…pero tu tampoco lo hagas conmigo, parezco dura y sin sentimientos, pero también tengo miedo – la cogí de la mano en mi pecho, colocando mi otra mano en el suyo, en su corazón, sintiendo como los 2 palpitaban alterados, y como poco a poco se iban calmando, hasta casi acompasarse y parecer uno solo.

Al rato bajamos a la piscina a comer, ya andaban liados con la barbacoa de nuevo, quedaba mucha carne aun, en mitad de la comida oficialicé la relación entre Lola y yo, antes de que todas lo vieran en sus móviles, rompieron en aplausos, la única que no lo hizo fue Lara, la pobre había catado lo que ansiaba y se le volvía a escapar, aunque me daba igual, estaba fijándome en que Alicia sonrió como siempre, pero esta vez, no tenia las arrugas en los ojos, me sentí mal por un segundo, no se que le pasaba por la cabeza pero sus ojos no mentían, verme con Lola no la hacia feliz, aun así me felicitó como todos. A Lola la hice pedirle disculpas a Lucas, y luego hablé con Lara a solas, con Lola a mi lado, mis explicaciones no la convencieron, pero no éramos pareja ni nada, por una noche loca no podía pedirme más que una explicación, muchas otras se iban a quedar sin mi y llevaba 3-4 meses tirándomelas y solo tendrían el mensaje como argumento.

Pasamos la tarde jugando, algo menos atrevidos y disfrutado del poco sol que se empezaba a nublar, yo estaba en el agua junto a Lola, besándonos, con el resto alrededor entrando y saliendo, aquella ola de calor había acabado, tal como predijeron al llegar la tarde del domingo el cielo se volvió oscuro y a lo lejos los rayos llenaban el cielo de Madrid, la temperatura bajó bruscamente de los 23º grados, y cuando caían las primeras gotas todos salieron corriendo entre risas hacia dentro, todos menos Lola y yo, ella parecía inquieta pero sujetada entre mis brazos se sentía segura, oíamos de lejos los gritos del resto pidiendo que entráramos, pero yo daba vueltas lentas girando sobre mi mismo con Lola pegada a mi, acariciándonos, el agua empezó a caer con fuerza y una cortina de lluvia y viento azotaba la terraza, Lola fingía no estar asustada.

-LOLA: dios mio, como cae, vámonos – tiritaba casi, con el agua de la piscina salpicando al impactar las gotas de lluvia.

-YO: ¿por que?

-LOLA: nos vamos a mojar – solté una carcajada alzando la vista y dejando que la lluvia me cayera en el rostro.

-YO: solo es agua, y ya estamos en una piscina.

-LOLA: jajajaja pero no es lo mismo, ¿y si se desborda o me lleva el agua?

-YO: yo te sujetaría – gritó de nervios al sonar un trueno, mientras reía acurrucándose en mí pecho protegiéndose del aire y del torrencial con mi cuerpo.

Estaba en la gloria, pocas veces me ha pasado pero si podéis experimentar la sensación de estar en un pantano, un lago, una piscina o incluso en el mar, mientras cae una tromba de agua, es algo mágico, tiene un componente que me hace sentir vivo, incluso cuando solo llueve y estoy en la calle, mientras el resto se esconde bajo paraguas, tejados y portales, siempre me ha gustado ponerme en mitad de la calle y sentir el aire entre mis brazos separados del cuerpo, la ropa temblar del viento, y el agua calarme hasta los huesos, me mezclaba con el mundo y formábamos uno solo. Me costó muchos resfriados y broncas de mi madre peor pocas cosas podían hacerme sentir mejor, y en este caso era tener a una preciosidad rubia de ojos azules mirándome, alzando la vista con pánico a su alrededor, pero una firme seguridad en que yo la protegería, en que ni un huracán lleno de tornados la separaría de mi.

-LOLA: siento como si fuéramos a echar a volar… – elevó la voz ante le ruido de la tormenta, la rodeé con mis brazos aun más fuerte, y ella se agarró a mi con tal energía que sentía sus uñas en mis costados, inspiré el olor de su pelo húmedo, cerrando los ojos.

-YO: yo estoy aquí……..

CONTINUARA………..

PARA CONTACTAR CON EL AUTOR:

poesiaerestu@outlook.es